Con­tra el mi­to de Adam Smith

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Es el eco­no­mis­ta je­fe del Ban­co Mun­dial, pe­ro, si­guien­do el ca­mino mar­ca­do por uno de sus pre­de­ce­so­res, el No­bel Jo­seph Sti­glitz, Kaus­hik Ba­su (Cal­cu­ta, 1952) es un eco­no­mis­ta po­co or­to­do­xo. Lo com­pro­ba­rá quien lea Más allá de la mano in­vi­si­ble, li­bro que pu­bli­có en el 2011 y que aho­ra se tra­du­ce al español. En él, el eco­no­mis­ta in­dio quie­re des­mon­tar el mi­to, la ideo­lo­gía cons­trui­da al­re­de­dor del teo­re­ma de Adam Smith so­bre la mano in­vi­si­ble del li­bre mer­ca­do. Esa mano que, coor­di­nan­do dis­cre­ta­men­te las vo­lun­ta­des de una mul­ti­tud de in­di­vi­duos preo­cu­pa­dos só­lo por sus in­tere­ses per­so­na­les, lle­va a una si­tua­ción óp­ti­ma pa­ra to­da la so­cie­dad. Un teo­re­ma que hoy es la ba­se de un sis­te­ma eco­nó­mi­co que, di­ce, ba­sa­do en el egoís­mo in­di­vi­dual, es pa­ra sus de­fen­so­res el me­jor de los po­si­bles, de mo­do que la fun­ción de los eco­no­mis­tas es só­lo in­tro­du­cir re­for­mas pa­ra man­te­ner­lo en buen fun­cio­na­mien­to.

Pe­ro Ba­su, ele­gi­do ha­ce es­ca­sas fe­chas co­mo uno de los diez pen­sa­do­res glo­ba­les más im­por­tan­tes, cree que ese plan­tea­mien­to res­pon­de des­ca­ra­da­men­te al in­te­rés de los más ri­cos. “La gran vi­sión de Smith se fue an­qui­lo­san­do po­co a po­co en una doc­tri­na rí­gi­da e in­fle­xi­ble” que, afir­ma, ha tras­to­ca­do nues­tra com­pren­sión de có­mo fun­cio­na la eco­no­mía y del pa­pel de los mer­ca­dos. Por- que la cues­tión es que la idea de Smith fun­cio­na pa­ra una eco­no­mía com­pe­ti­ti­va don­de ca­da agen­te es un áto­mo in­tras­cen­den­te sin ma­yor po­der. Pe­ro el mun­do real es dis­tin­to. En él hay, por ejem­plo, po­de­ro­sos gru­pos de in­tere­ses y un ca­pi­ta­lis­mo de ami­gue­tes en el que se true­can unos fa­vo­res por otros –un car­go aquí, un con­tra­to pú­bli­co allá– que po­co se pa­re­ce a la idea de Smith.

De­bi­do a eso, igual que los bri­tá­ni­cos hi­cie­ron que los che­ro- quis les ce­die­ran sus tie­rras por un pe­que­ño pa­go sin que en­ten­die­ran lo que eso sig­ni­fi­ca­ba, hoy, avi­sa, paí­ses en­te­ros y ma­sas de per­so­nas son con­ti­nua­men­te bur­la­dos y em­po­bre­ci­dos no me­dian­te gue­rras sino con com­ple­jas ma­nio­bras fi­nan­cie­ras, la­gu­nas en las le­yes y el sa­queo de las nue­vas opor­tu­ni­da­des que abre la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca.

Ade­más, re­mar­ca, el re­sul­ta­do del li­bre mer­ca­do no es me­jor que la dis­tri­bu­ción ini­cial de la ri- que­za. Y en ese sen­ti­do de­nun­cia que de he­cho las ac­tua­les di­fe­ren­cias de po­bre­za y desigualdad en el glo­bo só­lo son so­por­ta­bles me­dian­te el bom­bar­deo ideo­ló­gi­co de los que afir­man sin des­can­so que la búsqueda del in­te­rés in­di­vi­dual y el li­bre mer­ca­do sin tra­bas son el úni­co sis­te­ma via­ble.

Ba­su so­bre to­do de­nun­cia que el mo­de­lo es­tán­dar de la eco­no­mía fun­cio­na co­mo si las nor­mas so­cia­les, la cul­tu­ra y las creen­cias co­lec­ti­vas no exis­tie­ran. En reali- dad, sub­ra­ya, no nos mo­ve­mos por el sim­ple in­te­rés eco­nó­mi­co en ca­da ac­ción, sino que es­ta­mos con­di­cio­na­dos a no ac­tuar de cier­tas for­mas y a re­nun­ciar a be­ne­fi­cios per­so­na­les de­bi­do a las nor­mas so­cia­les im­pe­ran­tes. De eso de­pen­de có­mo se desem­pe­ña una eco­no­mía más que de mu­chos co­no­ci­dos in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos. Ade­más, re­cuer­da que el ins­tin­to coope­ra­ti­vo o el de­seo del bien pú­bli­co es in­na­to a los hu­ma­nos y que ese ins­tin­to pros­pe­ra cuan­do hay re­ci­pro­ci­dad. Por eso ase­gu­ra que re­sul­ta via­ble cons­truir una so­cie­dad me­jor y mu­cho más equi­ta­ti­va. La so­cie­dad en la que vi­vi­mos, don­de unos na­cen en gue­tos sin nin­gu­na he­ren­cia y otros con una gi­gan­tes­ca ri­que­za he­re­da­da es, la­men­ta, alar­man­te­men­te pa­re­ci­da al sis­te­ma de cas­tas más ex­tre­mo.

¿Qué ha­cer? Ba­su no es nin­gún ra­di­cal, cree en el li­bre co­mer­cio y en las bon­da­des de la glo­ba­li­za­ción, pe­ro pi­de des­de una cre­cien­te coor­di­na­ción glo­bal de las po­lí­ti­cas, a man­te­ner el im­pues­to so­bre la he­ren­cia. Y des­de evi­tar que una pe­que­ña par­te de la po­bla­ción uti­li­ce en ex­ce­so los re­cur­sos pri­van­do de ellos a los de­más y a las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras, a dar ac­cio­nes a los tra­ba­ja­do­res so­bre las ga­nan­cias agre­ga­das del sis­te­ma pa­ra que se be­ne­fi­cien de la glo­ba­li­za­ción que a ve­ces les cues­ta su em­pleo. Y te­ner cla­ro que la for­ma de ca­pi­ta­lis­mo a la que as­pi­ra hoy el mun­do es un sis­te­ma bur­da­men­te in­jus­to.

PAN­KAJ NANGIA/BLOOMBERG

Kaus­hik Ba­su, eco­no­mis­ta je­fe del Ban­co Mun­dial des­de oc­tu­bre del 2012

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.