Eti­que­tas de ra­dio­fre­cuen­cia RFID, el ori­gen

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA -

La ex­pre­sión In­ter­net de las co­sas, acu­ña­da en el año 1999 por el tec­nó­lo­go y es­cri­tor bri­tá­ni­co Ke­vin Ash­ton, des­cri­be un mun­do en el que to­do –tan­to los hu­ma­nos co­mo los ob­je­tos in­ani­ma­dos que los ro­dean– tie­ne una iden­ti­dad di­gi­tal, y es­ta per­mi­te a los or­de­na­do­res or­ga­ni­zar su ac­ti­vi­dad y ges­tio­nar­la. A es­ta no­ción hay que aña­dir que ca­da co­sa pue­de ser co­nec­ta­da me­dian­te se­ña­les de ra­dio­fre­cuen­cia pa­ra fa­ci­li­tar la co­mu­ni­ca­ción bi­di­rec­cio­nal en­tre ellas así co­mo su ma­ni­pu­la­ción re­mo­ta en tiem­po real (por hu­ma­nos o bien por otros en­tes pro­gra­ma­bles).

La idea de Ke­vin Ash­ton –proyección de su in­ven­to de las eti­que­tas de ra­dio­fre­cuen­cia (Ra­dio-fre­quency iden­ti­fi­ca­tion, RFID)– ha abier­to nue­vos cam­pos de apli­ca­ción en apa­ra­tos an­te­rior­men­te no di­gi­ta­li­za­dos. Los sen­so­res no son in­te­li

gen­tes sino que tie­nen una so­la fun­ción: re­co­ger los da­tos de su en­torno y trans­mi­tir­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.