En­tra­mos en la quin­ta fa­se de la cri­sis

La Vanguardia - Dinero - - EL ULTIMO TOQUE - MA­RIANO GUIN­DAL

La ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca nos ha en­se­ña­do que las cri­sis eco­nó­mi­cas pa­san por cin­co fa­ses: la ne­ga­ción, la sor­pre­sa, la in­dig­na­ción, la re­sig­na­ción y la reivin­di­ca­ción. Aho­ra es­ta­ría­mos en la cuar­ta, en la que he­mos acep­ta­do que ya na­da vol­ve­rá a ser co­mo an­tes y que ten­dre­mos que con­vi­vir du­ran­te mu­cho tiem­po con una al­ta ta­sa de pa­ro. Pe­ro muy pron­to co­men­za­re­mos la eta­pa reivin­di­ca­ti­va. En la me­di­da en que se va­ya con­so­li­dan­do la sa­li­da de la re­ce­sión y se em­pie­ce a crear ri­que­za de una ma­ne­ra es­ta­ble, la so­cie­dad co­men­za­rá a re­cla­mar su tro­zo de la tar­ta, lo que ge­ne­ra­rá fuer­tes ten­sio­nes so­cia­les.

La in­cóg­ni­ta es si ta­les ti­ran­te­ces se pro­du­ci­rán an­tes o des­pués de las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Lo que pa­re­ce cla­ro es que hoy, con los co­mi­cios al Par­la­men­to Eu­ro­peo, se cie­rra una eta­pa y co­mien­za la rec­ta fi­nal de la le­gis­la­tu­ra.

Pro­ba­ble­men­te has­ta des­pués del verano vi­vi­re­mos un pe­rio­do de cal­ma chi­cha, que es la que pre­ce­de a las gran­des tor­men­tas. El tsu­na­mi tie­ne fe­cha fi­ja, el 9 de no­viem­bre, cuan­do el pre­si­den­te Ar­tur Mas de­ci­da si man­tie­ne el re­fe­rén­dum so­be­ra­nis­ta o si con­vo­ca unas elec­cio­nes ple­bis­ci­ta­rias. En cual­quie­ra de los dos es­ce­na­rios se­rá el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da de un oto­ño ca­lien­te. Es­te he­cho po­dría abrir el pro­ce­so reivin­di­ca­ti­vo que se iría re­tro­ali­men­tan­do en la me­di­da en que otras co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas o gru­pos so­cia­les se va­yan su­man­do.

El pre­ce­den­te más cer­cano a un pro­ce­so si­mi­lar fue la huel­ga ge­ne­ral del 14 de di­ciem­bre de 1988. Aquel día en Es­pa­ña se pa­ra­ron has­ta los re­lo­jes. La pro­tes­ta tu­vo lu­gar en ple­na fa­se ex­pan­si­va, dos años des­pués de ha­ber sa­li­do de una de las ma­yo­res cri­sis eco­nó­mi­cas del si­glo XX. Una cri­sis que du­ró tre­ce años, en la que no se creó ni un so­lo pues­to de tra­ba­jo y que se ini­ció tras el shock pe­tro­le­ro del año 1973. Aque­lla, co­mo es­ta, fue una cri­sis que trans­for­mó el mo­de­lo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co español y pro­du­jo un fuer­te su­fri­mien­to so­cial.

Re­sul­ta ilus­tra­ti­vo que la huel­ga ge­ne­ral de 1988 se pro­du­je­ra cuan­do la eco­no­mía es­ta­ba cre­cien­do a ta­sas su­pe­rio­res al 5%, la deu­da pú­bli­ca re­pre­sen­ta­ba el 41% del pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB) y el dé­fi­cit del con­jun­to de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas ape­nas lle­ga­ba al 3,5%. Con es­te cua­dro ma­cro­eco­nó­mi­co y las em­pre­sas ga­nan­do mu­cho di­ne­ro, el go­bierno so­cia­lis­ta de Fe­li­pe Gon­zá- lez te­nía mar­gen pa­ra re­par­tir, aun­que fue­se en­deu­dán­do­se. De he­cho, fue lo que su­ce­dió: en aque­llos años se desa­rro­lló in­ten­sa­men­te el Es­ta­do de bie­nes­tar.

LA PRIO­RI­DAD: RE­BA­JAR EL DÉ­FI­CIT

En es­ta oca­sión las co­sas son to­tal­men­te dis­tin­tas. La eco­no­mía es­pa­ño­la al fi­nal de es­te ejer­ci­cio es­ta­rá cre­cien­do co­mo mu­cho un 2%; la deu­da se si­tua­rá cer­ca del en­torno del 100% del PIB y el dé­fi­cit pú­bli­co no ba­ja­rá del 6%. Es de­cir, Ma­riano Ra­joy aun­que qui­sie­ra no po­drá ha­cer una po­lí­ti­ca re­dis­tri­bu­ti­va. Su prio­ri­dad, co­mo me co­men­tó re­cien­te­men­te el mi­nis­tro de In­dus­tria Jo­sé Ma­nuel So­ria, es re­du­cir el dé­fi­cit pú­bli­co, muy por en­ci­ma de cual­quier otra co­sa. Es la cla­ve de bó­ve­da, la pie­za que so­por­ta to­da la cú­pu­la de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca.

Y no va a ser fá­cil re­ba­jar el dé­fi­cit en el 2015 del 5,8%, que es el com­pro­mi­so asu­mi­do en el plan de es­ta­bi­li­dad, has­ta el 4,2%. En tér­mi­nos mo­ne­ta­rios su­po­ne un ajus­te de más de 16.000 mi­llo­nes de eu­ros, que no de­ja ca­si nin­gún mar­gen pa­ra re­dis­tri­buir, por mu­cho que se in­cre­men­te la re­cau­da­ción fis­cal. Por tan­to, el gas­to en pen­sio­nes, sa­ni­dad, des­em­pleo y sa­la­rios pú­bli­cos va a te­ner que se­guir con­ge­la­do. Es­to va a po­ner al ro­jo vi­vo el con­flic­to so­cial por­que se agu­di­za­rán los agra­vios com­pa­ra­ti­vos. Mien­tras las ren­tas sa­la­ria­les si­guen per­dien­do po­der de com­pra, las ren­tas fi­nan­cie­ras no han de­ja­do de cre­cer.

En es­te con­tex­to es in­tere­san­te re­fle­xio­nar so­bre las pro­pues­tas rea­li­za­das por Tho­mas Pi­ketty en su acla­ma­do li­bro El ca­pi­ta­lis­mo en el si­glo XXI. En él, Pi­ketty pro­po­ne un nue­vo con­tra­to so­cial que evi­te el es­ta­lli­do so­cial, es de­cir la quin­ta fa­se de las cri­sis.

Pron­to em­pe­za­rá la quin­ta y úl­ti­ma eta­pa de la que cons­ta una cri­sis: la reivin­di­ca­ti­va. En la me­di­da en que se va­ya con­so­li­dan­do la sa­li­da de la re­ce­sión y se em­pie­ce a crear ri­que­za de una ma­ne­ra es­ta­ble, la so­cie­dad co­men­za­rá a re­cla­mar su tro­zo de la tar­ta, lo que ge­ne­ra­rá fuer­tes ten­sio­nes so­cia­les”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.