En­ron, el frau­de de unos ti­pos lis­tos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Me­nos de ocho años an­tes de la Gran Re­ce­sión de 2008 y 2009 pro­vo­ca­da por el pin­cha­zo de la bur­bu­ja fi­nan­cie­ra, el ca­pi­ta­lis­mo es­ta­dou­ni­den­se, ele­va­do a la ca­te­go­ría de pa­ra­dig­ma universal en la se­gun­da mi­tad de los años no­ven­ta del pa­sa­do si­glo, su­frió una gra­ve cri­sis de des­pres­ti­gio... que los in­ver­so­res ol­vi­da­ron en un par de años. Pri­me­ro pin­chó la bur­bu­ja tec­no­ló­gi­ca, que hi­zo sal­tar por los aires las precauciones his­tó­ri­cas de Wall Street an­tes de in­tro­du­cir una em­pre­sa en bol­sa. Las con­di­cio­nes mí­ni­mas eran que la so­cie­dad tu­vie­ra al me­nos cin­co años de exis­ten­cia y que acu­mu­la­ra

tres años se­gui­dos de be­ne­fi­cios. Pe­ro co­mo “es­ta vez era di­fe­ren­te” los in­ver­so­res com­pra­ban tí­tu­los de em­pre­sas que ape­nas fac­tu­ra­ban y cu­yas pér­di­das eran bien va­lo­ra­das ¡por­que in­di­ca­ban que la em­pre­sa cre­cía!. El po­ten­cial, co­mo in­tan­gi­ble que ace­le­ra­ba la va­lo­ra­ción de las em­pre­sas pun

to­com.

El es­cán­da­lo En­ron es­ta­lló en oc­tu­bre de 2001 y con­du­jo a la quie­bra a la em­pre­sa de ener­gía con se­de en Hous­ton, Te­xas. Crea­da por Ken­neth Lay, buen ami­go y fi­nan­cia­dor de Geor­ge W. Bush, en 1985, ini­ció las ope­ra­cio­nes de in­ge­nie­ría con­ta­ble con la lle­ga­da de Jef­frey Ski­lling, ocul­tan­do deu­das, crean­do ins­tru­men­tos pa­ra sa­car ope­ra­cio­nes del ba­lan­ce, re­ci­bien­do prés­ta­mos des­de paraísos fis­ca­les que impu­taban co­mo in­gre­sos. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en­cum­bra­ron a En­ron co­mo el ejem­plo de la em­pre­sa del si­glo XXI. En­tre 1996 y 2000, la re­vis­ta For­tu­ne de­sig­nó a En­ron, co­mo el ejem­plo a se­guir, “la em­pre­sa más in­no­va­do­ra de los Es­ta­dos Uni­dos” (du­ran­te cin­co años con­se­cu­ti­vos). Y no es ca­sual que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ac­túen de for­ma pro­cí­cli­ca en los orí­ge­nes de las bur­bu­jas es­pe­cu­la­ti­vas.

Sus ac­cio­nes to­ca­ron un má­xi­mo de 90 dó­la­res a me­dia­dos del 2000. A fi­na­les de no­viem­bre del 2001, las ac­cio­nes se in­ter­cam­bia­ban por un dó­lar, se ha­bía es­fu­ma­do 11.000 mi­llo­nes de dó­la­res de ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til. El cas­ti­llo de nai­pes de En­ron tu­vo una con­se­cuen­cia im­pre­vis­ta, hun­dió a su au­di­tor, Art­hur An­der­sen, por ha­ber he­cho la vis­ta gor­da y ha­ber ocul­ta­do prue­bas. Una de las cin­co ma­yo­res au­di­to­ras del mun­do se des­mo­ro­nó en unas se­ma­nas.

El dos de di­ciem­bre del 2001, En­ron se de­cla­ró en ban­ca­rro­ta bajo el Ca­pí­tu­lo 11 de la ley de Quie­bras de Es­ta­dos Uni­dos. Sus 63.500 mi­llo­nes de dó­la­res de ac­ti­vos la con­vir­tie­ron en la ma­yor quie­bra em­pre­sa­rial en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos (has­ta la quie­bra de Worl­dCom el año si­guien­te). Mu­chos eje­cu­ti­vos de En­ron fue­ron acu­sa­dos de una va­rie­dad de car­gos y fue­ron, pos­te­rior­men­te, sen­ten­cia­dos a pri­sión.

Los em­plea­dos y los ac­cio­nis­tas re­ci­bie­ron de­vo­lu­cio­nes li­mi­ta­das en jui­cios, a pe­sar de per­der mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en sus fon­dos de pen­sio­nes y en la co­ti­za­ción de sus ac­cio­nes. Inevi­ta­ble­men­te, el Con­gre­so se vio obli­ga­do a in­ter­ve­nir. Una de las con­se­cuen­cias de los (abun­dan­tes) es­cán­da­los con­ta­bles fue que los con­gre­sis­tas pro­mul­ga­ron nue­vas re­gu­la­cio­nes y le­yes pa­ra am­pliar la exac­ti­tud de la in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra que di­vul­gan las em­pre­sas que co­ti­zan en los mer­ca­dos de va­lo­res. En par­ti­cu­lar, la ley Sar­ba­nes-Ox­ley ex­pan­dió las pe­nas por des­truir, al­te­rar o fa­bri­car re­gis­tros en in­ves­ti­ga­cio­nes fe­de­ra­les o por tra­tar de es­ta­far a los ac­cio­nis­tas. La ley tam­bién au­men­tó la res­pon­sa­bi­li­dad de las em­pre­sas au­di­to­ras de per­ma­ne­cer neu­tra­les e in­de­pen­dien­tes de sus clien­tes (y no a su ser­vi­cio con­ta­ble).

Y, so­bre to­do, el es­cán­da­lo dio pie a que Alex Gib­ney rea­li­za­se un pe­da­zo

de do­cu­men­tal: En­ron: the smar­test

guys in the room (tra­du­ci­do en español co­mo “En­ron: los ti­pos que es­ta­fa­ron a Amé­ri­ca” (2005). La des­me­su­ra del con­jun­to se po­ne de ma­ni­fies­to es­cu­chan­do a Ken­neth Lay pro­nos­ti­car que “nues­tras ac­cio­nes po­drían se­guir su­bien­do in­de­fi­ni­da­men­te”. El pro­duc­tor del do­cu­men­tal se “sor­pren­dió mu­cho de que ca­si to­do el mun­do cre­ye­ra la his­to­ria de En­ron. Pe­rio­dis­tas, ana­lis­tas fi­nan­cie­ros, pro­fe­so­res de eco­no­mía uni­ver­si­ta­rios, ¡in­clu­so Alan Greens­pan!. Es muy pro­ba­ble que las men­ti­ras de Jef­frey Ski­lling y Ken­neth Lay es­tu­vie­ran cu­bier­tas por un man­to ideo­ló­gi­co en el que to­da la co­mu­ni­dad em­pre­sa­rial ame­ri­ca­na es­ta­ba desean­do creer: to­do irá bien si no hay nin­gu­na re­gla. Co­mo si se guia­ran por los le­mas “La co­di­cia es bue­na y “¿Preo­cu­pa­do, yo?”.

F. CAR­TER SMITH / BLOOMBERG NEWS

Ken­neth L. Lay, ex­pre­si­den­te de En­ron an­te la pren­sa tras co­no­cer la sen­ten­cia en ma­yo del 2006

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.