El eterno pro­ble­ma del frau­de con­ta­ble

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - ORIOL AMAT CA­TE­DRÁ­TI­CO DE LA UPF. PRE­SI­DEN­TE DE ACCID Y REC (CGE)

La in­for­ma­ción con­ta­ble de las em­pre­sas es vi­tal pa­ra di­rec­ti­vos, ac­cio­nis­tas, ana­lis­tas y or­ga­nis­mos su­per­vi­so­res, en­tre otros. El buen fun­cio­na­mien­to eco­nó­mi­co re­quie­re con­fian­za y es­ta se ba­sa, en­tre otros as­pec­tos, en la ca­li­dad de la in­for­ma­ción de las em­pre­sas. En ba­se a es­ta in­for­ma­ción se de­ci­den cues­tio­nes tan im­por­tan­tes co­mo in­ver­tir en una em­pre­sa; o con­ce­der o de­ne­gar un prés­ta­mo, por ejem­plo. Pa­ra ello, es im­pres­cin­di­ble que la con­ta­bi­li­dad sea fia­ble. Sin em­bar­go, pe­rió­di­ca­men­te sal­tan a la luz frau­des con­ta­bles que ge­ne­ran gran­des per­jui­cios.

El ob­je­to de es­te ar­tícu­lo es ana­li­zar es­tos en­ga­ños, sus mo­ti­va­cio­nes, así co­mo las con­se­cuen­cias y po­si­bles re­me­dios.

El frau­de con­ta­ble, co­no­ci­do tam­bién co­mo ma­qui­lla­je con­ta­ble ile­gal, con­sis­te en mo­di­fi­car las cuen­tas vul­ne­ran­do la nor­ma­ti­va con el fin de que las ci­fras se apro­xi­men a lo que in­tere­sa al que en­ga­ña, en lu­gar de re­fle­jar la ima­gen fiel de la si­tua­ción de la em­pre­sa. Co­mo mues­tra de la im­por­tan­cia del te­ma, un es­tu­dio re­cien­te a ni­vel mun­dial de Pri­ce Wa­ter­hou­se Coo­pers con­clu­ye que en los dos úl­ti­mos años más del 11% de las em­pre­sas

La pér­di­da de repu­tación de la em­pre­sa afec­ta­da per­ju­di­ca su evo­lu­ción fu­tu­ra y pro­vo­ca la pér­di­da de em­pleos”

han co­me­ti­do frau­de con­ta­ble.

Es­tos frau­des pue­den te­ner múl­ti­ples mo­ti­va­cio­nes. La prin­ci­pal sue­le ser es­con­der el de­te­rio­ro que es­tá su­frien­do una em­pre­sa co­mo con­se­cuen­cia de la caí­da de sus be­ne­fi­cios o el au­men­to de sus deu­das. Así, se ofre­ce una ima­gen que pue­de me­jo­rar el per­fil cre­di­ti­cio de la em­pre­sa, au­men­tar el pre­cio de sus ac­cio­nes, me­jo­rar los dividendos o la re­tri­bu­ción de los di­rec­ti­vos. Pe­ro a ve­ces, los en­ga­ños in­ten­tan es­con­der be­ne­fi­cios pa­ra pa­gar me­nos im­pues­tos o pa­ra ob­te­ner sub­ven­cio­nes pú­bli­cas. En cual­quier ca­so, se tra­ta de prác­ti­cas que no se pro­du­ci­rían si los que en­ga­ñan tu­vie­sen unos mí­ni­mos es­tán­da­res éti­cos.

Se tra­ta de frau­des que se rea­li­zan hin­chan­do u ocul­tan­do ven­tas, gas­tos, ac­ti­vos o deu­das. Tam­bién pue­den ha­cer­se uti­li­zan­do fi­lia­les en paraísos fis­ca­les o en­tra­ma­dos so­cie­ta­rios muy com­ple­jos. De es­ta for­ma, las cuen­tas ofre­cen una ima­gen di­fe­ren­te a la real. Hay momentos en los que las em­pre­sas tie­nen más pre­sión en re­la­ción con sus nú­me­ros. Por ejem­plo, en pro­ce­sos de com­pra­ven­ta, o cuan­do em­pie­zan a co­ti­zar en bol­sa, o cuan­do se han de cal­cu­lar in­cen­ti­vos de los di­rec­ti­vos o cuan­do se tra­ta de pe­dir o re­no­var fi­nan­cia­ción ban­ca­ria.

So­bre lo ex­pues­to po­de­mos com­par­tir di­ver­sas opi­nio­nes. La pri­me­ra es que se tra­ta de prác­ti­cas que tie­nen con­se­cuen­cias ne­fas­tas. Por un la­do, ge­ne­ran gra­ves pér­di­das en los in­ver­so­res. En Es­ta­dos Uni­dos, se es­ti­ma que los frau­des con­ta­bles, cuan- do se des­cu­bren, pro­vo­can una caí­da me­dia del 38% de la co­ti­za­ción de las ac­cio­nes de las em­pre­sas afec­ta­das. Pro­vo­can el des­pi­do del 91% de los di­rec­ti­vos afec­ta­dos y el 14% aca­ban en la cár­cel. Ade­más, la pér­di­da de repu­tación de la em­pre­sa afec­ta­da per­ju­di­ca su evo­lu­ción fu­tu­ra lo que pro­vo­ca la pér­di­da de pues­tos de tra­ba­jo y en mu­chos ca­sos aca­ba con la des­apa­ri­ción de la em­pre­sa, co­mo su­ce­dió con En­ron o Leh­man Brot­hers, por ejem­plo. Tam­bién ge­ne­ran des­con­fian­za en los or­ga­nis­mos su­per­vi­so­res. Otros da­ños co­la­te­ra­les son el des­cré­di­to y po­si­bles san­cio­nes pa­ra los au­di­to­res, en ca­so de que ha­yan co­me­ti­do erro­res. De to­das for­mas, con­vie­ne no ol­vi­dar que a me­nu­do los pri­me­ros en­ga­ña­dos son los au­di­to­res. To­do ello, per­ju­di­ca la con­fian­za en el sis­te­ma lo que pue­de fre­nar la bue­na mar­cha de la eco­no­mía y de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

Una se­gun­da opi­nión es so­bre si son prác­ti­cas ad­mi­si­bles o no. En es­te sen­ti­do, hay quien de­fien­de que se pue­de men­tir por bue­nas ra­zo­nes, co­mo son evi­tar la de­ne­ga­ción de un cré­di­to u ob­te­ner fi­nan­cia­ción en una sa­li­da a bol­sa. Ma­quia­ve­lo, por ejem­plo, jus­ti­fi­ca­ba el en­ga­ño si la fi­na­li­dad era bue­na. Es­to es lo que pien­san a me­nu­do los que co­me­ten frau­des con­ta­bles. De to­das for­mas, hay un am­plio con­sen­so en que el frau­de con­ta­ble es in­mo­ral ya que des­pro­te­ge a ac­cio­nis­tas y acree­do­res. En la ma­yo­ría de los ca­sos el frau­de se ha­ce pa­ra be­ne­fi­ciar a los que mien­ten a cos­ta de per­ju­di­car a los en­ga­ña­dos, ya sean in­ver­so­res, ban­cos o los pro­pios em­plea­dos de la fir­ma. No po­de­mos ol­vi­dar que los usua­rios de las cuen­tas tie­nen de­re­cho a sa­ber la ver­dad so­bre una em­pre­sa. Por to­do ello, con­si­de­ro que el frau­de con­ta­ble es inacep­ta­ble.

Una ter­ce­ra opi­nión es so­bre có­mo ac­tuar cuan­do una em­pre­sa se de­te­rio­ra. Ya he­mos vis­to las con­se­cuen­cias ne­fas­tas del frau­de con­ta­ble. Por tan­to, no es una bue­na idea es­con­der los ma­los re­sul­ta­dos con en­ga­ños con­ta­bles ya que cuan­do se des­cu­bre el frau­de es mu­cho peor. Tam­po­co es bue­na idea ocul­tar la ma­la mar­cha de la em­pre­sa con me­di­das que pue­den pa­re­cer bue­nas a cor­to pla­zo pe­ro que a lar­go pla­zo hun­den la em­pre­sa. Un ejem­plo se­ría cuan­do una em­pre­sa que pier­de ven­tas, lo com­pen­sa ven­dien­do a clien­tes de ba­ja ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia que a me­dio pla­zo no pa­ga­rán las com­pras efec­tua­das. Es­ta me­di­da pue­de sos­te­ner las ven­tas du­ran­te unos me­ses, pe­ro an­tes de un año o dos los im­pa­gos pro­vo­ca­rán ma­les peo­res. Di­ver­sos es­tu­dios de­mues­tran que cuan­do una em­pre­sa tie­ne al­gún pro­ble­ma la me­jor op­ción es re­co­no­cer­lo dan­do in­for­ma­ción pun­tual so­bre lo que pa­sa y ex­po­ner las me­di­das que se van a to­mar pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción. Co­mo se di­ce a me­nu­do, el me­jor ne­go­cio es ser hon­ra­do.

Fi­nal­men­te, unas con­si­de­ra­cio­nes so­bre lo que pue­de ha­cer­se pa­ra mi­ni­mi­zar es­tos frau­des. Por su­pues­to, hay que in­ci­dir en las ba­ses éti­cas de la po­bla­ción y pa­ra ello es fun­da­men­tal el pa­pel de la edu­ca­ción y los va­lo­res que trans-

Tam­bién irían mu­cho me­jor las co­sas si nues­tros lí­de­res y go­ber­nan­tes tu­vie­sen com­por­ta­mien­tos éti­cos que fue­ran ins­pi­ra­do­res”

mi­ten las fa­mi­lias y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Se­ría desea­ble que em­pre­sas y di­rec­ti­vos tu­vie­sen me­nos pre­sión a cor­to pla­zo pa­ra cre­cer de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da­men­te y, en cam­bio, se va­lo­ra­se más la evo­lu­ción a lar­go pla­zo. Tam­bién irían me­jor las co­sas si nues­tros lí­de­res y go­ber­nan­tes tu­vie­sen com­por­ta­mien­tos éti­cos que fue­ran ins­pi­ra­do­res.

Otro as­pec­to cla­ve es la le­gis­la­ción y la jus­ti­cia. En Es­ta­dos Uni­dos, se ha­bla de la re­gla 10-80-10 que con­sis­te en con­si­de­rar que el 10% de la po­bla­ción nun­ca co­me­te­rá frau­des, ya sea por con­vic­cio­nes re­li­gio­sas, mo­ra­les o de otra na­tu­ra­le­za. Otro 10% siem­pre co­me­te­rá frau­de. Fi­nal­men­te, el 80% res­tan­te de la po­bla­ción no de­frau­da­rá si la nor­ma­ti­va lo po­ne di­fí­cil y los castigos son ejem­pla­res. Por tan­to, lo que se tra­ta es de ac­tuar pen­san­do en el 80% de la po­bla­ción con una bue­na le­gis­la­ción y una jus­ti­cia que sea rá­pi­da y ejem­pla­ri­zan­te.

GETTY IMAGES

La prin­ci­pal cau­sa del frau­de sue­le ser es­con­der el de­te­rio­ro que es­tá su­frien­do una em­pre­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.