EN­LA­CE DE IN­TE­RÉS

No to­do es so­plar y ha­cer bur­bu­jas

La Vanguardia - Dinero - - EL ULTIMO TOQUE - ED­WARD HUGH EX­PER­TO EN FI­NAN­ZAS IN­TER­NA­CIO­NA­LES Y AU­TOR DE ¿ADIÓS A LA CRI­SIS? FOR­MA PAR­TE DEL EQUI­PO DE NOU­RIEL ROU­BI­NI

Es­ta se­ma­na nos en­con­tra­mos con una ex­tra­ña ca­sua­li­dad. El jue­ves, la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca Bri­tá­ni­ca pu­bli­có un in­for­me so­bre la in­mi­gra­ción, mien­tras la ciu­da­da­nía fue a las ur­nas pa­ra vo­tar en unas elec­cio­nes eu­ro­peas que pre­vi­si­ble­men­te po­dría ga­nar el Par­ti­do de la In­de­pen­den­cia de In­gla­te­rra (UKIP). El víncu­lo en­tre los dos acon­te­ci­mien­tos es que el eu­ro­es­cep­ti­cis­mo es­tá cre­cien­do en las Is­las bri­tá­ni­cas, y el fac­tor que es­tá in­flu­yen­do más en es­ta di­ná­mi­ca es la en­tra­da en gran­des can­ti­da­des de tra­ba­ja­do­res de otros paí­ses de la Unión Eu­ro­pea.

De he­cho, un to­tal de 600.000 per­so­nas se die­ron de al­ta en el sis­te­ma de la Se­gu­ri­dad So­cial bri­tá­ni­ca des­de el prin­ci­pio del año has­ta mar­zo del 2014, de las cua­les unas 400.000 ve­nían de paí­ses de la UE. A la ca­be­za de ellos Po­lo­nia (102.000), se­gui­do por Es­pa­ña (45.000) e Ita­lia (42.000).

El nú­me­ro de es­pa­ño­les pa­re­ce ha­ber­se es­ta­bi­li­za­do, por­que la can­ti­dad es muy pa­re­ci­da a la de los 12 me­ses an­te­rio­res. Es­ta ci­fra de jó­ve­nes es­pa­ño­les que van a In­gla­te­rra no es­tá –en ge­ne­ral– con­ta­bi­li­za­da en­tre los 400.000 in­mi­gran­tes es­ti­ma­dos por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE) que se mar­cha­ron de Es­pa­ña en el 2013, y na­tu­ral­men­te no to­dos van a Londres. Unas 437.000 per­so­nas lle­ga­ron a Ale­ma­nia en el 2013, prin­ci­pal­men­te pro­ce­den­tes de la UE.

El pro­ble­ma es que el Reino Uni­doal igual que Es­pa­ña en su mo­men­to­es­tá vi­vien­do un boom in­mo­bi­lia­rio (los pi­sos en Londres han subido un 18% en los úl­ti­mos 12 me­ses), y es­ta en­tra­da de per­so­nas lo fo­men­ta a tra­vés de la cre­cien­te de­man­da de vi­vien­das en al­qui­ler. Los pre­cios de la vi­vien­da pa­ra los lon­di­nen­ses son al­tí­si­mos, fac­tor que ali­men­ta el vo­to pa­ra el UKIP. La iro­nía de to­do lo con­ta­do se en­cuen­tra en el he­cho de que unos jó­ve­nes hu­yen­do de las con­se­cuen­cias de una bur­bu­ja re­ven­ta­da pue­den in­cons­cien­te­men­te ser los ins­tru­men­tos pa­ra fo­men­tar otra. La his­to­ria se re­pi­te una y otra vez en for­ma de tra­ge­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.