Vi­vir sin mie­do a la Tra­mon­ta­na

An­te al mag­ní­fi­co es­ce­na­rio na­tu­ral de Port de la Sel­va, el es­tu­dio Ca­da­val & So­là-Mo­ra­les mul­ti­pli­ca las vis­tas y cap­ta el sol por un pa­tio

La Vanguardia - Dinero - - CASAS - Mar­ta Ro­drí­guez Bosch

Cuan­do los pro­pie­ta­rios de es­ta ca­sa, Mel y Geoff –ella aus­tra­lia­na, el in­glés, am­bos abo­ga­dos de la Cor­te pe­nal in­ter­na­cio­nal con re­si­den­cia en La Ha­ya– bus­ca­ban ar­qui­tec­to pa­ra rea­li­zar­la, con­tac­ta­ron con el des­pa­cho Ca­da­val & So­làMo­ra­les, a raíz de ver su tra­ba­jo en in­ter­net. El te­rreno es­ta­ba ya lo­ca­li­za­do y re­ser­va­do en Port de la Sel­va, aun­que to­da­vía sin ad­qui­rir. Pe­ro lo que no sa­bían es que la ar­qui­tec­ta Cla­ra So­làMo­ra­les con tan so­lo tres días de vida ya lle­gó a ese pue­ble­ci­to al nor­te de la Cos­ta Bra­va. Su pa­dre, re­co­no­ci­do ar­qui­tec­to ca­ta­lán, edi­fi­có allí, a fi­na­les de los años 70, una ca­sa pa­ra pa­sar las va­ca­cio­nes. Co­no­ce­do­res de la ex­tre­ma cli­ma­to­lo­gía de la zo­na, Ca­da­val y So­là-Mo­ra­les, en la pri­me­ra reunión con los clien­tes, les aler­ta­ron de que aque­lla par­ce­la es­ta­ba ex­pues­ta a los vien­tos más fuer­tes, la Tra­mon­ta­na, de has­ta 180 km/h en ese pun­to. Es­ta­ban a tiem­po de echar­se atrás. Pe­ro no se arre­dra­ron.

La mag­ní­fi­ca si­tua­ción y vis­tas so­bre el Me­di­te­rrá­neo, en el úl­ti­mo te­rreno en pri­me­ra lí­nea de mar, fren­te al Par­que Na­tu­ral del Cap de Creus, pe­sa­ron más.

El pai­sa­je era el gran va­lor y so­bre és­te, los ar­qui­tec­tos sus­ten­ta­ron el con­cep­to de la vi­vien­da, mul­ti­pli­can­do las vi­sio­nes. “El pro­yec­to –ex­pli­can– apues­ta por des­com­po­ner esa gran pa­no­rá­mi­ca en la su­ma de pe­que­ñas uni­da­des que en­cua­dran vis­tas dis­tin­tas”.

Des­de el ex­te­rior la ca­sa ad­quie­re el as­pec­to de una se­rie de cu­bos api­la­dos y orien­ta­dos en dis­tin­ta di­rec­ción. En el in­te­rior, ca­da uni­dad coin­ci­de con un uso dis­tin­to (co­me­dor, co­ci­na, es­tu­dio, dor­mi­to­rio), y fo­ca­li­za la mi­ra­da en­mar­can­do vis­tas. Es en la tran­si­ción de una a otra don­de se apre­cia el pai­sa­je com­ple­to. Al en­sam­blar las dis­tin­tas ca­jas se ge­ne­ra un es­pa­cio cen­tral a do­ble al­tu­ra que re­la­cio­na to­dos los de­más. Alo­ja la sa­la de es­tar abier­ta a to­do, que fun­cio­na como dis­tri­bui­dor.

En el desa­rro­llo del pro­yec­to, Eduar­do Ca­da­val y Cla­ra So­là-Mo­ra­les tam­bién tu­vie­ron que li­diar con otro con­di­cio­nan­te na­tu­ral. La par­ce­la orien­ta­da al nor­te, en al­gu­nas épo­cas del año prác­ti­ca­men­te no re­ci­be sol. De mo­do que ima­gi­na­ron la ca­sa como un gran gi­ra­sol, pa­ra atraer la ra­dia­ción so­lar al in­te­rior. Un pa­tio pos­te­rior, en­tre la ca­sa y la pro­pia ro­ca agres­te de la cos­ta lo per­mi­te. Es un es­pa­cio abier­to, pe­ro bien pro­te­gi­do, ideal pa­ra ins­ta­lar­se en los días de más viento. Y gra­cias a una su­ce­sión de ven­ta­na­les dis­po­ne de vis­tas so­bre el pro­fun­do azul del Me­di­te­rrá­neo.

La ca­sa dis­po­ne de 180 m2 de su­per­fi­cie dis­tri­bui­dos en dos plan­tas, y una cu­bier­ta ajar­di­na­da

EN LA COS­TA BRA­VA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.