Pa­ra qué sir­ve el plan Junc­ker

La me­di­da de la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra des­blo­quear las in­ver­sio­nes pri­va­das pre­ten­de se­du­cir a los em­pre­sa­rios pe­ro co­rre el ries­go de lle­gar tar­de y de pro­du­cir efec­tos mo­des­tos

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - PIERGIORGIO M. SANDRI

Ome­jor to­da­vía: ¿sir­ve de al­go? A es­tas al­tu­ras, que­da cla­ro que el plan Junc­ker no se­rá un nue­vo plan Mars­hall, ni otro New Deal. Pe­ro es un pro­gra­ma muy am­bi­cio­so. Por lo me­nos en sus objetivos: se crea­rían has­ta 1,3 mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo y se mo­vi­li­za­rían ca­pi­ta­les equi­va­len­tes al 0,75% de la ri­que­za eu­ro­pea du­ran­te tres años.

El plan na­ce de un he­cho: la in­ver­sión pú­bli­ca en la UE ca­yó en­tre 2008 y 2013 más de un 20%. Junc­ker, bau­ti­za­do con cier­ta per­fi­dia por los me­dios bri­tá­ni­cos como “el al­qui­mis­ta”, pre­ten­de reac­ti­var la eco­no­mía, pe­ro sin crear más en­deu­da­mien­to pú­bli­co al apo­yar­se en el ca­pi­tal pri­va­do. ¿Có­mo?

El me­ca­nis­mo es com­ple­jo. Pe­ro los 21.000 mi­llo­nes de eu­ros que apor­ta­rán la UE y el Ban­co Eu­ro­peo de In­ver­sio­nes (BEI), gra­cias al apa­lan­ca­mien­to (se emi­ti­rá deu­da por otros 60.000 mi­llo­nes) y al ac­tuar como fon­do de ava­les de las in­ver­sio­nes pri­va­das, pon­drán en cir­cu­la­ción en el sis­te­ma un ca­pi­tal 15 ve­ces su­pe­rior al ini­cial. En re­su­men, di­cho fon­do se­rá quién ab­sor­ba los pri­me­ros ries­gos del pro­yec­to em­pre­sa­rial que naz­ca ba­jo el pa­ra­guas del plan Junc­ker. La idea es que los in­ver­so­res de es­ta ma­ne­ra pier­dan mie­do al ries­go y se ti­ren a la pis­ci­na, pa­ra po­ner en mar­cha aque­llos pla­nes de desa­rro­llo que te­nían en el ca­jón. Una con­di­ción esen­cial es que es­tos sean via­bles, y nuevos, es de­cir que no es­tu­vie­ran pre­vis­tos an­tes.

Se tra­ta de ini­cia­ti­vas con un ries­go su­pe­rior al ha­bi­tual y que no se ha­brían lle­va­do a ca­bo ba­jo las con­di­cio­nes ac­tua­les. El plan Junc­ker tam­bién apor­ta­rá di­ne­ro pa­ra fi­nan­ciar em­pre­sas con me­nos de 3.000 em­plea­dos.

Ya cir­cu­la una lis­ta con 2.000 po­si­bles pro­yec­tos de re­ci­bir una fi­nan­cia­ción, aun­que Es­pa­ña no ha men­cio­na­do una lis­ta con­cre­ta, tal vez pa­ra no le­van­tar fal­sas ex­pec­ta­ti­vas. No ha­brá cuo­tas re­gio­na­les, geo­grá­fi­cos o sec­to­ria­les. Las de­ci­sio­nes de in­ver­sión se to­ma­rán con cri­te­rios eco­nó­mi­cos y em­pre­sa­ria­les por un co­mi­té de ex­per­tos in­de­pen­dien­tes ele­gi­dos por la UE. Fal­tan mu­chos de­ta­lles to­da­vía y se pre­vé que pa­ra sep­tiem­bre el fon­do es­té ope­ra­ti­vo. Po­cas son las vo­ces crí­ti­cas en con­tra del plan Junc­ker. Pe­ro al mis­mo tiem­po tam­bién es di­fí­cil en­con­trar al­guien que se en­tu­sias­me. Pa­ra los ex­per­tos con­sul­ta­dos, es un pro­yec­to ti­bio, len­to y de efec­tos in­cier­tos.

“Des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co, es apre­cia­ble el cam­bio de re­tó­ri­ca. Los eu­ro­peos no te­ne­mos eu­ro­bo­nos. No te­ne­mos ca­pa­ci­dad de im­po­ner im­pues­tos nuevos. Es­te plan no es otra co­sa que el re­fle­jo de una de- bi­li­dad”, co­men­ta con rea­lis­mo un ne­go­cia­dor de la Co­mi­sión de Em­pleo de la Eu­ro­cá­ma­ra.

Sin em­bar­go la pri­me­ra in­cóg­ni­ta son los im­por­tes. Es­te di­ne­ro ini­cial de la UE pro­ce­de de otros re­cur­sos pre­su­pues­ta­rios. “Es­tos mi­llo­nes se han sa­ca­do de par­ti­das que se des­ti­na­ban a otras co­sas, como investigación y desa­rro­llo. Y las uni­ver­si­da­des es­tán que tri­nan”, ad­mi­te el ne­go­cia­dor. Lue­go es­tá el as­pec­to que se re­fie­re a las can­ti­da­des.

“Es un pro­yec­to po­si­ti­vo pe­ro no ten­drá im­pac­to. Los pla­zos de actua- ción son lar­gos. No hay que ha­cer­se de­ma­sia­das ilu­sio­nes. Los vo­lú­me­nes no son ele­va­dos. Si es un ins­tru­men­to an­ti­cí­cli­co, en­ton­ces lle­ga tar­de. Por­que la re­cu­pe­ra­ción ya es­tá aquí”, va­lo­ra Lorenzo Co­dogno, ex eco­no­mis­ta je­fe pa­ra Eu­ro­pa de Bank of America y del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía de Ita­lia.

Otro as­pec­to es có­mo se van a se­lec­cio­nar los pro­yec­tos. Ya se em­pie­za a ha­blar de que po­drán cons­ti­tuir­se pla­ta­for­mas geo­grá­fi­cas o sec­to­ria­les pa­ra agru­par­los. El pro­ble­ma es que al­gu­nos es­ta­dos miem­bros, como Ale­ma­nia, Fran­cia o Ita­lia, han apor­ta­do di­ne­ro a es­te fon­do. Y es fá­cil que va­yan a pre­ten­der al­go a cam­bio. Por ejem­plo, que los pro­yec­tos se lle­ven a ca­bo ma­yo­ri­ta­ria­men­te en su país, se­gún la ló­gi­ca del ba­rrer pa­ra ca­sa. Lo peor se­ría que el plan Junc­ker aca­be con un for­ce­jeo en­tre los paí­ses miem­bros.

Es­pa­ña apor­ta me­dian­te el ICO ca­si seis ve­ces me­nos que los paí­ses an­tes men­cio­na­dos. ¿Pue­de que­dar­se con las ma­nos va­cías? Ofi­cial­men­te, no tie­ne por­qué. La se­lec­ción de los pro­yec­tos só­lo mi­ra la ren­ta­bi­li­dad, no el pa­sa­por­te. Pe­ro que­dan mu­chos in­te­rro­gan­tes. Lorenzo Co­dogno po­ne el si­guien­te: “¿Qué sen­ti­do tie­ne pa­ra es­tos paí­ses par­ti­ci­par en un fon­do cuan­do el Es­ta­do po­dría fi­nan­ciar di­rec­ta­men­te pro­yec­tos en su ca­sa? La pre­gun­ta es en­ton­ces: ¿qué ven­ta­jas su­po­ne lle­var a ca­bo es­te plan en un mar­co eu­ro­peo? Pa­re­ce que se quie­ran sen­tar las ba­ses de un fu­tu­ro pre­su­pues­to de la UE,

al­go que hoy por hoy no exis­te”.

Pe­ro aun­que la in­ver­sión con­si­ga luz verde, po­co se sa­be so­bre el ter­ma del mar­co re­gu­la­to­rio. Na­die dis­cu­te que sea una bue­na idea plan­tear una gran in­fra­es­truc­tu­ra trans­na­cio­nal, pe­ro ¿se­gu­ro que no exis­ten mar­cos le­ga­les (por no de­cir am­bien­ta­les) que im­pi­den ha­cer­la?

“No es ver­dad que ha­ya una ca­ren­cia de fon­dos pa­ra pro­yec­tos trans­fron­te­ri­zos de va­lor aña­di­do. Lo que fal­tan son pro­yec­tos vá­li­dos. Por­que los real­men­te im­por­tan­tes es­tán blo­quea­dos por in­tere­ses po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos”, afir­ma Daniel Gros, di­rec­tor del CEPS, un think tank de Bru­se­las. En es­te sen­ti­do, Gros sos- tie­ne que se hu­bie­ra te­ni­do que in­te­grar pre­via­men­te los mer­ca­dos eu­ro­peos de la ener­gía como con­di­ción pre­via a la pre­sen­ta­ción de un nue­vo plan. “La eco­no­mía eu­ro­pea es­tá es­tan­ca­da no por fal­ta de in­ver­sio­nes, sino por una com­bi­na­ción de ra­len­ti­za­ción de­mo­grá­fi­ca y baja pro­duc­ti­vi­dad. En es­te sen­ti­do, fo­men­tar nue­vas in­ver­sio­nes po­dría aca­bar sien­do un ob­je­ti­vo equi­vo­ca­do, cuan­do la prio­ri­dad hu­bie­ra si­do im­pul­sar el con­su­mo”, des­ta­ca.

Asi­mis­mo, se ha­bla mu­cho de in­fra­es­truc­tu­ras pe­ro el te­ji­do em­pre­sa­rial eu­ro­peo es­tá com­pues­to en su ma­yo­ría por py­mes, que se­rán las que se lle­van la par­te me­nor del pas­tel. Jo­sep Martínez Vi­la, con­se­je­ro de­le­ga­do de Sa­ba, aun­que re­co­no­ce que “si no hu­bie­ra exis­ti­do el plan Junc­ker se hu­bie­ra te­ni­do que in­ven­tar” des­ta­ca que se­ría desea­ble que se pres­ta­ra es­pe­cial aten­ción a las py­mes de 250 em­plea­dos, que son las que tie­nen más di­fi­cul­ta­des de fi­nan­cia­ción.

En­tre los em­pre­sa­rios, los que al fi­nal van a lle­var­se al pe­so de la ini­cia­ti­va, hay sen­ti­mien­tos mix­tos. Gio­van­ni Cas­te­lluc­ci, con­se­je­ro de­le­ga­do de la con­ce­sio­na­ria de au­to­pis­tas Atlan­tia es más es­cép­ti­co so­bre la ac­tua­ción del plan. “Con to­da la li­qui­dez que hay en cir­cu­la­ción, si un pro­yec­to no se ha lle­va­do a ca­bo has­ta aho­ra es por­que con to­da pro­ba­bi­li­dad ha­bría ge­ne­ra­do pér­di­das sí o sí”, des­ta­ca. “Pe­ro ade­más hay un pro­ble­ma téc­ni­co: se ha­bla de ini­cia­ti­vas que se im­ple­men­ta­rán a lo lar­go de tres años, pe­ro al mis­mo tiem­po tie­nen que ser ra­di­cal­men­te nue­vas y que hay que pre­sen­tar­las en po­cos me­ses. Ideas em­pre­sa­ria­les de es­ta en­ver­ga­du­ra no se pue­den im­pro­vi­sar. Así que se aca­ba­rá se­lec­cio­nan­do ideas ya bas­tan­te de­fi­ni­das, que, por al­gún mo­ti­vo. no han arran­ca­do to­da­vía”, sub­ra­ya.

La clave es como se iden­ti­fi­ca­rán es­tos pro­yec­tos. Giu­sep­pe Rec­chi, pre­si­den­te de Te­le­com Ita­lia, dio la bien­ve­ni­da al plan Junc­ker por­que evi­ta­rá que se aca­be construyen­do “ca­te­dra­les en el de­sier­to” pe­ro se­ña­la que se po­dría lle­gar al ab­sur­do de que el sec­tor pú­bli­co en­tre en com­pe­ten­cia con el pri­va­do. “Si hay pro­yec­tos, por ejem­plo, de co­ne­xión de ban­da an­cha que em­pre­sas pe­que­ñas re­nun­cia­ron a lle­var a ca­bo por fal­ta de re­cur­sos, se pro­du­ci­ría una si­tua­ción pa­ra­dó­ji­ca si aho­ra, gra­cias a las ayu­das pú­bli­cas del plan Jun­ker, se vie­ran ca­pa­ces de com­pe­tir con aque­llas em­pre­sas con más múscu­lo fi­nan­cie­ro”.

Pa­ra el pre­si­den­te de En­de­sa, Bor­ja Pra­do, el plan Junc­ker es la “he­rra­mien­ta idó­nea” pa­ra re­cu­pe­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad de los sec­to­res es­tra­té­gi­cos y con­so­li­dar un mer­ca­do úni­co eu­ro­peo. Con la vis­ta pues­ta en las ciu­da­des in­te­li­gen­tes, la em­pre­sa ya ha pre­sen­ta­do al Go­bierno es­pa­ñol pro­yec­tos pa­ra el plan Junc­ker por 7.200 mi­llo­nes de eu­ros.

Ha­cer es­ti­ma­cio­nes es di­fí­cil. Pe­ro los des­em­plea­dos en la UE lle­gan a los 24 mi­llo­nes, Y es­to no lo arre­gla­rá el plan Junc­ker. Tam­bién hay que re­cor­dar que an­tes ya hu­bo pla­nes co­mu­ni­ta­rios si­mi­la­res que se que­da­ron en pa­pel mo­ja­do. Des­de una ini­cia­ti­va de De­lors de 1993 so­bre I+D has­ta el pac­to por el Cre­ci­mien­to y Em­pleo de ju­nio del 2012, no se cum­plie­ron las ex­pec­ta­ti­vas.

A di­fe­ren­cia de los fon­dos es­truc­tu­ra­les, que pre­ten­den co­rre­gir des­equi­li­brios te­rri­to­ria­les, los pro­yec­tos que abar­can la lis­ta Junc­ker só­lo mi­ran la ren­ta­bi­li­dad. Y los re­tor­nos más ele­va­dos sue­len dar­se en las re­gio­nes más di­ná­mi­cas. ¿Se co­rre el ries­go de in­cre­men­tar con es­te plan las de­sigual­da­des en Eu­ro­pa?

El lla­ma­do plan Junc­ker no pa­sa­rá a la his­to­ria como el plan Mars­hall. Su im­pac­to va a ser mí­ni­mo y tar­dío. Pe­ro con los ins­tru­men­tos ac­tua­les que dis­po­ne la UE es pro­ba­ble­men­te lo úni­co que se pue­da ha­cer

AKOS STI­LLER/BLOOM­BERG

Lí­neas de al­ta ten­sión jun­to a tur­bi­nas eó­li­cas en Nic­kels­dorf (Aus­tria)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.