Re­fle­ja­dos en el si­glo XXI

En las úl­ti­mas fe­rias del sec­tor son unas de las pie­zas de las que se pre­sen­tan más no­ve­da­des

La Vanguardia - Dinero - - MERCADOS - Mar­ta Ro­drí­guez Bosch Nuevos efec­tos óp­ti­cos.

El es­pe­jo Fran­cis –ex­pli­ca su crea­do­ra Cons­tan­ce Guis­set– sur­ge a raíz de ex­pe­ri­men­tar con pig­men­tos di­si­pán­do­se en el agua. Y el re­sul­ta­do de una oxi­da­ción bri­llan­te”. An­te el su­ge­ren­te efec­to, la di­se­ña­do­ra fran­ce­sa desa­rro­lló la pie­za, que aso­cia tan­to a los ves­ti­gios de óxi­do de los es­pe­jos an­ti­guos como a una pa­le­ta de ma­qui­lla­je. Los co­lo­res in­ten­sos y vo­lá­ti­les del pe­rí­me­tro se re­fle­jan den­tro de la su­per­fi­cie del es­pe­jo, fi­ja­dos me­dian­te im­pre­sión di­gi­tal. Guis­set, a fin de lo­grar la in­cli­na­ción ha­cia de­lan­te pro­pia de los es­pe­jos ve­ne­cia­nos, ha di­se­ña­do tam­bién mi­nu­cio­sa­men­te el envés, li­ge­ra­men­te con­ve­xo y con el pun­to de sus­pen­sión en el cen­tro de la cir­cun­fe­ren­cia. OR­NA­MEN­TO IN­TERNO Fue­ron pre­ci­sa­men­te los vi­drie­ros ve­ne­cia­nos quie­nes des­cu­brie­ron la ma­ne­ra de ma­nu­fac­tu­rar es­pe­jos pla­nos, allá por el año 1500. Des­de en­ton­ces es­te ele­men­to ca­paz no so­lo de re­fle­jar­nos a no­so­tros mis­mos, sino tam­bién de am­pliar los es­pa­cios en una vi­vien­da y re­ver­be­rar la luz no ha va­ria­do mu­cho. Ex­cep­to por los mar­cos con los que a lo lar­go de los si­glos ha si­do ves­ti­do. Con mol­du­ras más o me­nos la­bra­das que han ido evo­lu­cio­nan­do al rit­mo de los es­ti­los ar­tís­ti­cos y de­co­ra­ti­vos de ca­da épo­ca. En la ac­tua­li­dad, des­de el mun­do del di­se­ño se abor­da el es­pe­jo des­de nuevos án­gu­los. Los ele­men­tos de­co­ra­ti­vos se ad­hie­ren a la pro­pia ta­bla de cris­tal azo­ga­do o al me­tal que re­fle­ja lo que tie­ne de­lan­te. Y los mar­cos o bien des­apa­re­cen o for­man par­te con­sus­tan­cial de la pie­za. VI­DRIOS TIN­TA­DOS Si el tin­te en agua­das en­mar­ca des­de den­tro la ima­gen que re­fle­ja el es­pe­jo Fran­cis, pro­du­ci­do por Pe­tit Fri­tu­re, en el mo­de­lo Mask de la mis­ma edi­to­ra, un en­tra­ma­do de fi­nas lí­neas in­va­de to­da la pie­za. Su di­se­ña­dor Fe­de­ri­co Flo­ria­ni di­ce ha­ber­se ins­pi­ra­do en los de­ta­lles or­na­men­ta­les de me­tal que re­for­za­ban las puer­tas an­ti­guas del sur de Ita­lia. No obs­tan­te, al re­con­ver­tir­los en de­co­ra­ción grá­fi­ca so­bre el es­pe­jo, la ima­gen que se le apa­re­ció fue de mas­ca­ra pin­ta­da so­bre la ca­ra de un cha­mán. Los va­ria­dos mo­ti­vos geo­mé­tri­cos que­dan se­ri­gra­fia­dos so­bre tres for­mas re­cor­ta­das dis­tin­tas.

El he­xá­gono, rombo y óva­lo (es­tos dos úl­ti­mos al­can­zan el 1,20 cen­tí­me­tros de al­to) van ade­más tin­ta­dos en to­nos bron­ce, plo­mo y co­ral, ga­nan­do en pre­sen­cia. Otra pie­za sin­gu­lar es el es­pe­jo Loop di- se­ña­do por el es­tu­dio Front pa­ra la fir­ma Po­rro. Po­dría aso­ciar­se a esos es­pe­jos de to­ca­dor que en la an­ti­güe­dad se vie­ron in­flui­dos en su ta­ma­ño y for­ma por las pe­lu­cas y pei­na­dos de la épo­ca. En reali­dad se tra­ta de un ejem­plar de con­si­de­ra­ble en­ver­ga­du­ra (87 cen­tí­me­tros de al­to y 37 cen­tí­me­tros de pro­fun­do) idea­do como una re­in­ter­pre­ta­ción con­tem­po­rá­nea del ar­te de ta­llar ma­de­ra. El mar­co tu­bu­lar la­ca­do en ne­gro se ha tor­sio­na­do has­ta di­bu­jar un la­zo. Ese loop que le da nom­bre en la par­te in­fe­rior adop­ta una po­si­ción ho­ri­zon­tal, como es­tan­te-es­pe­jo. Un es­ti­li­za­do de­ta­lle de­co­ra­ti­vo con el que las tres di­se­ña­do­ras sue­cas que com­po­nen Front tra­zan en el es­pa­cio el sím­bo­lo de in­fi­ni­to y jue­gan con nuevos re­fle­jos. ME­TAL PU­LI­DO Otro di­se­ño esen­cial que tam­bién in­cor­po­ra es­te ti­po de re­cur­so es Si­de de Sé­bas­tien Cor­do­lea­ni. Lo edi­ta Mous­ta­che en dos ta­ma­ños, el ma­yor mi­de 60 x 40 cen­tí­me­tros. Igual que los pri­me­ros es­pe­jos de la an­ti­güe­dad rea­li­za­dos con me­tal muy pu­li­do, es­te par­te de una im­po­lu­ta y bru­ñi­da ho­ja de ace­ro que el di­se­ña­dor ha ple­ga­do en dos de sus la­dos. Los do­ble­ces es­pe­ja­dos ac­túan como ele­men­to au­to por­tan­te, tan­to ho­ri­zo­nal como ver­ti­cal, pa­ra co­lo­car so­bre una me­sa, una con­so­la o en el sue­lo. Pe­ro tam­bién como mar­co par­cial y su­per­fi­cie que aña­de otras imá­ge­nes re­fle­ja­das.

Es­tos mo­de­los son so­lo al­gu­nos ejem­plos de las nue­vas pers­pec­ti­vas a tra­vés del es­pe­jo que pro­po­nen los di­se­ña­do­res con­tem­po­rá­neos, pe­ro hay mu­chos más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.