La Eu­ro­pa eco­nó­mi­ca y el di­le­ma de la bi­ci­cle­ta

La Vanguardia - Dinero - - EL ULTIMO TOQUE - JO­SÉ MA­NUEL GA­RA­YOA

Eu­ro­pa tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra avan­zar. La lu­cha con­tra la cri­sis ha su­pues­to un pro­ce­so de ma­yor in­te­gra­ción y, a su vez, sa­cri­fi­cios. Am­bas co­sas se han iden­ti­fi­ca­do, con­fun­di­do. Aho­ra que en­tra­mos en cre­ci­mien­to, Eu­ro­pa pre­ci­sa una nue­va na­rra­ti­va y ac­tuar más abier­ta­men­te”

Des­de ha­ce 70 años, nun­ca co­mo aho­ra Eu­ro­pa ha­bía es­ta­do en el centro del de­ba­te político. Se­gún Jo­sé Ma­ría de Areil­za, ti­tu­lar de la cá­te­dra Jean Mon­net-Esa­de, “vi­vi­mos un mo­men­to en que el fu­tu­ro de Eu­ro­pa, sus paí­ses y su eco­no­mía se con­fun­den”.

Pues bien, en es­ta ho­ra cru­cial de Eu­ro­pa, la con­fu­sión es enor­me. Bas­ta con mi­rar el pa­no­ra­ma ge­ne­ral. El Fren­te Na­cio­nal pue­de ga­nar en Fran­cia, el bu­fón Bep­pe Gri­llo ri­va­li­za en Ita­lia con Mat­teo Ren­zi y en Gran Bre­ta­ña los eu­ro­es­cép­ti­cos de Ukip avan­zan mien­tras los ho­lan­de­ses re­tro­ce­den. Al fren­te del re­cha­zo, se su­ma una ex­pec­ta­ti­va de abs­ten­ción que po­dría ba­tir ré­cords. Y mien­tras, Ru­sia se aso­ma a las fron­te­ras eu­ro­peas del Bál­ti­co.

“Eu­ro­pa es­tá en el mo­men­to Toc­que­vi­lle, que exi­ge trans­for­mar un pro­yec­to su­pra­na­cio­nal lle­va­do a ca­bo por unos po­cos en un pro­yec­to su­ges­ti­vo pa­ra la ma­yo­ría”, apun­ta Areil­za.

Pa­ra mu­chos eu­ro­peos, an­te la pér­di­da del em­pleo, la con­ge­la­ción del suel­do o el ajus­te de la pen­sión por­que pre­sun­ta­men­te lo exi­gía Bru­se­las, no ca­be ape­la­ción po­si­ble. Que la UE ha­ya ser­vi­do de chi­vo ex­pia­to­rio de los da­ños de­ri­va­dos de la gran re­ce­sión ori­gi­na­da en EE.UU. o de po­lí­ti­cas na­cio­na­les erra­das no cam­bia las co­sas. Y pa­ra al­gu­nos tam­po­co lo que di­ce Jean-Clau­de Tri­chet, ex­pa­trón del BCE: “Lo que se apli­có no fue­ron po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad, sino la co­rrec­ción de des­equi­li­brios”. Es el des­ape­go.

Pe­ro de­ten­gá­mo­nos en Es­pa­ña. Si el BCE no hu­bie­ra pa­ra­do la alo­ca­da po­lí­ti­ca de gas­to de Za­pa­te­ro e in­yec­ta­do con­fian­za al mer­ca­do y si, al tiem­po, Bru­se­las no hu­bie­ra mo­ni­to­ri­za­do el re­gre­so pau­la­tino de la eco­no­mía es­pa­ño­la al equi­li­brio, con la apli­ca- ción de re­for­mas, el país hu­bie­ra ido a la ban­ca­rro­ta. De ca­be­za.

Aho­ra bien, pa­ra Areil­za, el mo­de­lo de re­so­lu­ción de la cri­sis del eu­ro, ba­sa­do en un go­bierno de ex­per­tos cen­tra­li­za­do, ha te­ni­do éxi­to pe­ro ya no sir­ve. “Fal­ta una nue­va na­rra­ti­va, de có­mo con­ser­var el Es­ta­do de bie­nes­tar o ha­cer de Eu­ro­pa un ac­tor glo­bal”.

De he­cho, el de­ba­te de fon­do en es­tas elec­cio­nes en­tre fe­de­ra­lis­mo y y re­na­cio­na­li­za­ción de Eu­ro­pa es­tá em­pan­ta­na­do. En las en­cues­tas se da por ga­na­dor al Gru­po Po­pu­lar Eu­ro­peo, que es pro­fe­de­ral, pe­ro por un mar­gen tan es­ca­so que no per­mi­te dis­tin­guir una di­rec­ción cla­ra, aun­que sea en coa­li­ción.

Y es que la di­ná­mi­ca que ha crea­do la unión mo­ne­ta­ria es di­fí­cil de se­guir. En un país cla­ve, Fran­cia, no es só­lo mme. Le Pen quien re­cla­ma la sa­li­da del eu­ro sino que has­ta el centro político se opo­ne a com­ple­tar el pro­gra­ma eu­ro­peo por­que desea con­ser­var la po­lí­ti­ca fis­cal, la su­per­vi­sión de su ban­ca o la po­lí­ti­ca in­dus­trial bajo con­trol.

O en Ita­lia, don­de la es­tra­te­gia de Ren­zi de “opo­ner la es­pe­ran­za a la ra­bia” tie­ne di­fi­cul­ta­des an­te Bep­pe Gri­llo y su “Piaz­za con­tra el Pa­laz­zo” an­te un pue­blo ita­liano en ple­na mu­ta­ción.

Es­pa­ña se ha su­ma­do a la lí­nea fe­de­ra­lis­ta ale­ma­na, don­de Mer­kel se reserva el dos­sier eu­ro­peo. Pa­ra ella la pri­me­ra pie­dra del nue­vo edi­fi­cio, la unión ban­ca­ria, exi­ge una unión fis­cal, dis­ci­pli­na pre­su­pues­ta­ria y re­for­mas. Tam­bién quie­re un Par­la­men­to eu­ro­peo fuer­te pa­ra sub­sa­nar el dé­fi­cit de­mo­crá­ti­co. Des­pués ven­drá una fa­se de mu­tua­li­zar y abor­dar con­jun­ta­men­te las deu­das co­mo quie­re Gar­cía-Mar­ga­llo. Pe­ro el plan alemán es­tá pen­dien­te de los co­mi­cios y pro­ba­ble­men­te de­be­rá es­pe­rar y mez­clar­se.

Da­do el cúmulo de re­ce­los en am­plias fran­jas de la opi­nión, de las po­si­cio­nes francesas y el eu­ro­es­cep­ti­cis­mo bri­tá­ni­co, ca­be pen­sar en una vía prag­má­ti­ca co­mo sa­li­da. La vía eu­ro­pea es len­ta.

Pa­ra Areil­za, “la po­lí­ti­ca de la bi­ci­cle­ta, se­gún la cual ca­da vez que se apro­ba­ba una nue­va com­pe­ten­cia eu­ro­pea era bue­na por­que si no se pe­da­lea­ba se caía, es­tá ago­ta­da. Hay que ba­jar de la bi­ci­cle­ta y bus­car una Eu­ro­pa que com­pa­ti­bi­li­ce el avan­ce de la in­te­gra­ción con los pro­yec­tos na­cio­na­les de sus Es­ta­dos miem­bros”. Se­gún los se­gui­do­res de Mon­net, “tan­ta ten­sión an­ti­ci­pa un gran sal­to ha­cia ade­lan­te”. Que así sea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.