Quién com­pra un cas­ti­llo

En Ca­ta­lun­ya, como en el res­to de Es­pa­ña, hay un con­si­de­ra­ble ‘stock’ de ex­ten­sas pro­pie­da­des se­ño­ria­les ca­ta­lo­ga­das en ven­ta, aun­que se cie­rran muy po­cas ope­ra­cio­nes al año

La Vanguardia - Dinero - - MERCADOS - Mar Cla­ra­mon­te Un en­torno de le­yen­da.

To­da­vía hoy en día exis­ten en nues­tro país cen­te­na­res de cas­ti­llos, pa­la­cios e in­clu­so an­ti­guas aba­días ca­ta­lo­ga­das como Bien Cul­tu­ral de In­te­rés Na­cio­nal que son de ti­tu­la­ri­dad pri­va­da. Se tra­ta de un pa­tri­mo­nio de al­to va­lor his­tó­ri­co que, tras pa­sar de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción a ve­ces du­ran­te si­glos den­tro de la mis­ma fa­mi­lia, los pro­pie­ta­rios no pue­den o no quie­ren man­te­ner y po­nen a la ven­ta. Fre­cuen­te­men­te, su pre­cio no tie­ne tan­to que ver con su an­ti­güe­dad, es­ta­do de con­ser­va­ción o su­per­fí­cie de la edi­fi­ca­ción y las tie­rras como por su si­tua­ción geo­grá­fi­ca. “Hay ca­sas se­ño­ria­les in­men­sas y bien man­te­ni­das en si­tios na­da tu­rís­ti­cos por 500.000 eu­ros que val­drían for­tu­nas si es­tu­vie­ran en otra zo­na”, ex­pli­ca Robert Me­ne­tray, pro­pie­ta­rio de La­nçois Do­val Ges­tión Pa­tri­mo­nial, que tie­ne en car­te­ra unas 2.000 pro­pie­da­des sin­gu­la­res en Es­pa­ña, unas 200 de ellas en Ca­ta­lun­ya. MUY DI­FÍ­CI­LES DE VEN­DER Como des­ta­ca Her­man Tops, ge­ren­te de An­tic Ma­sia, em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en fin­cas rús­ti­cas con al­gu­nos cas­ti­llos y de­ce­nas de ca­sas se­ño­ria­les en ofer­ta, “al­gu­nas es­ta­ban fue­ra de pre­cio y se han adap­ta­do a la si­tua­ción ac­tual y otras no, de­pen­de del pro­pie­ta­rio y la ne­ce­si­dad que ten­ga. Úl­ti­ma­men­te veo más gen­te que pre­gun­ta por es­te ti­po de pro­pie­da­des, pe­ro no se cie­rran más de una o dos ope­ra­cio­nes al año”.

Po­cos par­ti­cu­la­res es­tán in­tere­sa­dos en ad­qui­rir una pro­pie­dad de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, que en la ac­tua­li­dad se des­ti­nan prin­ci­pal­men­te a ne­go­cios de hos­te­le­ría y res­tau­ra­ción y se­des cor­po­ra­ti­vas, aun­que ade­más, “al­gu­nas fun­da­cio­nes ex­tran­je­ras com­pran pa­ra in­ver­tir”, se­ña­la Tops. EL MI­TO DEL COM­PRA­DOR FO­RÁ­NEO “La gran com­pli­ca­ción es que quien ven­de, ven­de sen­ti­mien­to, y quien com­pra, com­pra pie­dras y bus­ca ren­ta­bi­li­dad”, ar­gu­men­ta Me­ne­tray, quien aña­de que “la sin­gu­la­ri­dad tie­ne un pre­cio, pe­ro hay quien cree que ven­drá gen­te de fue­ra y com­pra­rá lo que sea a cual­quier ci­fra y no es así. Hay mu­cha le­yen­da so­bre los com­pra­do­res ame­ri­ca­nos y ru­sos, que aun­que sí se que­dan con al­go, son po­cos y sue­len li­mi­tar­se a las zo­nas cer­ca­nas a la cos­ta, igual que los in­gle­ses. Pe­ro los que com­pran las fin­cas in­te­rio­res (don­de hay más ofer­ta) son del país”.

Pro­ba­ble­men­te el pro­duc­to más atrac­ti­vo por su com­po­nen­te le­gen­da­rio sea el cas­ti­llo de ori­gen me­die­val. En Ca­ta­lun­ya se ven­den unos po­cos au­tén­ti­cos, a me­nu­do ni se anun­cian y los que lo ha­cen no pu­bli­can su pre­cio, lo que con­tri­bu­ye a agran­dar su ha­lo de mis­te­rio.

LA­NÇOIS DO­VAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.