In­ver­sión ex­tran­je­ra en Ca­ta­lun­ya

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA - JAI­ME MA­LET PRE­SI­DEN­TE DE LA CÁ­MA­RA DE CO­MER­CIO DE EE.UU. EN ES­PA­ÑA

En Ca­ta­lun­ya es­ta­mos por de­ba­jo de la me­dia eu­ro­pea en la efi­cien­cia del mer­ca­do la­bo­ral, en in­no­va­ción y en desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co” La in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca pue­de fá­cil­men­te con­ver­tir­se pron­to en el prin­ci­pal ele­men­to que ahu­yen­te la in­ver­sión de Ca­ta­lun­ya”

Ca­ta­lun­ya ha si­do des­de ha­ce más de 40 años una zo­na re­le­van­te pa­ra la atrac­ción de in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta del sur de Eu­ro­pa. El pro­ce­so se ini­ció en los años 60, tras el plan de Es­ta­bi­li­za­ción de Ma­riano Na­va­rro Ru­bio. Las mul­ti­na­cio­na­les vi­nie­ron a Ca­ta­lun­ya, cons­tru­ye­ron y com­pra­ron fá­bri­cas con el fo­co pues­to en el con­jun­to del mer­ca­do español. In­vir­tie­ron en una de las po­cas zo­nas in­dus­tria­li­za­das de Es­pa­ña, en un mo­men­to don­de pe­se a la dic­ta­du­ra fran­quis­ta to­das las pre­vi­sio­nes a cor­to y me­dio pla­zo eran de es­ta­bi­li­dad, cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, me­jo­ra del bie­nes­tar de la po­bla­ción y aper­tu­ra co­mer­cial.

A fi­na­les de los 80 y prin­ci­pios de los 90 se pro­du­jo una nue­va olea­da de in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta en Ca­ta­lun­ya. Es­ta vez el fo­co es­ta­ba pues­to en Eu­ro­pa. Con la en­tra­da de Es­pa­ña en el Mer­ca­do Co­mún, a las mul­ti­na­cio­na­les les in­tere­sa­ba de nue­vo in­ver­tir en una de las re­gio­nes más in­dus­tria­li­za­das del su­r­oes­te eu­ro­peo –en ese mo­men­to, ade­más, enor­me­men­te com­pe­ti­ti­va en cuan­to a cos­tes– pa­ra ven­der sus pro­duc­tos en la Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea (CEE).

En es­tas dos olea­das Ca­ta­lun­ya li­de­ró la in­ver­sión ex­tran­je­ra en Es­pa­ña, en la pri­me­ra en so­li­ta­rio; en la se­gun­da al mis­mo ni­vel que Ma­drid y el País Vas­co. Por ejem­plo, des­de la en­tra­da en la CEE has­ta el ini­cio de la cri­sis de los 90 (1985 has­ta 1992) Ca­ta­lun­ya atra­jo el 35% de la in­ver­sión ex­tran­je­ra re­ci­bi­da en Es­pa­ña. Los su­ce­si­vos go­bier­nos de la Ge­ne­ra­li­tat hi­cie­ron una la­bor im­por­tan­te de venta en to­do el mun­do pa­ra atraer una in­ver­sión que en ese mo­men­to fue in­dus­trial y de gran ca­li­dad, con ex­cep­cio­nal in­fluen­cia en el desa­rro­llo del res­to del te­ji­do pro­duc­ti­vo.

Sin em­bar­go, en la úl­ti­ma ola, que se ini­ció en el año 2004, Ca­ta­lun­ya ha per­di­do ca­pa­ci­dad de atrac­ción de in­ver­sión. Si se to­ma un lar­go pe­rio­do de diez años, des­de 2004 has­ta el 2013, la in­ver­sión di­rec- ta ex­tran­je­ra bru­ta sin ETVE acu­mu­la­da ha si­do de 27.389 mi­llo­nes de eu­ros en Ca­ta­lun­ya fren­te a los 172.338 mi­llo­nes en to­da Es­pa­ña, tan só­lo el 15,8% del to­tal. El stock de in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta acu­mu­la­da en el 2013 era de 60.700 mi­llo­nes (apro­xi­ma­da­men­te el 30% del PIB ca­ta­lán), lo que su­po­ne que Ca­ta­lun­ya con­cen­tra tan so­lo el 17,5% del to­tal de stock de in­ver­sión ex­tran­je­ra en Es­pa­ña.

De acuer­do con el ín­di­ce re­gio­nal de com­pe­ti­ti­vi­dad que pu­bli­ca la Co­mi­sión Eu­ro­pea ( EU Com­pe­ti­ti­ve­ness In­dex 2013), Ca­ta­lun­ya se en­cuen­tra en si­mi­lar po­si­cio­na­mien­to que Es­pa­ña y por de­ba­jo de la me­dia eu­ro­pea en mu­chos de los pa­rá­me­tros que mi­den el atrac­ti­vo pa­ra los in­ver­so­res. Es­pe­cial­men­te bajo en Ca­ta­lun­ya es el ra­tio de ca­li­dad del mar­co ins­ti­tu­cio­nal (co­rrup­ción, ca­li­dad re­gu­la­to­ria, cum­pli­mien­to de las le­yes…), don­de nos si­tua­mos por de­ba­jo de otras re­gio­nes es­pa­ño­las y en el pues­to 185º so­bre 285 re­gio­nes eu­ro­peas. Tam­bién es­ta­mos por de­ba­jo de la me­dia en la efi­cien­cia del mer­ca­do la­bo­ral, en in­no­va­ción y en desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. Co­mo otras par­tes de Es­pa­ña, Ca­ta­lun­ya des­ta­ca en la ca­li­dad de su sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud don­de sí es­ta­mos muy por en­ci­ma de la me­dia (17ª so­bre 262 re­gio­nes).

Es ver­dad que Ca­ta­lun­ya sa­le re­la­ti­va­men­te bien pa­ra­da con re­la­ción a la atrac­ción de in­ver­sio­nes green field, es de­cir, sin pre­sen­cia pre­via en el te­rri­to­rio, tal y co­mo re­co­ge año tras año FDI Mar­kets, una pu­bli­ca­ción del Fi­nan­cial Ti­mes. Por otro la­do, la in­ver­sión ex­tran­je­ra ha me­jo­ra­do en el 2013, don­de ha pa­sa­do a ser el 22% del to­tal de la re­ci­bi­da en Es­pa­ña (fren­te al 12% en el 2011). Ello de­mues­tra que los in­ver­so­res si­guen apos­tan­do por Ca­ta­lun­ya, pe­ro no mu­cho más allá de lo que le co­rres­pon­de por su po­bla­ción y pe­so eco­nó­mi­co. No­so­tros tra­ba­ja­mos des­de Amcham- Spain pa­ra in­ci­dir en ese ca­mino y hay un mon­tón de pla­nes de in­ver­sión ma­du­ra­dos du­ran­te años que se es­tán im­ple­men­tan­do y al­gu­nos otros que se van a anun­ciar en los pró­xi­mos me­ses.

Pe­ro no con­fun­da­mos esas bue­nas no­ti­cias que nos lle­gan y lle­ga­rán de vez en cuan­do ni con la ten­den­cia a lar­go pla­zo ni mu­chí­si­mo me­nos con los ries­gos del fu­tu­ro in­me­dia­to. Co­mo he­mos di­cho, Ca­ta­lun­ya tie­ne ele­men­tos atrac­ti­vos pa­ra la in­ver­sión (ex­ce­len­tes in­fra­es­truc­tu­ras, ca­li­dad de vi­da, ta­len­to hu­mano…) y al­gu­nos ne­ga­ti­vos (fal­ta de idio­mas, po­ca fle­xi­bi­li­dad de su es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va, ex­ce­so de bu­ro­cra­cia, in­su­fi­cien­te ni­vel uni­ver­si­ta­rio…). La in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca pue­de fá­cil­men­te en­con­trar­se pron­to co­mo el prin­ci­pal de es­tos úl­ti­mos.

A me­di­da que se quie­ra ha­cer rui­do en el ex­te­rior so­bre el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta ha­brá más con­cien­cia en los head­quar­ters de las gran­des com­pa­ñías so­bre los po­ten­cia­les ries­gos que en­tra­ña la si- tua­ción po­lí­ti­ca ac­tual: cla­ra con­fron­ta­ción con el Es­ta­do que pue­de au­men­tar la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, mo­vi­li­za­ción so­cial que pue­de en­tra­ñar en­fren­ta­mien­tos y en úl­ti­ma ins­tan­cia, una po­si­ble au­to­ex­clu­sión, tem­po­ral o no, vo­lun­ta­ria o im­pues­ta, del mer­ca­do español y eu­ro­peo. En el mun­do de las mul­ti­na­cio­na­les, la com­pe­ten­cia pa­ra atraer in­ver­sio­nes es enor­me. Las gran­des com­pa­ñías no se sue­len im­pli­car en pro­ce­sos po­lí­ti­cos, sen­ci­lla­men­te si­guen ven­dien­do en los te­rri­to­rios don­de hay con­su­mi­do­res pe­ro de­jan de in­ver­tir cuan­do hay ex­ce­so de ries­go.

Ca­ta­lun­ya, con su gran mar­ca Bar­ce­lo­na al fren­te, tie­ne ac­ti­vos ex­tra­or­di­na­rios de atrac­ción de in­ver­sión si se tra­ba­ja du­ra­men­te pa­ra re­ver­tir ca­ren­cias. Los clús­te­res de in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, de cien­cias de la sa­lud y del tu­ris­mo, que con la in­te­li­gen­cia y per­se­ve­ran­cia de mu­chos ca­ta­la­nes se han ido con­for­man­do, po­drían lle­gar a con­ver­tir de nue­vo a Ca­ta­lun­ya en un mag­ní­fi­co des­tino pa­ra la In­ver­sión Di­rec­ta Ex­tran­je­ra en un pe­rio­do de cla­ra re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. Es muy im­por­tan­te que esa po­ten­cia­li­dad que tan­to pue­de be­ne­fi­ciar a los ciu­da­da­nos no se vea truncada; se­ría muy ne­ga­ti­vo pa­ra afian­zar la re­cu­pe­ra­ción del con­jun­to del Es­ta­do y mor­tal pa­ra Ca­ta­lun­ya. Si al­guien quie­re cons­truir un edi­fi­cio pre­fie­re ha­cer­lo en te­rreno se­gu­ro, con cla­ra ca­li­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca, y no so­bre aquel cu­yo es­ta­tus fu­tu­ro es co­mo mí­ni­mo in­cier­to.

ANA JI­MÉ­NEZ

Ca­ta­lun­ya des­ta­ca en la ca­li­dad de su sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.