Di­rec­tor ge­ne­ral del gru­po Eco­no­com en Es­pa­ña

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - Nor­ber­to Ga­lle­go

El con­tex­to fi­nan­cie­ro, esen­cial pa­ra una em­pre­sa cu­yo ne­go­cio tra­di­cio­nal ha si­do el arren­da­mien­to de so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, se ha es­ta­bi­li­za­do. Gra­cias a es­te fac­tor –ase­gu­ra Án­gel Ben­gui­gui, res­pon­sa­ble del gru­po Eco­no­com en Es­pa­ña– aflo­ran los clien­tes con vo­lun­tad de ini­ciar pro­yec­tos o de re­to­mar los pos­ter­ga­dos. Es­te se­gun­do as­pec­to es alen­ta­dor pa­ra dos de las em­pre­sas com­po­nen­tes del gru­po, Osia­tis y Er­mes­tel, de­di­ca­das a la pres­ta­ción de ser­vi­cios de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción.

A fi­na­les de mar­zo, Ben­gui­gui es­tu­vo en Bar­ce­lo­na y ha­bló con Di­ne­ro so­bre la co­yun­tu­ra del sec­tor. El gru­po fran­cés ce­rró 2014 con au­men­to de sus in­gre­sos en Es­pa­ña y un au­men­to del 15% de su plan­ti­lla. ¿Se ha des­pe­ja­do la in­cer­ti­dum­bre que fre­na­ba las in­ver­sio­nes en TI? No del to­do. Que­dan in­cóg­ni­tas como es­ta de­fla­ción des­co­no­ci­da pa­ra mí en to­da mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Es pron­to pa­ra sa­ber qué efec­tos ten­drá a me­dio pla­zo, pe­ro nos he­mos en­con­tra­do con si­tua­cio­nes en las que, an­te una pe­ti­ción de co- ti­zar por la re­no­va­ción de un ser­vi­cio que ve­nía­mos pres­tan­do des­de ha­ce 3 años, al­gún com­pe­ti­dor ha tor­pe­dea­do nues­tra ofer­ta ba­jan­do la su­ya has­ta en un 25%. Eco­nó­mi­ca­men­te es in­sen­sato, a me­nos que crean que po­drán ba­jar más los cos­tes la­bo­ra­les. ¿Y qué han he­cho us­te­des? Un clien­te pue­de adop­tar dis­tin­tas pos­tu­ras, pe­ro la más in­te­li­gen­te es ase­gu­rar­se de que el pro­vee­dor va a cum­plir con la ca­li­dad de ser­vi­cio que pro­me­te. Aun así, yo pue­do com­pren­der que ese clien­te tam­bién vi­ve ba­jo la pre­sión de ba­jar sus cos­tes. En ca­sos así, he­mos evi­ta­do en­trar en el jue­go de ‘va­mos a ver quién co­ti­za más ba­ra­to’. Cuan­do el ne­go­cio de arren­da­mien­to se pu­so di­fí­cil, Eco­no­com op­tó por abrir nue­vas lí­neas, y en­tre el 2012 y el 2013 com­pró un par de em­pre­sas. ¿Có­mo ha sa­li­do la ju­ga­da? Mag­ní­fi­ca­men­te. La di­ver­si­fi­ca­ción ha si­do in­te­li­gen­te y opor­tu­na; va a con­ti­nuar. Aho­ra mis­mo, es­ta­mos bus­can­do opor­tu­ni­da­des de ex­pan­sión en dis­tri­bu­ción y ser­vi­cios, por­que en arren­da­mien­to ya te­ne­mos di­men­sión su­fi­cien­te pa­ra cre­cer or­gá­ni­ca­men­te. Ade­más, Er­mes­tel, una de las em­pre­sas que compramos, te­nía pre­sen­cia en Mé­xi­co, un mer­ca- do en el que es­ta­mos acom­pa­ñan­do a bue­nos clien­tes españoles en su in­ter­na­cio­na­li­za­ción. Eco­no­com co­ti­za en la bol­sa Eu­ro­next ¿Có­mo van de re­sul­ta­dos? En 2014, el gru­po ha fac­tu­ra­do 2.093 mi­llo­nes de eu­ros, un 18,4% más que un año an­tes, y el plan es­tra­té­gi­co 2017 pre­vé lle­gar a 3.000 mi­llo­nes, con un equi­li­brio en­tre ser­vi­cios y arren­da­mien­to. Pa­ra al­can­zar­lo, ten­dre­mos que re­for­zar la ac­ti­vi­dad de ser­vi­cios, que nos per­mi­ti­ría man­te­ner un be­ne­fi­cio ope­ra­ti­vo re­cu­rren­te del 5%, una ba­se ra­zo­na­ble pa­ra se­guir in­vir­tien­do. So­mos una com­pa­ñía que a sus ac­cio­nis­tas les pro­po­ne un cre­ci­mien­to de va­lor a me­dio pla­zo, no ale­grías pa­sa­je­ras. ¿Qué am­bien­te ha de­tec­ta­do en su en­cuen­tro con clien­tes ca­ta­la­nes? La cri­sis ha si­do par­ti­cu­lar­men­te fuer­te en Ca­ta­lun­ya, y cree­mos que po­de­mos apor­tar mu­cho pa­ra la re­cu­pe­ra­ción. No so­mos ad­ve­ne­di­zos: ECS, una com­pa­ñía que compramos en 2010, te­nía su se­de en Ca­ta­lun­ya, y hoy es una fi­lial que si­gue te­nien­do aquí su se­de. Er­mes­tel, en cam­bio, te­nía po­ca ac­ti­vi­dad, pe­ro des­de la ad­qui­si­ción la he­mos re­for­za­do. Eco­no­com no ha acu­di­do a los con­cur­sos con­vo­ca­dos por la Ge­ne­ra­li­tat. Al­gu­nos com­pe­ti­do­res lo hi­cie­ron, y se lle­va­ron los con­tra­tos. ¿Aca­so no se fían de la ad­mi­nis­tra­ción? No es eso, por fa­vor. En to­da Es­pa­ña las ad­mi­nis­tra­cio­nes ne­ce­si­tan mo­der­ni­zar su do­ta­ción de TI, y en mu­chos ca­sos lo re­suel­ven con so­lu­cio­nes que po­dría­mos apor­tar. Pe­ro las res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­rias son las que son, y Ca­ta­lun­ya con­fir­ma la re­gla. Por cier­to, me cons­ta que al­gu­nas em­pre­sas de TI de re­nom­bre, no es­tán con­ten­tas con las de­ci­sio­nes que to­ma­ron al res­pec­to. Re­co­noz­co que Eco­no­com no tie­ne los ri­ño­nes de esas em­pre­sas, pe­ro aquí en Ca­ta­lun­ya te­ne­mos clien­tes con arrai­go, que es­tán in­vir­tien­do y se­gui­rán in­vir­tien­do. Por eso es­ta­mos aquí y que­re­mos que se no­te que es­ta­mos aquí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.