Quien re­sis­te, ga­na

Los ba­ro­nes del PP pier­den los ner­vios al com­pro­bar que la me­jo­ra eco­nó­mi­ca no se con­vier­te en vo­tos

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER -

Ma­riano Ra­joy con­si­de­ra que el úni­co ca­mino que tie­ne es el de man­te­ner­se fir­me en la sen­da mar­ca­da has­ta aho­ra

MA­RIANO GUINDAL

“Lo ob­vio es lo real” y pa­ra Ma­riano Ra­joy lo más im­por­tan­te hoy es asen­tar la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía. En su opi­nión, es­ta es la me­jor op­ción, por no de­cir la úni­ca, pa­ra que el PP ga­ne las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Sin em­bar­go, has­ta el mo­men­to no le es­tá dan­do los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos a pe­sar de que el In­di­ca­dor de Sen­ti­mien­to Eco­nó­mi­co se si­túa en el pun­to más al­to des­de ha­ce ca­tor­ce años.

Los mi­nis­tros es­tán des­mo­ra­li­za­dos, pe­se a que aún man­tie­nen la es­pe­ran­za de que exis­te un vo­to ocul­to que an­tes o des­pués aca­ba­rá aflo­ran­do. Los da­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos no pue­den ser me­jo­res. El pro­pio Luis de Guin­dos re­co­no­ce en pri­va­do que no se po­día ima­gi­nar lo que es­tá pa­san­do: el PIB cre­ce a un rit­mo del 3%; se po­drá ter­mi­nar el ejer­ci­cio con la crea­ción de 800.000 em­pleos ne­tos; la ta­sa del des­em­pleo en ju­nio se si­tua­rá por de­ba­jo de la que ha­bía de­ja­do Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en no­viem­bre de 2011; los ti­pos de in­te­rés cer­ca del 1%: “Si es­to me lo hu­bie­sen di­cho ha­ce tres años, cuan­do es­tá­ba­mos a pun­to de ser in­ter­ve­ni­dos y la fu­ga de ca­pi­ta­les su­pe­ra­ban los 250.000 mi­llo­nes no me lo hu­bie­ra creí­do”.

Pe­ro es­ta me­jo­ría eco­nó­mi­ca no se tra­du­ce en vo­tos. De he- cho, el par­ti­do gu­ber­na­men­tal ca­da vez va peor. Los son­deos que ma­ne­ja la Mon­cloa no de­jan lu­gar a du­das: el PP ob­ten­dría hoy en torno al 30% de los vo­tos, por lo que lo­gra­ría unos 135 es­ca­ños, lo que su­po­ne per­der más de 50. Po­de­mos es­ta­ría en el ran­go del 25%, lo que le da­ría al­go más de 90 es­ca­ños, mien­tras que el PSOE se que­da­ría en el en­torno del 20%, por lo que ob­ten­dría unos 75, mien­tras que Ciu­da­da­nos al no lle­gar al 10% se que­da­ría con unos 12. “De man­te­ner­se la si­tua­ción se ne­ce­si­ta­rían al me- nos tres fuer­zas po­lí­ti­cas pa­ra for­mar Go­bierno, lo que pro­vo­ca­ría una gran ines­ta­bi­li­dad que pon­dría en pe­li­gro lo que se ha con­se­gui­do con tan­to sa­cri­fi­cio”, ase­gu­ran en los círcu­los del po­der.

Pe­ro ¿por qué?, se pre­gun­tan. Las res­pues­tas son múl­ti­ples: la re­cu­pe­ra­ción aún no le es­tá lle­gan­do a la ma­yo­ría; aún hay mu­chos pa­ra­dos; to­da­vía no se ha re­ma­ta­do la lim­pie­za de la co­rrup­ción; hay un dé­fi­cit po­lí­ti­co; fa­lla la co­mu­ni­ca­ción; los ciu­da­da­nos es­tán ca­brea­dos por el sa­cri­fi­cio del ajus­te; la subida de im­pues­tos; la re­ba­ja de sa­la­rios...

Pro­ba­ble­men­te sea un po­co de to­do o sim­ple­men­te es­ta­mos an­te la mis­ma ra­zón que hi­zo que Wins­ton Chur­chill per­die­ra las elec­cio­nes en 1945 fren­te al la­bo­ris­ta Cle­ment Attlee tras ha­ber ga­na­do la II Gue­rra Mun­dial, des­pués de pro­me­ter su cé­le­bre: “San­gre, su­dor y lá­gri­mas”.

An­te es­ta dis­yun­ti­va, Ra­joy con­si­de­ra que el úni­co ca­mino que tie­ne es el de man­te­ner­se fir­me en la sen­da mar­ca­da. Es una fór­mu­la que le ha da­do siem­pre bue­nos re­sul­ta­dos. Cuan­do to­do el mun­do le pre­sio­na­ba pa­ra que pi­die­se el res­ca­te lo que hi­zo fue de­jar de leer los pe­rió­di­cos, no co­ger el te­lé­fono y fu­mar­se un pu­ro. Has­ta Emi­lio Bo­tín le pi­dió que ti­ra­se la toa­lla. Lo mis­mo hi­zo cuan­do per­dió las elec­cio­nes en el 2004 y en 2008 fren­te a Za­pa­te­ro. Sin ol­vi­dar como con­si­guió ser el su­ce­sor de Az­nar fren­te a Ra­to o Ma­yor Ore­ja cuan­do so­bre el pa­pel era el can­di­da­to que te­nía me­nos pro­ba­bi­li­da­des. En Es­pa­ña, como de­cía Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la, “quien re­sis­te, ga­na”.

Por tan­to, el pre­si­den­te no tie­ne la me­nor in­ten­ción de aflo­jar en la re­duc­ción del dé­fi­cit pú­bli­co, que pa­ra el año que vie­ne hay que li­mi­tar al 3% fren­te al 4,2% del PIB pre­vis­to pa­ra el pre­sen­te ejer­ci­cio. Como di­ce en pri­va­do uno de sus prin­ci­pa­les co­la­bo­ra­do­res: “no tie­ne sen­ti­do to­mar me­di­das po­pu­lis­tas como nos re­cla­man al­gu­nos ba­ro­nes del par­ti­do, por­que pa­ra eso ya es­tán otros. Nues­tra for­ta­le­za es­tá pre­ci­sa­men­te en el ri­gor y en la pre- vi­si­bi­li­dad. Ma­riano Ra­joy es un hom­bre muy pre­vi­si­ble y esa es la car­ta que te­ne­mos que ju­gar aun­que los nues­tros nos di­gan que va­mos con ore­je­ras”.

Sin em­bar­go, es­ta vo­lun­tad de hie­rro se pue­de que­brar si el 24 de ma­yo el PP su­fre una nue­va de­rro­ta como la de An­da­lu­cía (como to­do ha­ce pre­ver). Eso sig­ni­fi­ca­ría que mi­les de al­tos car­gos mu­ni­ci­pa­les y au­to­nó­mi­cos se quedarían en pa­ro, lo que in­cre­men­ta­ría el ma­les­tar ya exis­ten­te en el par­ti­do con­ser­va­dor. Pe­ro a pe­sar de ello a Ra­joy no le que­da más re­me­dio que man­te­ner la po­lí­ti­ca del ri­gor, aun­que pue­da ha­cer al­gún gui­ño a sus vo­tan­tes.

De he­cho, un de­bi­li­ta­mien­to del bi­par­ti­dis­mo como pro­nos­ti­can las en­cues­tas en fa­vor de los nuevos par­ti­dos emer­gen­tes, les po­dría ve­nir muy bien de ca­ra a las ge­ne­ra­les. Pre­vi­si­ble­men­te pro­du­ci­rá un fuer­te des­ba­ra­jus­te a la ho­ra de for­mar ma­yo­rías, tan­to en los ayun­ta­mien­tos como en las CC.AA. Eso per­mi­ti­ría vi­sua­li­zar los efec­tos ne­ga­ti­vos de la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, lo que in­cli­na­ría el vo­to de los in­de­ci­sos a fa­vor de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les.

Si, ade­más, Ar­tur Mas cum­ple su com­pro­mi­so de ce­le­brar las elec­cio­nes ca­ta­la­nas el 27 de sep­tiem­bre y el re­sul­ta­do es fa­vo­ra­ble a los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas y de la iz­quier­da ra­di­cal, el sen­ti­mien­to de des­ba­ra­jus­te se­ría ma­yor y po­dría fun­cio­nar el lla­ma­do “vo­to del mie­do”.

A eso jue­ga Ra­joy y hay quien man­tie­ne que le pue­de sa­lir bien la ju­ga­da.

DA­NI DUCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.