¿Bien­ve­ni­do mís­ter Mars­hall?

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - AL­BERT CA­RRE­RAS SE­CRE­TA­RIO GE­NE­RAL DEL DE­PAR­TA­MEN­TO DE ECO­NO­MÍA Y CO­NO­CI­MIEN­TO

Des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial Es­pa­ña no pu­do par­ti­ci­par en el Plan Mars­hall. Su po­si­cio­na­mien­to po­lí­ti­co se lo im­pe­día. La ria­da de pros­pe­ri­dad que re­pre­sen­tó el Plan Mars­hall pa­ra Eu­ro­pa que­dó fi­ja­da en el ima­gi­na­rio po­pu­lar. En Es­pa­ña, la au­sen­cia del Plan Mars­hall fue un fra­ca­so do­lo­ro­so del ré­gi­men del Ge­ne­ral Fran­co. La pe­lí­cu­la de Ber­lan­ga re­cor­da­ba, en tono iró­ni­co, la au­sen­cia es­pa­ño­la. Mís­ter Mars­hall no se de­te­nía en el pue­blo que tan­to lo es­pe­ra­ba, pa­sa­ba de lar­go.

Des­de que el 7 de no­viem­bre la Con­se­lle­ria d’Eco­no­mia y Co­nei­xe­ment de la Ge­ne­ra­li­tat re­ci­bió la pe­ti­ción del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da y Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas de ha­cer­le lle­gar una lis­ta de pro­yec­tos pa­ra cum­plir con la pe­ti­ción de la task for

ce crea­da por la Co­mi­sión Eu­ro­pea pa­ra iden­ti­fi­car ne­ce­si­da­des de in­ver­sión, he­mos es­ta­do du­dan­do si la his­to­ria se re­pe­ti­ría y di­se­ñan­do como evi­tar­lo.

En só­lo cin­co días (in­clui­dos dos de fin de se­ma­na) se te­nía que lle­nar un for­mu­la­rio de­ta­lla­do con una lis­ta de pro­yec­tos de in­ver­sión cla­ves, que te­nían que cum­plir una se­rie de con­di­cio­nes: in­ver­sión mí­ni­ma de un mi­llón de eu­ros, ser eco­nó­mi­ca­men­te via­bles, que se pu­die­ran em­pe­zar a eje­cu­tar an­tes del 2018, que tu­vie­ran ini­cial­men­te ba­rre­ras fi­nan­cie­ras o re­gu­la­to­rias que di­fi­cul­ta­ran su rea­li­za­ción, con es­pe­cial én­fa­sis en pro­yec­tos pri­va­dos y en co­la­bo­ra­cio­nes pú­bli­co-pri­va­das, en sec­to­res que fo­men­ta­ran la pro­duc­ti­vi­dad, la com­pe­ti­ti­vi­dad, el cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble y el em­pleo. La ho­ja de so­li­ci­tud se acom­pa­ña­ba de una lis­ta de sec­to­res ele­gi­bles.

La rá­pi­da mo­vi­li­za­ción téc­ni­ca cris­ta­li­zó en una lis­ta de 185 pro­yec­tos con una in­ver­sión glo­bal de 16.000 mi­llo­nes de eu­ros. Una lis­ta que ha­brá que ir mo­di­fi­can­do sen­si­ble­men­te a lo lar­go del tiem­po a me­di­da que se va­yan con­cre­tan­do las mu­chas in­cer­ti­dum­bres que to­da­vía hay so­bre el plan, con el ob­je­ti­vo de op­ti­mi­zar los re­cur­sos a los que Ca­ta­lun­ya pue­de te­ner ac­ce­so. Mien­tras, la lis­ta de pro­yec­tos per­ma­ne­ce abier­ta a to­das las ini­cia­ti­vas que pue­dan lle­gar des­de el sec­tor pri­va­do ca­ta­lán, in­clu­yen­do las py­mes.

El pre­si­den­te Jean-Clau­de Junc­ker ha des­ple­ga­do una in­ten­sa ac­ti­vi­dad pa­ra im­pul­sar su plan de in­ver­sio­nes. Ha con­se­gui­do que to­do el mun­do ha­bla­ra del Plan Junc­ker. Des­de el Go­bierno de Ma­drid, nin­gu­na reac­ción. Un mu­tis­mo pro­fun­dí­si­mo que no au­gu­ra la de­fen­sa de los in­tere­ses de Ca­ta­lun­ya. Des­de Bru­se­las la aten­ción es­tá pues­ta en có­mo se pon­drá en mar­cha el Plan. Las in­cer­ti­dum­bres to­da­vía son mu­chas pe­ro la Co­mi­sión Eu­ro­pea ya ha pre­sen­ta­do una pro­pues­ta de Re­gla­men­to pa­ra la crea­ción de un Fon­do Eu­ro­peo pa­ra In­ver­sio­nes Es­tra­té­gi­cas, que se pre­vé apro­bar y po­ner en mar­cha en ve­rano del 2015. No ha­brá una dis­tri­bu­ción pre­via de re­cur­sos ni por paí­ses ni por sec­to­res. Los pro­yec­tos se­rán es­co­gi­dos por un co­mi­té de ex­per­tos in­de­pen­dien­te, en ba­se a cri­te­rios téc­ni­cos y no po­lí­ti­cos. Se crea­rá una Re­ser­va eu­ro­pea de pro­yec­tos de in­ver­sión y un Cen­tro eu­ro­peo de ase­so­ra­mien­to a la in­ver­sión, pa­ra ha­cer más vi­si­bles y más atrac­ti­vas las opor­tu­ni­da­des de in­ver­sión exis­ten­tes en la UE y atraer así en los po­ten­cia­les in­ver­so­res...

El Plan Junc­ker pre­ten­de mo­vi­li­zar una in­ver­sión de como mí­ni­mo 315.000 mi­llo­nes de eu­ros, pe­ro só­lo 21.000 se­rían apor­ta­cio­nes co­mu­ni­ta­rias (16.000 mi­llo­nes en for­ma de ga­ran­tías con car­go al pre­su­pues­to de la UE y 5.000 mi­llo­nes de apor­ta­cio­nes del Ban­co Eu­ro­peo de In­ver­sio­nes). El res­to de re­cur­sos los ten­dría que apor­tar prin­ci­pal­men­te el sec­tor pri­va­do. El pre­si­den­te Junc­ker quie­re ob­te­ner los 16.000 mi­llo­nes que apor­ta­ría el pre­su­pues­to de la UE de aho­rros a rea­li­zar en otros pla­nes como los de investigación e in­no­va­ción, lo que ha cau­sa­do la alar­ma al Par­la­men­to eu­ro­peo: ¿se quie­re po­ten­ciar la in­ver­sión fí­si­ca en de­tri­men­to de la in­ver­sión en ca­pi­tal hu­mano? Eso iría en con­tra de to­do lo que sa­be­mos que se tie­ne que ha­cer pa­ra pro­mo­ver cre­ci­mien­to y com­pe­ti­ti­vi­dad.

La mo­vi­li­za­ción fre­né­ti­ca ini­cial de pro­yec­tos que el Es­ta­do nos pi­dió a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas no ge­ne­ró una lis­ta com­bi­na­da de to­das ellas pre­sen­ta­da por el Es­ta­do a la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Al con­tra­rio, el Go­bierno es­pa­ñol, a di­fe­ren­cia del res­to de paí­ses eu­ro­peos, no pre­sen­tó una lis­ta de­ta­lla­da de pro­yec­tos. Sim­ple­men­te una úni­ca ho­ja con un cua­dro re­su­men por sec­to­res, con una in­ver­sión glo­bal a eje­cu­tar en el pe­rio­do 2015-2017 por im­por­te de 53.000 mi­llo­nes, sin que se ha­ya po­di­do ave­ri­guar si en es­te cua­dro es­tán o no in­clui­dos, to­tal o par­cial­men­te, los pro­yec­tos pre­sen­ta­dos por las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. La im­pre­sión de que ju­ga­mos en cam­po con­tra­rio se re­fuer­za cuan­do el Go­bierno del Es­ta­do que nos ten­dría que de­fen­der como mo­tor eco­nó­mi­co ac­túa con cri­te­rios du­do­sos y opa­ci­dad.

El Go­vern de la Ge­ne­ra­li­tat tra­ba­ja en me­jo­rar y re­for­zar la se­lec­ción de pro­yec­tos pú­bli­cos, pri­va­dos o pú­bli­co-pri­va­dos con la eva­lua­ción eco­nó­mi­co-fi­nan­cie­ra y el aná­li­sis cos­te-be­ne­fi­cio. Se tra­ta de es­co­ger los más atrac­ti­vos de ca­ra a las exi­gen­cias de la Co­mi­sión Eu­ro­pea y de re­ci­bir to­das las pro­pues­tas y ayu­dar en que los me­jo­res pro­yec­tos se im­pon­gan en los pro­ce­sos se­lec­ti­vos eu­ro­peos por su va­lía, cuen­ten o no con el apo­yo po­lí­ti­co del go­bierno es­pa­ñol.

Los pro­ce­di­mien­tos de se­lec- ción que has­ta aho­ra se han di­se­ña­do ofre­cen es­pe­ran­zas que los me­jo­res pro­yec­tos ga­na­rán. Nos es­ta­mos pre­pa­ran­do pa­ra po­der ofre­cer los pro­yec­tos más atrac­ti­vos, me­jor es­tu­dia­dos y más sin­to­ni­za­dos con los prin­ci­pios que quie­re im­pul­sar la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Eso im­pli­ca huir de las con­si­de­ra­cio­nes es­tric­ta­men­te po­lí­ti­cas y re­for­zar las con­si­de­ra­cio­nes téc­ni­cas de ca­li­dad de las in­ver­sio­nes, que son las que nos pue­den per­mi­tir ga­nar.

Una eco­no­mía como la ca­ta­la­na, em­pre­sa­rial­men­te den­sa y di­ná­mi­ca, que es­tá fun­cio­nan­do con to­do ti­po de li­mi­ta­cio­nes por fal­ta de in­ver­sio­nes apro­pia­das, po­drá -es­ta­mos con­ven­ci­dos– pre­sen­tar pro­yec­tos atrac­ti­vos a es­ca­la eu­ro­pea. Tra­ba­ja­mos pa­ra ga­nar el desafío, pa­ra evi­tar que mís­ter Junc­ker pa­se de lar­go.

OLI­VIER HOSLET / EFE

El pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean-Clau­de Junc­ker

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.