La ne­ce­sa­ria rein­ven­ción de las in­dus­trias cul­tu­ra­les

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - EN­RIC LLARCH ECO­NO­MIS­TA

Cuan­do a me­dia­dos del si­glo XV Gu­ten­berg creó la im­pren­ta y pu­bli­có la Bi­blia, por pri­me­ra vez un pro­duc­to cul­tu­ral, como es el li­bro, en­tró en una di­ná­mi­ca de pro­duc­ción in­dus­trial y de di­fu­sión ma­si­va. Los co­pis­tas de los mo­nas­te­rios y de las uni­ver­si­da­des se fue­ron que­dan­do sin tra­ba­jo y fue­ron des­apa­re­cien­do los tex­tos iluminados de los có­di­ces, ver­da­de­ras obras de ar­te. Des­pués de la im­pren­ta, nuevos sis­te­mas de re­pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción con­vir­tie­ron bue­na par­te de las ex­pre­sio­nes cul­tu­ra­les –pin­tu­ra, mú­si­ca, tea­tro– en pro­duc­tos in­dus­tria­les de di­fu­sión ca­da vez más ma­si­va. Nun­ca como has­ta aho­ra ha­bía exis­ti­do un nú­me­ro tan ele­va­do de crea­do­res y de con­su­mi­do­res de pro­duc­tos cul­tu­ra­les a me­nu­do, eso sí, in­jer­ta­dos de los con­cep­tos de ocio y de es­pec­tácu­lo. Aho­ra, la trans­mi­sión di­gi­tal de es­te ti­po de con­te­ni­dos com­por­ta un nue­vo cam­bio de pa­ra­dig­ma de la pro­duc­ción y di­fu­sión cul­tu­ral só­lo equi­pa­ra­ble al de la im­pren­ta de Gu­ten­berg.

A di­fe­ren­cia del si­glo XV, hoy exis­te un gran nú­me­ro de em­pre­sas co­mer­cia­les que du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das ha­bían cons­trui­do ver­da­de­ros im­pe­rios de al­can­ce mun­dial a par­tir de la pro­duc­ción y di­fu­sión de con­te­ni­dos cul­tu­ra­les, como las ma­yo­res de Holly­wood, las gran­des dis­co­grá­fi­cas o los gru­pos editoriales, pa­ra no ha­blar de los gru­pos de co­mu­ni­ca­ción. Ade­más, hay mul­ti­tud de crea­do­res –es­tre­llas ci­ne­ma­to­grá­fi­cas y del rock, gran­des co­mu­ni­ca­do­res...– que se vuel­ven ri­cos, tan­to por el fru­to di­rec­to de su tra­ba­jo como por las ren­tas que ob­tie­nen en el mun­do del mar­ke­ting. A los pro­duc­tos cul­tu­ra­les se han aña­di­do los acon­te­ci­mien­tos de­por­ti­vos de ma­sas, don­de vol­ve­mos a en­con­trar gran­des em­pre­sas –en for­ma de clubs– y de­por­tis­tas de pro­yec­ción mun­dial y de in­gre­sos as­tro­nó­mi­cos. Pre­ci­sa­men­te, la trans­mi­sión te­le­vi­si­va de es­tos acon­te­ci­mien­tos se ha con­ver­ti­do en un ne­go­cio a tra­vés de los ca­na­les de TV de pa­go.

To­do es­te en­tra­ma­do de gran­des em­pre­sas y de pro­ta­go­nis­tas pri­vi­le­gia­dos se ve cues­tio­na­do cuan­do las TIC con­si­guen mul­ti­pli­car has­ta ex­tre­mos ca­si inima­gi­na­bles la di­fu­sión de es­te ti­po de con­te­ni­dos. Nuevos ope­ra­do­res se vuel­ven he­ge­mó­ni­cos por­que aho­ra el nú­cleo del ne­go­cio se ha des­pla­za­do des­de la ela­bo­ra­ción y la dis­tri­bu­ción tra­di­cio­nal del pro­duc­to a los nuevos ca­na­les de di­fu­sión. Los crea­do­res pri­vi­le­gia­dos y los ope­ra­do­res tra­di­cio­na­les in­ten­tan re­te­ner la frac­ción ma­yo­ri­ta­ria de los in­gre­sos del ne­go­cio, pe­ro las fa­ci­li­da­des tec­no­ló­gi­cas de re­pro­duc­ción de ca­li­dad y de di­fu­sión lo ha­cen ca­da vez más di­fí­cil y la par­te del león se la lle­van las gran- des ope­ra­do­ras de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

Las gran­des em­pre­sas tra­di­cio­na­les, to­da­vía muy im­por­tan­tes e in­flu­yen­tes, in­ten­tan con­di­cio­nar los go­bier­nos e im­po­ner se­ve­ras me­di­das de con­trol pa­ra que los con­su­mi­do­res pa­guen tam­bién por los con­te­ni­dos, pe­ro las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas y el mer­ca­do glo­bal ha­cen fra­ca­sar ca­da nue­vo in­ten­to. Los con­su­mi­do­res es­tán dis­pues­tos a vol­ver a uti­li­zar, aun­que no de for­ma ex­clu­si­va, los ca­na­les de di­fu­sión tra­di­cio­na­les y cuan­do, por ejem­plo, se ofre­cen pro­yec­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas por un ter­cio de su pre­cio ha­bi­tual, inun­dan los ci­nes. Hay quien in­ten­ta ven­der los con­te­ni­dos a tra­vés de los nuevos ca­na­les, pe­ro cuan­do ba­jar to­das las can­cio­nes de un dis­co des­de una pla­ta­for­ma di­gi­tal te cues­ta lo mis­mo que com­prar­lo en la tien­da, no es ex­tra­ño que el ne­go­cio sea li­mi­ta­do y que la ma­yo­ría no ten­ga nin­gu­na ma­la con­cien­cia pa­ra uti­li­zar un P2P pa­ra es­cu­char las can­cio­nes de mo­da.

El cam­bio de pa­ra­dig­ma de la di­fu­sión de la cul­tu­ra y el es­pec­tácu­lo obli­ga a las em­pre­sas del sec­tor a rein­ven­tar­se o a des­apa­re­cer. Una rein­ven­ción que pa­sa in­elu­di­ble­men­te por dis­mi­nuir los ele­va­dos már­ge­nes de ne­go­cio de los gran­des ope­ra­do­res tra­di­cio­na­les y de­vol­ver los cos­tes de pro­duc­ción a di­men­sio­nes mu­cho más ra­zo­na­bles. Los ar­tis­tas, crea­do­res y de­por­tis­tas ten­drán que re­ba­jar sus ex­pec­ta­ti­vas de ha­cer­se in­men­sa­men­te ri­cos y con­fiar la di­fu­sión re­tri­bui­da de su tra­ba­jo a su pre­sen­cia en vi­vo, sea en tea­tros, con­cier­tos o es­ta­dios. El con­jun­to del sec­tor tam­bién se ten­drá que des­in­flar y com­pri­mir. Y los go­bier­nos, más que tra­tar de po­ner puer­tas al cam­po, ten­drán que ase­gu­rar la via­bi­li­dad de la crea­ción de aque­llos más preo­cu­pa­dos por el ar­te y el go­ce per­so­nal que por el ne­go­cio.

Como los gran­des be­ne­fi­cia­rios de to­das es­tas trans­for­ma­cio­nes son las em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, bueno se­rá que con­tri­bu­yan a man­te­ner la crea­ti­vi­dad de ba­se que es la que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, aca­ba­rá ge­ne­ran­do con­te­ni­dos sus­cep­ti­bles de ser di­fun­di­dos a tra­vés de sus re­des. En Ca­ta­lun­ya, la ini­cia­ti­va de im­po­ner una fis­ca­li­dad es­pe­cí­fi­ca a es­tas ope­ra­do­ras pa­ra ayu­dar a la crea­ción de ba­se ha cho­ca­do otra vez con el Go­bierno es­pa­ñol. Como en tan­tos otros ca­sos, la reali­dad del in­te­rés ge­ne­ral se aca­ba­rá im­po­nien­do de­lan­te de aque­llos que de­fien­den los in­tere­ses de unos po­cos.

La rein­ver­sión im­pli­ca dis­mi­nuir los ele­va­dos már­ge­nes de ne­go­cio y re­co­lo­car los cos­tes de pro­duc­ción a unos ni­ve­les más ra­zo­na­bles” Los ar­tis­tas, crea­do­res y de­por­tis­tas ten­drán que re­ba­jar las ex­pec­ta­ti­vas sa­la­ria­les y con­fiar la di­fu­sión re­tri­bui­da a su pre­sen­cia en vi­vo”

LAURA GUE­RRE­RO

Un mo­men­to del en­sa­yo de la ce­re­mo­nia de los pre­mios Gau­dí del ci­ne ca­ta­lán de es­te año

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.