El ta­lón de Aqui­les de las py­mes

Ob­te­ner re­cur­sos fi­nan­cie­ros y ad­mi­nis­trar­los efi­cien­te­men­te es to­da­vía una asig­na­tu­ra pen­dien­te

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - JOR­DI GOULA

En es­tos momentos dos de las pa­la­bras más uti­li­za­das en el mun­do em­pre­sa­rial son, sin du­da al­gu­na, la in­ter­na­cio­na­li­za­ción y la em­pren­de­du­ría. ¡To­dos he­mos de em­pren­der y sa­lir fue­ra! Re­sul­ta fá­cil de de­cir, mu­cho más de banalizar y... di­fí­cil de rea­li­zar. Y qui­zás por ello, de tan­to co­men­tar­lo, no nos per­ca­ta­mos de la im­por­tan­cia que tie­nen las di­fi­cul­ta­des. Lo cier­to es que en uno y otro ca­so –ne­ce­sa­rios a to­das lu­ces, por otro la­do– se co­me­ten erro­res que nos pue­den lle­var a fa­llos es­tre­pi­to­sos. (En el re­cua­dro ad­jun­to se ad­vier­te de cua­tro as­pec­tos a te­ner en cuen­ta en un mar­co más ge­ne­ral de py­mes). Ar­ge­lia Gar­cía, fun­da­do­ra de Ex­ter­nal Fi­nan­cial Ma­na­ge­ment, ad­vier­te que uno de los erro­res más co­mu­nes al dar el sal­to al ex­te­rior es el de con­cen­trar to­dos los es­fuer­zos en los as­pec­tos co­mer­cia­les. “Ha­bi­tual­men­te só­lo se pien­sa en el pro­duc­to, las ven­tas, el dis­tri­bui­dor... y se de­jan los as­pec­tos eco­nó­mi­cos en se­gun­do plano”. Por ejem­plo, uno de los mu­chas ve­ces ol­vi­da­dos es el con­trol de már­ge­nes, ya que no se tie­ne en cuen­ta que el pro­duc­to pues­to en un mer­ca­do ex­te­rior tie­ne otro cos­te. “Si no se vi­gi­lan bien los pre­cios pue­des aca­bar ven­dien­do bajo cos­te”.

En el ca­so de los em­pren­de­do­res, re­cuer­da que la vi­da me­dia es muy cor­ta. El 80% lo de­ja an­tes de los seis años. “En mu­chos ca­sos fal­ta el co­no­ci­mien­to su­fi­cien­te pa­ra li­gar la idea, el mer­ca­do y la reali­dad eco­nó­mi­ca”. No bas­ta con te­ner una bue­na idea y desa­rro­llar­la. Es con­di­ción ne­ce­sa­ria, pe­ro no su­fi­cien­te. Por ello in­sis­te en la im­por­tan­cia de los re­cur­sos. “Los ob­tie­nen, pe­ro lue­go no siem­pre los ad­mi­nis­tran de for­ma co­rrec­ta pa­ra con­se­guir un cre­ci­mien­to equi­li­bra­do y con­tro­la­do”. Lo peor del ca­so es que se tra­ta de de­bi­li­da­des que pue­den lle­var­te al fra­ca­so y “son re­la­ti­va­men­te fá­ci­les de arre­glar”. De en­tra­da, acon­se­ja al em­pren­de­dor que cuen­te siem­pre con ayu­da pro­fe­sio­nal. “Y ha de ser cons­cien­te de que pa­ra ase­gu­rar su su­per­vi­ven­cia só­lo cre­ce­rá si ca­mi­na muy pe­ga­do a la reali­dad eco­nó­mi­ca del en­torno. De­be­rá crear in­di­ca­do­res y re­vi­sar­los se­ma­nal­men­te con cri­te­rio ob­je­ti­vo. Es­ta diag­no­sis cons­tan­te es ne­ce­sa­ria pa­ra de­ter­mi­nar en qué pun­tos se pro­du­cen des­via­cio­nes y có­mo co­rre­gir el ti­ro”, apun­ta Gar­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.