La nue­va ley de Au­di­to­ría: un tex­to a me­jo­rar

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

JOAN B. CA­SAS

DE­CANO CO­LE­GIO DE ECO­NO­MIS­TAS DE CA­TA­LUN­YA Des­de la en­tra­da en vi­gor de la ley 19/1988 de 12 de ju­lio de Au­di­to­ría de Cuen­tas, mo­di­fi­ca­da en pos­te­rio­ri­dad por va­rias dis­po­si­cio­nes le­ga­les, la re­vi­sión de las Cuen­tas Anua­les de las em­pre­sas pa­ra pro­fe­sio­na­les ex­ter­nos ha si­do mo­ti­vo de de­ba­te, en es­pe­cial cuan­do se ha pro­du­ci­do al­gún es­cán­da­lo em­pre­sa­rial, li­ga­do a la po­ca ve­ra­ci­dad de la in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra. (En­ron en Es­ta­dos Uni­dos y Pes­ca­no­va en el Es­ta­do es­pa­ñol, en­tre mu­chos otros). La reac­ción ha si­do la de cues­tio­nar­se el al­can­ce real de los tra­ba­jos de la au­di­to­ría ex­ter­na y, como con­se­cuen­cia, la pre­sión pa­ra mo­di­fi­car su mar­co le­gal.

La re­cien­te en­tra­da en las Cor­tes del pro­yec­to de ley de Au­di­to­ría, que in­cor­po­ra a la le­gis­la­ción es­pa­ño­la la di­rec­ti­va y re­gla­men­to co­mu­ni­ta­rios so­bre au­di­to­ría de cuen­tas, se ins­cri­be en la con­vic­ción de que hay que re­for­zar la cre­di­bi­li­dad de las re­vi­sio­nes con­ta­bles pa­ra dar con­fian­za a los mer­ca­dos y a los usua­rios so­bre la in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra.

La im­por­tan­cia de la in­for­ma­ción con­ta­ble es in­dis­cu­ti­ble. La glo­ba­li­za­ción de los mer­ca­dos y la cre­cien­te com­ple­ji­dad de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca no han he­cho más que acen­tuar­la. No hay con­tro­ver­sia aquí en­tre pro­fe­sio­na­les, usua­rios y Ad­mi­nis­tra­ción. Eso no es obs­tácu­lo, de to­dos mo­dos, pa­ra que al­gu­nos as­pec­tos del pro­yec­to de ley sean con­si­de­ra­dos por par­te del sec­tor po­co idó­neos pa­ra con­se­guir el ob­je­ti­vo de ha­cer de la au­di­to­ría ex­ter­na un ins­tru­men­to útil en los mer­ca­dos y, a la vez, que re­fuer­ce tam­bién al con­jun­to de la pro­fe­sión. Se­ría desea­ble, por lo tan­to, que en el trá­mi­te par­la­men­ta­rio se me­jo­ra­ra el tex­to en al­gu­nos as­pec­tos esen­cia­les de la ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal, con la con­di­ción de que nin­gu­na de es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes tie­ne que afec­tar al ob­je­ti­vo bá­si­co de la au­di­to­ría, so­bre el cual no hay dis­cre­pan­cias.

En primer lu­gar, en el tex­to, ba­jo una apa­rien­cia muy ca­suís­ti­ca y de­ta­lla­da, se in­clu­yen con­cep­tos de un pro­nun­cia­do sub­je­ti­vis­mo en su in­ter­pre­ta­ción. Se­rían ejem­plos la re­fe­ren­cia a que el au­di­tor tie­ne que ser y “pa­re­cer” in­de­pen­dien­te (de he­cho es­ta de­fi­ni­ción ya exis­te en la ley vi­gen­te), el con­ti­nua­do re­cur­so a la “im­por­tan­cia re­la­ti­va” en las in­com­pa­ti­bi­li­da­des (a pe­sar de la fa­mi­lia­ri­dad de los au­di­to­res con el con­cep­to, no siem­pre es de fá­cil va­lo­ra­ción) o bien, tam­bién en lo re­fe­ren­te a la in­de­pen­den­cia del au­di­tor, a aque­llas si­tua­cio­nes en que se pue­de ge­ne­rar o “per­ci­bir” un con­flic­to de in­tere­ses.

El pro­yec­to de ley, ins­pi­rán­do­se en la nor­ma­ti­va co­mu­ni­ta­ria, pre­vé unas obli­ga­cio­nes es­pe­cí­fi- cas pa­ra las de­no­mi­na­das En­ti­da­des de In­te­rés Pú­bli­co (EIP), en con­cre­to las de te­ner co­mi­tés de au­di­to­ría, la ela­bo­ra­ción de in­for­mes adi­cio­na­les y ex­ten­sas nor­mas de trans­pa­ren­cia pa­ra las em­pre­sas au­di­to­ras. La con­si­de­ra­ción de in­te­rés Pú­bli­co re­co­mien­da que la in­for­ma­ción sea ade­cua­da a es­ta cir­cuns­tan­cia y, con to­da se­gu­ri­dad, obe­de­ce a una de­man­da del mer­ca­do.

El pro­yec­to de ley no in­clu­ye, de to­dos mo­dos, las ca­rac­te­rís­ti- cas de­fi­ni­to­rias de las EIP, ya que se re­mi­te en el fu­tu­ro re­gla­men­to, pe­ro en la des­crip­ción vi­gen­te, al con­jun­to del Es­ta­do es­pa­ñol nos encontraríamos con una ci­fra de 6.000 en­ti­da­des, que re­pre­sen­tan más del 11% del to­tal de au­di­to­rías vo­lun­ta­rias, un por­cen­ta­je muy dis­tan­te de la de los es­ta­dos de nues­tro en­torno co­mu­ni­ta­rio, don­de la me­dia es­tá en 800 EIP. El con­jun­to de obli­ga­cio­nes que afec­tan a es­tas en­ti­da­des y a sus au­di­to­res ha­ce del to­do re­co­men­da­ble una cla­ra de­fi­ni­ción de su al­can­ce que re­duz­ca su nú­me­ro y lo si­túe más cohe­ren­te­men­te en lo que re­pre­sen­ta su pe­so en el con­jun­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la. Es­ta pos­tu­ra es de­fen­di­da tam­bién por el Con­se­jo de Es­ta­do en su in­for­me so­bre el pro­yec­to de ley.

Un ca­pí­tu­lo apar­te me­re­ce el te­ma de las in­com­pa­ti­bi­li­da­des, de enor­me tras­cen­den­cia en el tra­ba­jo del au­di­tor ya que afec­ta a la esen­cia de su tra­ba­jo que es el de la in­de­pen­den­cia en re­la- Hay que re­for­zar la cre­di­bi­li­dad de las re­vi­sio­nes con­ta­bles pa­ra dar con­fian­za en la in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra a mer­ca­dos y usua­rios”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.