La desigualdad por den­tro

La Vanguardia - Dinero - - SOCIEDAD - AL­FRE­DO PAS­TOR CÁ­TE­DRA IESE-BAN­CO SA­BA­DELL DE ECO­NO­MÍAS EMER­GEN­TES

En 1940, los bió­lo­gos nor­te­ame­ri­ca­nos Ray­mond Pearl y L.J Reed se pro­pu­sie­ron pre­ver el cre­ci­mien­to fu­tu­ro de la po­bla­ción de EE.UU. uti­li­zan­do la lla­ma­da cur­va lo­gís­ti­ca, que ha­bía te­ni­do cier­to éxi­to en su apli­ca­ción al es­tu­dio de cier­tas po­bla­cio­nes del reino ani­mal, co­mo la le­va­du­ra de la cer­ve­za. Los he­chos no es­tu­vie­ron a su fa­vor. Le­jos de des­ace­le­rar­se sua­ve­men­te co­mo pre­veía la cur­va, el cre­ci­mien­to se ace­le­ró: tras la abs­ti­nen­cia im­pues­ta por la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la na­ta­li­dad experimentó el gran au­men­to que hoy co­no­ce­mos co­mo el baby boom. Al­go más tar­de, en 1968, el en­to­mó­lo­go Paul Ehr­lich, un gran es­pe­cia­lis­ta en ma­ri­po­sas, anun­ció un au­men­to de la po­bla­ción mun­dial que de­be­ría ha­ber he­cho in­ha­bi­ta­ble, por es­tas fe­chas, nues­tro pe­que­ño pla­ne­ta: su li­bro, The Po­pu­la­tion Bomb, fue uno de los in­gre­dien­tes de la ola de pe­si­mis­mo que se apo­de­ró de Oc­ci­den­te en la se­gun­da mi­tad de los se­ten­ta. Tam­po­co acer­tó Ehr­lich: el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción se es­tá des­ace­le­ran­do, y hoy los de­mó­gra­fos pa­re­cen es­tar de acuer­do en que la po­bla­ción mun­dial se es­ta­bi­li­za­rá en torno a los ocho o nue­ve mil mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes a par­tir de la mi­tad de es­te si­glo. Al­gu­nos po­drán com­pro­bar si acier­tan es­ta vez. De esos fra­ca­sos se des­pren­de que la es­pe­cie hu­ma­na ex­hi­be una ca­pa­ci­dad en apa­rien­cia ili­mi­ta­da de adap­tar­se a las cir­cuns­tan­cias, y no de­ja de sor­pren­der a quie­nes la es­tu­dian. Si nos sor­pren­de al tra­tar de es­ti­mar el ta­ma­ño de una po­bla­ción, ¿qué no ha­rá cuan­do pre­ten­de­mos en­tre­ver las le­yes que pue­dan de­ter­mi­nar la evo­lu­ción de la desigualdad? Ha­brá que ser mo­des­tos, aun­que sea por fuer­za.

AR­MO­NÍA UNIVERSAL

An­te la per­sis­ten­cia de enor­mes de­sigual­da­des en­tre paí­ses ri­cos y po­bres po­de­mos con­so­lar­nos ima­gi­nan­do que la ren­ta per cá­pi­ta de los más po­bres se irá acer­can­do a la de los ri­cos, que al­can­zar la ar­mo­nía universal es só­lo cues­tión de tiem­po. Un pia­do­so

Du­ran­te dé­ca­das he­mos po­di­do pen­sar que el cre­ci­mien­to ocul­ta­ría el pro­ble­ma de la desigualdad; hoy es pru­den­te pen­sar que no”

de­seo, por­que la con­ver­gen­cia de ni­ve­les de vi­da se da en un nú­me­ro re­la­ti­va­men­te re­du­ci­do de paí­ses –aun­que al­guno, co­mo Chi­na, sea muy gran­de– y la mo­vi­li­dad, se­gún ilus­tra Mi­la­no­vic, es más fre­cuen­te en sen­ti­do des­cen­den­te que al re­vés. En la me­di­da en que la con­ver­gen­cia de­pen­de en gran par­te de la bue­na go­ber­na­ción de ca­da país no po­de­mos dar­la por des­con­ta­da. Y si se die­ra, ¿ha­cia dón­de se­rá? ¿Se­re­mos to­dos co­mo Lu­xem­bur­go, o co­mo Zim­ba­bue?

La his­to­ria re­cien­te nos en­se­ña que la con­ver­gen­cia se ha da­do ha­cia arri­ba: así mu­chos nos he­mos ido acer­can­do al ni­vel de Es­ta­dos Uni­dos, y no al re­vés, for­man­do así el club de los ri­cos; pe­ro es­tos son só­lo el 15% de la po­bla­ción mun­dial, con una ren­ta per cá­pi­ta que es un múl­ti­ple de la del res­tan­te 85%. Es, pues, con­ce­bi­ble que el pla­ne­ta no pue­da aco­mo­dar el gi­gan­tes­co au­men­to de la pro­duc­ción que ha­ría po­si­ble esa con­ver­gen­cia ha­cia arri- ba de la gran ma­yo­ría de la po­bla­ción; y con­ce­bi­ble, pues, que nos en­con­tre­mos a me­dio ca­mino en­tre No­rue­ga y Viet­nam. No se­ría de ex­tra­ñar que los paí­ses del ex­tre­mo su­pe­rior hi­cie­ran lo po­si­ble pa­ra evi­tar esa con­ver­gen­cia. No la de­mos, pues, co­mo un he­cho.

En el me­jor de los ca­sos, la con­ver­gen­cia de los ni­ve­les me­dios de ren­ta de los paí­ses no lle­va con­si­go una me­nor desigualdad en­tre sus ha­bi­tan­tes: bas­te re­cor-

No po­de­mos con­fiar en una eco­no­mía de mer­ca­do guia­da úni­ca­men­te por el in­te­rés in­di­vi­dual pa­ra re­me­diar in­jus­ti­cias”

dar el ca­so de Chi­na, don­de la ren­ta me­dia se ha mul­ti­pli­ca­do a la vez que ha au­men­ta­do la desigualdad. ¿Qué pue­de pa­sar en un país co­mo el nues­tro? Lo po­co que sa­be­mos no es muy es­pe­ran­za­dor: la desigualdad pa­re­ce ir en au­men­to; fuer­zas mal co­no­ci­das –la glo­ba­li­za­ción, la ex­ten­sión del co­mer­cio a los ser­vi­cios, el pro­gre­so téc­ni­co– se com­bi­nan pa­ra re­sul­tar en cre­ci­mien­tos del pro­duc­to sin au­men­tos del em­pleo, po­la­ri­za­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo, caí­da de la par­te de ren­ta que va a los sa­la­rios, con­cen­tra­ción de nue­vo cre­cien­te de la ri­que­za… pe­ro no cai­ga­mos, co­mo los bió­lo­gos an­tes ci­ta­dos, en la ten­ta­ción de pre­de­cir el fu­tu­ro. Es me­jor sa­car al­gu­nas lec­cio­nes del pa­sa­do y del pre­sen­te.

En el fon­do de al­gu­nos de los dra­mas del si­glo pa­sa­do se adi­vi­na la re­so­lu­ción de una si­tua­ción in­jus­ta, co­mo en la pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, que des­tru­yó el im­pe­rio del capital en los paí­ses con­ten­dien­tes, o la pre­sen­cia de un con­flic­to de dis­tri­bu­ción, co­mo en la cri­sis del pe­tró­leo, que pu­so fin a tres dé­ca­das de cre­ci­mien­to sos­te­ni­do en Oc­ci­den­te. Am­bos ejem­plos mues­tran que una so­lu­ción in­jus­ta no du­ra eter­na­men­te y que, si tar­da de­ma­sia­do en re­me­diar­se, ter­mi­na mal.

No po­de­mos con­fiar en una eco­no­mía de mer­ca­do guia­da úni­ca­men­te por el in­te­rés in­di­vi­dual pa­ra re­me­diar una si­tua­ción in­jus­ta, por­que a esa eco­no­mía, al mer­ca­do, se le pue­de pe­dir efi­cien­cia, pe­ro no jus­ti­cia. Du­ran­te dé­ca­das he­mos po­di­do pen­sar que el cre­ci­mien­to ocul­ta­ría el pro­ble­ma de la desigualdad. Hoy es más pru­den­te pen­sar que no se­rá así. Es un buen mo­men­to pa­ra echar mano de nues­tra enor­me ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción; sin re­nun­ciar a la per­se­cu­ción del in­te­rés in­di­vi­dual, que tan le­jos nos ha lle­va­do, pon­ga­mos a es­te in­te­rés en su si­tio y de­mos en­tra­da a otras exi­gen­cias y an­he­los, a otras vir­tu­des que se com­bi­nen pa­ra dar lu­gar a un mun­do más ha­bi­ta­ble. ¡Sor­pren­da­mos, una vez más, a los pe­si­mis­tas!

JE­RO­ME FA­VRE / BLOOMBERG

En Chi­na, la ren­ta me­dia se ha mul­ti­pli­ca­do a la vez que ha au­men­ta­do la desigualdad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.