Ar­me­nia vuel­ve a la ór­bi­ta ru­sa

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - JAU­ME GI­NÉ DA­VÍ PRO­FE­SOR DE LA FA­CUL­TAD DE DE­RE­CHO DE ESA­DE

El 80% de la po­bla­ción ar­me­nia ha­bla ru­so y año­ra las se­gu­ri­da­des de em­pleo y vi­vien­da ba­ra­ta de la eta­pa so­vié­ti­ca” Las gran­des em­pre­sas ru­sas copan la mi­tad de las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras y van con­tro­lan­do los sec­to­res eco­nó­mi­cos es­tra­té­gi­cos”

Ar­me­nia me­re­ce un via­je por su in­tere­san­te y mi­le­na­rio pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y ar­tís­ti­co. Des­de Ere­ván im­pre­sio­na ver en el ho­ri­zon­te el ma­jes­tuo­so mon­te Ara­rat, sím­bo­lo na­cio­nal del país, hoy si­tua­do en te­rri­to­rio tur­co. Tam­bién ob­ser­var de cer­ca los cambios que vi­ve es­te pe­que­ño país de Eu­ro­pa cen­tral. En la capital des­ta­can los edi­fi­cios ofi­cia­les de la épo­ca so­vié­ti­ca.

Han pa­sa­do 23 años des­de que re­cu­pe­ró su in­de­pen­den­cia en 1991 pe­ro la alar­ga­da som­bra ru­sa si­gue allí. La geo­gra­fía con­di­cio­nó la his­to­ria. Ar­me­nia, si­tua­da en­tre Ru­sia y Tur­quía, si­gue sien­do víc­ti­ma de los ava­ta­res e in­tere­ses de sus dos gran­des ve­ci­nos. El ge­no­ci­dio su­fri­do en 1915-1916 per­ma­ne­ce vi­vo en la me­mo­ria de to­dos los ar­me­nios re­par­ti­dos por el mun­do cuan­do se acer­ca el cen­te­na­rio de aque­lla ma­tan­za.

Ar­me­nia só­lo ha si­do in­de­pen­dien­te dos ve­ces: en 1918-1920, tras caer los im­pe­rios za­ris­ta y oto­mano, y a par­tir de 1991 tras des­mem­brar­se la URSS. Pe­ro po­dría re­caer bajo la ór­bi­ta de la Ru­sia de Vla­dí­mir Pu­tin. Hay ra­zo­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. Las dispu­tas te­rri­to­ria­les y el re­sen­ti­mien­to con­tra Tur­quía, que aún no re­co­no­ce su res­pon­sa­bi­li­dad en el ge­no­ci­dio ar­me­nio, im­pi­den res­ta­ble­cer las re­la­cio­nes con An­ka­ra.

Ade­más, si­gue sin re­sol­ver­se el con­flic­to del Al­to Ka­ra­baj (1988-1994), un en­cla­ve que la URSS ce­dió a Azer­bai­yán en 1921. Fue re­cu­pe­ra­do por las tro­pas ar­me­nias en ma­yo de 1992 y se fir­mó un ines­ta­ble al­to el fue­go en 1994. Pe­ro Azer­bai­yán, un país mu­sul­mán li­ga­do cul­tu­ral­men­te a Tur­quía, dis­fru­ta de cuan­tio­sos re­cur­sos pe­tro­le­ros, se es­tá rear­man­do. Ru­sia tie­ne ba­ses mi­li­ta­res en Ar­me­nia pa­ra con­tro­lar la fron­te­ra tur­ca de la OTAN y se arro­ga el pa­pel de ár­bi­tro en los di­ver­sos con­flic­tos la­ten­tes en la re­gión.

Hay dos Ar­me­nias. La in­te­rior no cor­tó su cor­dón um­bi­li- cal con Ru­sia. Tras re­cu­pe­rar la in­de­pen­den­cia en 1991, la vie­ja oli­gar­quía li­ga­da al po­der so­vié­ti­co lle­nó el va­cío de­ja­do por la URSS y aca­pa­ró el po­der político y eco­nó­mi­co. Con­tro­la el país man­te­nien­do sus ne­xos po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y mi­li­ta­res con Ru­sia. Pe­ro la ma­yo­ría de la po­bla­ción, 3,1 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, no dis­fru­ta de las ven­ta­jas de la su­pues­ta de­mo­cra­ti­za­ción del país y si­gue emi­gran­do.

Los ce­men­te­rios in­dus­tria­les que re­cuer­dan la épo­ca so­vié­ti­ca son vi­si­bles en to­do el país. Se cul­pa de la pre­ma­tu­ra caí­da de la URSS a Gor­ba­chov y no al de­rrum­be de un sis­te­ma eco­nó­mi­co co­mu­nis­ta insostenible. Muy en la lí­nea de lo que hoy pre­go­na Pu­tin. Aho­ra pri­ma un ca­pi­ta­lis­mo oli­gar­ca.

El 80% de los ar­me­nios ha­blan ru­so e in­fluen­cia­dos por la pro­pa­gan­da de Mos­cú año­ran las se­gu­ri­da­des de em­pleo y vi­vien­da ba­ra­ta de la eta­pa so­vié­ti­ca. En Ere­ván só­lo se si­gue la te­le­vi­sión y la pren­sa ru­sa,que fo­men­tan vie­jas nos­tal­gias. Y apo­yan la in­ter­ven­ción ru­sa en Ucra­nia. Tam­bién la con­ser­va­do­ra Igle­sia cris­tia­na ar­me­nia man­tie­ne es­tre­chos ne­xos con la or­to­do­xa ru­sa.

En cam­bio, la otra Ar­me­nia, la di­ná­mi­ca y em­pren­de­do­ra diás­po­ra ex­te­rior que su­ma más de seis mi­llo­nes, re­par­ti­da por to­do el mun­do y muy pre­sen­te en Es­ta­dos Uni­dos y Fran­cia, in­vir­tió mu­cho en un país que pa­re­cía apos­tar por de­mo­cra­ti­zar, mo­der­ni­zar y abrir­se al co­mer­cio y la in­ver­sión in­ter­na­cio­nal. Se es­pe­ra­ba un gi­ro ha­cia Oc­ci­den­te. Ar­me­nia era una de las re­pú­bli­cas ex so­vié­ti­cas que, en el mar­co del Pa­ter­na­ria­do orien­tal, iba a fir­mar un acuer­do de aso­cia­ción y li­bre co­mer­cio con la Unión Eu­ro­pea en la cumbre eu­ro­pea de Vil­na de no­viem­bre del 2013.

Pe­ro, unas se­ma­nas an­tes y sin avi­sar a Bru­se­las, el pre­si­den­te Serzh Sarg­sián cam­bió brus­ca­men­te su po­si­ción. Tras ser pre- sio­na­do por Pu­tin en Mos­cú, anun­ció el 3 de sep­tiem­bre que Ar­me­nia no fir­ma­ría el acuer­do con la Unión Eu­ro­pea y se “in­cli­na­ba” por en­trar en una unión adua­ne­ra con Ru­sia. Y se su­ma­rá a la Unión Eco­nó­mi­ca Eu­ro­asiá­ti­ca (UEE) fir­ma­da el 29 de ma­yo del 2014 por Ru­sia, Bie­lo­rru­sia y Ka­za­jis­tán que en­tra­rá en vi­gor el 1 de enero del 2015. Una apues­ta arries­ga­da y com­ple­ja.

Ar­me­nia no tie­ne fron­te­ra co­mún con Ru­sia y ni con los de­más miem­bros de la UEE. Los pa­sos fron­te­ri­zos con Tur­quía y Azer­bai­yán es­tán ce­rra­dos. Y sin sa­li­da al mar, só­lo los tie­ne abier­tos con Geor­gia e Irán. Pe­ro Geor­gia, que tie­ne un con­flic­to te­rri­to­rial con Ru­sia, que ocu­pó en el 2008 el 20% del te­rri­to­rio geor­giano, sí fir­mó el pa­sa­do 27 de ju­nio en Bru­se­las, al igual que Ucra­nia y Mol­da­via, el tras­cen­den­tal acuer­do con la Unión Eu­ro­pea. Y el pa­so fron­te­ri­zo con Irán, país afec­ta­do por el em­bar­go oc­ci­den­tal, aún es po­co ope­ra­ti­vo.

El Go­bierno se en­tre­gó a Mos­cú y en­tra­rá en la UEE a cam­bio de “se­gu­ri­dad” mi­li­tar y pro­vi­sión de ar­mas por­que te­me otro en­fren­ta­mien­to con Azer­bai­yán por el te­rri­to­rio de Al­to Ka­ra­baj. E in­clu­so vo­tó el 27 de mar­zo con­tra la re­so­lu­ción de la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU con­de­na­to­ria de la ane­xión ru­sa de Cri­mea, su- mán­do­se a los vo­tos de 11 paí­ses, en­tre ellos Co­rea del Nor­te, Su­dán, Zim­ba­bue y Si­ria. Una ac­ti­tud di­fí­cil­men­te com­pren­si­ble en Was­hing­ton y Bru­se­las. Azer­bai­yán vo­tó en con­tra de Mos­cú y Ka­za­jis­tán se abs­tu­vo. Pe­ro Ere­ván su­fre su pri­mer con­tra­tiem­po di­plo­má­ti­co con Mos­cú. Mien­tras Ru­sia in­cor­po­ra­rá Cri­mea a la UEE a pe­sar que la ONU no re­co­no­ce la ane­xión, a Ar­me­nia no po­drá ha­cer lo mis­mo con Al­to Ka­ra­baj.

En el 2012, los paí­ses miem­bros de la Unión Eu­ro­pea re­pre­sen­ta­ban el 29,7% del co­mer­cio ex­te­rior ar­me­nio, se­gui­do de Ru­sia (23,5%) y Chi­na (7,6%). Hoy, es Ru­sia el gran so­cio co­mer­cial e in­ver­sor. La si­tua­ción cam­bió en los úl­ti­mos años. Las gran­des em­pre­sas ru­sas copan la mi­tad de las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras y po­co a po­co van con­tro­lan­do los sec­to­res eco­nó­mi­cos es­tra­té­gi­cos: ener­gé­ti­co, nu­clear, fer-

ro­ca­rri­les, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes...

Gaz­prom pa­só en fe­bre­ro a con­tro­lar la em­pre­sa es­ta­tal de gas, aho­ra de­no­mi­na­da Gaz­prom Ar­me­nia y pro­vee­rá de ener­gía a bajo pre­cio a los ar­me­nios. Ro­sa­tom se ha­rá car­go de la ve­tus­ta cen­tral nu­clear cer­ca­na a Ere­ván y Ros­neft anun­cian in­ver­sio­nes en el sec­tor in­dus­trial. Tam­bién Rus­sian Rail­ways re­no­va­rá la red fe­rro­via­ria del país de la épo­ca so­vié­ti­ca que co­nec­ta con Ru­sia. Ade­más, las re­me­sas del más de un mi­llón de ar­me­nios que tra­ba­jan en Ru­sia re­pre­sen­tan el 80% de las que re­ci­be el país que, a su vez, re­pre­sen­tan el 20% del PIB. Las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les re­sul­tan des­equi­li­bra­das.

La eco­no­mía de Ar­me­nia cre­ció un 7,2% en el 2012, ca­yó al 3,5% en el 2013 y po­dría vol­ver a cre­cer un 4,6% en el 2014. Pe­ro la de­pen­den­cia mi­li­tar, eco­nó­mi­ca y ener­gé­ti­ca del país con Ru­sia pa­re­ce irre­ver­si­ble.

WEIS­MAN-ANA / ONLY FRANCE

Des­de Ere­ván, la capital de Ar­me­nia, im­pre­sio­na ver en el ho­ri­zon­te el mon­te Ara­rat

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.