Pro­di: “Es un com­ple­men­to útil pe­ro in­su­fi­cien­te”

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Ro­mano Pro­di, ex­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, juz­ga el plan de su su­ce­sor como una idea que “va en la bue­na di­rec­ción”, pe­ro que “no es su­fi­cien­te pa­ra cam­biar la ca­ra de Eu­ro­pa”. En una en­tre­vis­ta con es­te dia­rio, al mar­gen de un ac­to de es­ta se­ma­na or­ga­ni­za­do por el Iese y la Cá­ma­ra de Co­mer­cio Ita­lia­na, Pro­di cree que la ini­cia­ti­va co­mu­ni­ta­ria es “un com­ple­men­to útil, pe­ro de mo­des­tas di­men­sio­nes”.

Pa­ra el il Pro­fes­so­re, el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es más sen­si­ble a fac­to­res ex­ter­nos del mer­ca­do que a los anun­cios de pla­nes de in­ver­sión. Y ci­ta como ejem­plo el plan de ex­pan­sión mo­ne­ta­ria del BCE o la ac­tual ba­ja­da del pre­cio del pe­tró­leo. “En to­do ca­so –pro­nos­ti­ca– los efec­tos del plan se­rían de­ma­sia­do tar­díos.

Ro­mano Pro­di re­co­no­ce, no obs­tan­te, que si hu­bie­ra es­ta­do en el lu­gar de Junc­ker du­da “que se pu­die­ra ha­ber he­cho mu­cho más”. El po­lí­ti­co ita­liano se­ña­la, en par­ti­cu­lar, como cual­quier es­tra­te­gia pa­ra di­na­mi­zar el cre­ci­mien­to y for­ta­le­cer el mer­ca­do eu­ro­peo cho­ca con mu­chas re­sis­ten­cias de los es­ta­dos miem­bros.

Su aná­li­sis del ac­tual si­tua­ción eu­ro­pea es ta­jan­te. “Hoy to­do ha cam­bia­do. Es más im­por­tan­te lo que de­ci­da Drag­hi que lo que se cue­za en Bru­se­las. Pe­ro so­bre to­do es Ale­ma­nia la que man­da”, di­jo.“Du­ran­te mi man­da­to de­fen­dí que Eu­ro­pa era una her­mo­sa unión de mi­no­rías, pe­ro aho­ra to­do se ha des­equi­li­bra­do. To­do es mun­do es­tá pen­dien­te de lo que di­ga el Bun­des­tag en lu­gar del Par­la­men­to de Es­tras­bur­go”.

Pro­di, que li­de­ró la Co­mi­sión en­tre 1999 y 2004, pa­só a la his­to­ria por de­cir que el pac­to de Es­ta­bi­li­dad era una nor­ma “es­tú­pi­da” Aho­ra, ca­si diez años des­pués, ha vuel­to a la car­ga. “La aus­te­ri­dad tam­bién es es­tú­pi­da. En los pri­me­ros cua­tro años de la cri­sis fue al­go jus­to, pe­ro aho­ra im­po­ner­la es una lo­cu­ra. Hay que com­bi­nar el cre­ci­mien­to con la equi­dad y hay paí­ses que es­tán en con­di­cio­nes di­fí­ci­les. Pe­ro, una vez más, Ale­ma­nia ha lo­gra­do im­po­ner su doc­tri­na”. Pa­ra re­afir­mar el con­cep­to, el ita­liano re­cu­rre a es­ta ima­gen. “An­tes los ale­ma­nes nos de­cían que te­nía­mos que ha­cer los de­be­res. Pe­ro por lo me­nos nos de­ja­ban el cua­derno y el bo­lí­gra­fo so­bre có­mo ha­cer­los. Aho­ra ni eso. Se han que­da­do has­ta el bo­li”. Ro­mano Pro­di con­fie­sa que cuan­do es­tu­vo en Bru­se­las in­ten­tó fo­men­tar una alian­za en­tre Es­pa­ña, Ita­lia y Fran­cia pa­ra equi­li­brar los po­de­res en la Unión, pe­ro ad­mi­te que no fue po­si­ble.

Con to­do, cree que es ne­ce­sa­rio se­guir tra­ba­jan­do en el pro­yec­to eu­ro­peo aun­que ha­ya per­di­do su atrac­ti­vo, pa­ra fre­nar el au­ge de los po­pu­lis­mos y se­guir com­pi­tien­do en el al­dea glo­bal. “Eu­ro­pa ha de­ja­do de ser un sue­ño. Pe­ro es que aho­ra se ha con­ver­ti­do en una ne­ce­si­dad”, ad­vir­tió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.