Ber­nan­ke y la pie­dra fi­lo­so­fal

Ir­win re­pa­sa las di­fí­ci­les de­ci­sio­nes y los erro­res de los ban­que­ros cen­tra­les du­ran­te la cri­sis

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Los al­qui­mis­tas tra­ta­ron de ha­llar du­ran­te si­glos y de ma­ne­ra in­fruc­tuo­sa la pie­dra fi­lo­so­fal que trans­for­ma­ra el plo­mo en oro. Tam­po­co tu­vie­ron suer­te en su búsqueda de la pa­na­cea universal, el mí­ti­co me­di­ca­men­to que cu­ra­ría to­das las en­fer­me­da­des y pro­lon­ga­ría la vi­da in­de­fi­ni­da­men­te. Por suer­te, con el tiem­po se desa­rro­lla­rían la quí­mi­ca, la me­di­ci­na y la ge­né­ti­ca. Y, en el te­rreno de la eco­no­mía, na­ce­rían los ban­cos cen­tra­les, en con­cre­to en la Sue­cia del si­glo XVII. Unos ban­cos cen­tra­les que, sin ne­ce­si­dad de ma­tra­ces ni de mer­cu­rio, azu­fre o man­drá­go­ra, lo­gra­ron te­ner el mis­mo po­der que los que bus­ca­ban la pie­dra fi­lo­so­fal. Un po­der que, afir­ma el co­lum­nis­ta de The Was­hing­ton Post Neil Ir­win, es­tá en los mis­mí­si­mos ci­mien­tos de la mo­der­ni­dad por­que el flu­jo de di­ne­ro fa­ci­li­ta­do por los ban­cos cen­tra­les ha­ce po­si­ble la eco­no­mía mo­der­na. “Al in­ter­po­ner­se en el ca­mino del co­lap­so fi­nan­cie­ro, los ban­cos cen­tra­les han he­cho po­si­bles las enor­mes in­ver­sio­nes a lar­go pla­zo que nos per­mi­ten ilu­mi­nar las ca­sas, vo­lar en avión y lla­mar por te­lé­fono des­de cual­quier lu­gar del pla­ne­ta”, se­ña­la Ir­win en su li­bro Los al­qui­mis­tas, un repaso con to­do lu­jo de de­ta­lles, has­ta la ave­na que desa­yu­na Ben Ber­nan­ke, por la con­tro­ver­ti­da ac­tua­ción de los ban­cos cen­tra­les du­ran­te la ac­tual cri­sis.

Un repaso su­cu­len­to que co- mien­za con la his­to­ria de los ban­cos cen­tra­les y su im­por­tan­cia. Des­pués de to­do, re­mar­ca, han ayu­da­do a crear y man­te­ner im­pe­rios: el Ban­co de In­gla­te­rra fue cru­cial pa­ra crear un sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­ta­ble que per­mi­tió a su país do­mi­nar enor­mes zo­nas del mun­do en el si­glo XIX. Y crear la Reserva Fe­de­ral per­mi­tió a Nue­va York to­mar el re­le­vo de Londres co­mo capital fi­nan­cie­ra mun­dial y fa­ci­li­tó a EE.UU. eri­gir­se co­mo su­per­po­ten­cia.

Pe­ro re­cor­da­do to­do es­to, Ir­win di­sec­cio­na la his­to­ria de los ban­cos cen­tra­les du­ran­te es­ta úl­ti­ma dé­ca­da, que ha si­do ver­ti­gi­no­sa y ha cam­bia­do pro­fun­da­men­te las ideas de sus pro­ta­go­nis­tas. Una dé­ca­da que co­mien­za, cla­ro, con la tra­di­cio­nal reunión de Jack­son Ho­le que en el 2005 se con­vier­te en un in­men­so ho­me­na­je a Alan Greens­pan, el maes­tro ur­di­dor de la Gran Mo­de­ra­ción de las fuer­zas que ha­bían he­cho fluc­tuar las econo- mías na­cio­na­les du­ran­te si­glos: pros­pe­ri­dad y re­ce­sión, in­fla­ción y de­fla­ción, pá­ni­cos fi­nan­cie­ros y su des­truc­ción de ri­que­za.

Una Gran Mo­de­ra­ción que mo­ri­ría con el pá­ni­co glo­bal del 9 de agos­to del 2007 cuan­do el gi­gan­te fran­cés BNP Pa­ri­bas anun­cia­ba que sus­pen­día los reintegros de tres fon­dos de in­ver­sión en va­lo­res ava­la­dos por hi­po­te­cas es­ta­dou­ni­den­ses. Tri­chet, de vacaciones, reac­cio­na­ría con una “subas­ta a ti­po fijo con ad­ju­di­ca­ción ple- na”. Tra­du­ci­do: ve­nid y lle­váos­lo, chi­cos. Pe­ro a par­tir de ahí, Ir­win tra­za una his­to­ria de diag­nós­ti­cos con­tra­dic­to­rios que per­so­na­li­za, pa­ra ge­ne­rar rit­mo e in­te­rés, en los go­ber­na­do­res de la Fed, –Ber­nan­ke–, el BCE –Jean-Clau­de Tri­chet– y el del Ban­co de In­gla­te­rra, Mervyn King.

King siem­pre ter­co, veía lo que su­ce­día co­mo una co­rrec­ción sa­lu­da­ble del mer­ca­do, in­clu­so ne­ce­sa­ria, tras años de ex­ce­si­va ex­po­si­ción al ries­go por los ban­cos. Y en verano del 2008 Tri­chet y su equi­po con­si­de­ra­ban que la in­fla­ción al al­za era el ma­yor ries­go en el ho­ri­zon­te. Y subie­ron los ti­pos de in­te­rés. Po­co des­pués, con la caí­da de Leh­man Brot­hers –ya que Ber­nan­ke no lo­gró ar­ti­cu­lar una so­lu­ción pa­ra evi­tar­lo–, co­men­za­ría la de­ba­cle, y tras Leh­man ven­drían AIG, Gre­cia, Ir­lan­da, Es­pa­ña y el eu­ro. Y las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad de la UE y el ac­ti­vis­mo de la Fed con su fle­xi­bi­li­za­ción cuan­ti­ta­ti­va. Y, tras el re­le­vo de Tri­chet, las fa­mo­sas pa­la­bras de Drahi en ju­lio del 2012 com­pro­me­tién­do­se a que “el BCE es­tá lis­to pa­ra ha­cer lo que sea ne­ce­sa­rio pa­ra pre­ser­var el eu­ro. Y, creed­me, eso se­rá su­fi­cien­te”. Los erro­res y cambios de opi­nión no han si­do po­cos, di­ce Ir­win, y ha­brán pro­vo­ca­do le­sio­nes du­ra­de­ras. Lo de es­tos ban­que­ros ha si­do al­qui­mia y des­de lue­go no ha con­se­gui­do la pa­na­cea. Pe­ro, ase­gu­ra, sí han sa­bi­do evi­tar la ca­tás­tro­fe en la que aho­ra po­dría­mos es­tar in­mer­sos.

JOS­HUA RO­BERTS / BLOOMBERG

Ben Ber­nan­ke y Jean-Clau­de Tri­chet en una reunión del FMI en el año 2011

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.