Chi­na, en lo más al­to del po­dio

A fi­na­les del 2014, cin­co años an­tes de lo pre­vis­to, el país ya se­rá la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - JOHN WI­LLIAM WIL­KIN­SON

Que Chi­na iba ca­mino de con­ver­tir­se en la pri­me­ra po­ten­cia eco­nó­mi­ca mun­dial lo sa­bía has­ta el fut­bo­le­ro bor­der­li­ne del bar de la es­qui­na. Lo que na­die sa­bía, em­pe­ro, es que iba a ser tan rá­pi­do.

Cuan­do a prin­ci­pios de mes el Ban­co Mun­dial di­fun­dió un in­for­me en el que afir­ma­ba que a fi­nal del año, cin­co an­tes de lo pre­vis­to, Chi­na ha­brá des­tro­na­do a Es­ta­dos Uni­dos co­mo pri­me­ra po­ten­cia (pues­to que ocu­pa des­de 1872), pi­lló por sor­pre­sa a pro­pios y ex­tra­ños. Pe­kín se apre­su­ró a des­men­tir­lo. Tal vez por­que aún no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra asu­mir ta­ma­ña res­pon­sa­bi­li­dad.

Ten­ga o no ra­zón el Ban­co Mun­dial, Chi­na se­gui­rá sien­do du­ran­te al­gún tiem­po un in­men­so enig­ma, in­clu­so pa­ra los pro­pios chi­nos. To­do ha si­do tan rá­pi­do, fal­ta pers­pec­ti­va pa­ra com­pren­der­lo. Eso sí, exis­te una flo­re­cien­te in­dus­tria edi­to­rial ba­sa­da en pu­bli­ca­cio­nes que pre­ten­den ex­pli­car el mi­la­gro chino y su lu­gar en el mun­do. Una de las más re­cien­tes es The Con­test of the Century, del bri­tá­ni­co Geoff Dyer, que du­ran­te años fue el co­rres­pon­sal del dia­rio Fi­nan­cial Ti­mes en Pe­kín.

Di­vi­di­do en tres sec­cio­nes –”Military in Asia, Po­li­tics and Na­tio­na­lism, Eco­no­mics”–, el li­bro de Dyer ofre­ce al lec­tor in­tere­san­tes da­tos en­tre­mez­cla­dos con anéc­do­tas ilus­tra­ti­vas. En al­gu­nos ca­pí­tu­los pa­re­ce es­tar a pun­to de re­sol­ver el enig­ma –o al me­nos par­te de él–, pe­ro nun­ca lo lo­gra, de­bi­do a la en­ver­ga­du­ra y com­ple­ji­dad del te­ma.

TE­MOR A ES­TA­DOS UNI­DOS

Pe­se a su enor­me po­der y ri­que­za, Chi­na se sien­te vul­ne­ra­ble. Le in­quie­ta la in­fluen­cia que ejer­ce Es­ta­dos Uni­dos, no tan só­lo en el Pa­cí­fi­co sino más con­cre­ta­men­te en el mar de Chi­na Me­ri­dio­nal. Es en es­te es­ce­na­rio don­de los contenciosos so­bre la so­be­ra­nía de una se­rie de is­las con sus ve­ci­nos –Ja­pón, Co­rea del Sur, Viet­nam, Fi­li­pi­nas, Tai­wán, Ma­la­sia, In­do­ne­sia…–, to­dos en ma­yor o me­nor gra­do pro­te­gi­dos bajo el pa­ra­guas de Was­hing­ton, po­dría ati­zar en cual­quier mo­men­to un con­flic­to de con­se­cuen­cias imprevisibles.

Da­do que Asia-Pa­cí­fi­co ge­ne­ra la mi­tad de to­da la pro­duc­ción mun­dial, es evi­den­te lo mu­cho que hay en jue­go. Es más: el 90% del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal se trans­por­ta en bar­co, y el trá­fi­co ma­rí­ti­mo en la re­gión es in­ce­san­te. La lu­cha por el con­trol de es­tas aguas po­dría in­clu­so pro­vo­car un en­fren­ta­mien­to en­tre las dos su­per­po­ten­cias.

Con sus ba­ses (50.000 sol­da­dos só­lo en Ja­pón) y sus diez por­taa­vio­nes (uno nue­vo cues­ta la frio­le­ra de 13.500 mi­llo­nes de dó­la­res) patrullando los mares, la Navy no tie­ne ri­val. Es­to es pre­ci­sa­men­te lo que in­co­mo­da a los chi­nos, aun­que tal vez más a los mi­li­ta­res que a los po­lí­ti­cos. Chi­na es­tá a pun­to de ga­nar la pri­me­ra prue­ba, la eco­nó­mi­ca, y lo cu­rio­so es que es de­bi­do, en gran me­di­da, a la pax ame­ri­ca­na que le ha per­mi­ti­do me­drar en el mer­ca­do (li­bre) glo­bal. Pe­ro la pró­xi­ma po­dría ser bé­li­ca. Por si aca­so, Chi­na, al igual que sus ve­ci­nos, se pre­pa­ra a mar­chas for­za­das en to­dos los frentes (in­clu­yen­do el ci­ber­né­ti­co). Ha­ce tiem­po que tra­ba­ja en unas im­pre­sio­nan­tes es­tra­te­gias de de­fen­sa, ba­sa­das, de mo­men­to y que se se­pa, en la di­sua­sión.

Con to­do, el mar de Chi­na no es la úni­ca zo­na ca­lien­te. Las enor­mes in­ver­sio­nes chi­nas en Áfri­ca, Pa­kis­tán, Sri Lan­ka o Bir­ma­nia, ha­rán que co­bre ca­da vez más im­por­tan­cia el Ín­di­co. Y Pe­kín, apro­ve­chan­do que EE.UU. es­tá in­vo­lu­cra­do en tan­tos con­flic­tos y con su eco­no­mía al ra­len­tí, irá a por to­das. En es­te sen­ti­do, a Chi­na le vie­ne de perlas la de­bi­li­dad de Eu­ro­pa, el des­per­tar de Ru­sia y el con­flic­to en Ucra-

A Chi­na le vie­ne de perlas la de­bi­li­dad de Eu­ro­pa, el des­per­tar de Ru­sia y el con­flic­to en Ucra­nia

nia, por no ha­blar del de Si­ria o el in­ter­mi­na­ble lío en to­do Orien­te Me­dio.

Se­gún Geoff Dyer, exis­te en la nue­va era de ri­va­li­dad geo­po­lí­ti­ca en Asia una nor­ma in­que­bran­ta­ble que tan­to Was­hing­ton co­mo Pe­kín ha­rían bien en te­ner siem­pre pre­sen­te: que no pi­dan nun­ca a los otros paí­ses asiá­ti­cos que ten­gan que es­co­ger en­tre uno u otro. Se ha es­ta­ble­ci­do un sis­te­ma de equi­li­brios fa­vo­ra­ble al co­mer­cio y la con­vi­ven­cia que se­ría una te­me­ri­dad des­truir. Pe­ro no va a ser na­da fá­cil man­te­ner­lo, má­xi­me con tan­tos sen­ti­mien­tos na­cio­na­lis­tas enfrentados, par­ti­cu­lar­men­te en­tre Chi­na y Ja­pón. Tam­po­co hay que per­der de vis­ta al alo­ca­do co­mo­dín que es Co­rea del Nor­te, alia­do chino con gran ca­pa­ci­dad pro­vo­ca­do­ra y des­truc­ti­va.

Ade­más de con­tar con los hong­ko­ne­ses, mu­chos de los cua­les bor­dan el in­glés, se cal­cu­la que hay en Chi­na unos 300 mi­llo­nes de es­tu­dian­tes de la len­gua de Scott Fitz­ge­rald; y só­lo en el pe­rio­do 2011-2012 Chi­na in­vir­tió 8.700 mi­llo­nes de dó­la­res en cua­tro or­ga­ni­za­cio­nes me­diá­ti­cas in­ter­na­cio­na­les pro­pias. Te­nien­do en cuen­ta que el pre­su­pues­to anual de la BBC no pa­sa de 400 mi­llo­nes de dó­la­res, que­da cla­ro que Pe­kín tam­bién apues­ta fuer­te por la vía del lla­ma­do po­der blan­do. Sin ir más le­jos, ya hay más de 400 ins­ti­tu­tos Con­fu­cio es­par­ci­dos por el glo­bo im­par­tien­do cursos de chino y pro­mo­cio­nan­do su cul­tu­ra. A fin de cuen­tas, edu­ca­ción y cul­tu­ra re­clu­tan más adep­tos que sub­ma­ri­nos y mi­si­les.

Si no cae de la ba­lan­za geo­po­lí­ti­ca nin­guno de los pe­sos o con­tra­pe­sos que sos­tie­nen el frá­gil equi­li­brio en Asia-Pa­cí­fi­co, to­do el mun­do sal­drá ga­nan­do. Por eso mis­mo, se­rán más bien los pro­ble­mas in­ter­nos los que en to­do ca­so po­drían even­tual­men­te pro­vo­car un se­rio con­flic­to. Las es­truc­tu­ras eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas que han con­ver­ti­do a Chi­na en lo que es em­pie­zan a des­mo­ro­nar­se. Los chi­nos quie­ren me­nos Es­ta­do y más li­ber­ta­des y de­re­chos in­di­vi­dua­les.

Por otro la­do, el fi­nal del se­gun­do man­da­to de Oba­ma pre­sa­gia un in­cier­to por­ve­nir en Es­ta­dos Uni­dos. Chi­na ha­ce tiem­po que cree per­ci­bir su de­cli­ve co­mo po­ten­cia mi­li­tar y eco­nó­mi­ca. Pe­ro co­me­te­ría un error ma­yúscu­lo si in­fra­va­lo­ra­ra su po­de­río. De to­das for­mas, no hay na­da ni na­die que les obli­ga a ser enemi­gos. Mien­tras sean ca­pa­ces de evi­tar ab­sur­dos en­fren­ta­mien­tos pro­vo­ca­dos por un subidón de tes­tos­te­ro­nas y al mis­mo tiem­po avan­zar en pro­yec­tos de coope­ra­ción a lar­go pla­zo, ha­brá si­tio en el mar de Chi­na pa­ra to­dos.

AP

Chi­na, al igual que sus ve­ci­nos, se pre­pa­ra a mar­chas for­za­das en to­dos los frentes (in­clu­yen­do el ci­ber­né­ti­co). Ha­ce tiem­po que tra­ba­ja en unas im­pre­sio­nan­tes es­tra­te­gias de de­fen­sa, ba­sa­das, de mo­men­to y que se se­pa, en la di­sua­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.