El fi­nal de la im­pu­ni­dad

Aca­bar con la co­rrup­ción es un im­pe­ra­ti­vo eco­nó­mi­co, no só­lo éti­co

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - MA­RIANO GUINDAL

En la me­di­da en que la co­rrup­ción es in­he­ren­te a la na­tu­ra­le­za hu­ma­na re­sul­ta inú­til exi­gir al Go­bierno que ter­mi­ne con ella por muy desea­ble que sea; lo que sí es­tá en sus ma­nos es que aca­be con la im­pu­ni­dad. Pa­ra con­se­guir­lo tie­ne que le­gis­lar, vi­gi­lar y cas­ti­gar, da­do que una so­cie­dad co­rrup­ta es una so­cie­dad in­jus­ta y atra­sa­da en la que no se pue­de vi­vir. Como di­ce mi ami­go el pro­fe­sor Luis Ga­ri­cano: “Aca­bar con la co­rrup­ción es un im­pe­ra­ti­vo eco­nó­mi­co, no só­lo éti­co”.

El “ca­so Ra­to” ha pues­to de ma­ni­fies­to que al­go es­tá cam­bian­do en Es­pa­ña. Lo que era po­si­ble ha­cer ha­ce unos años ya no es­tá per­mi­ti­do. Se ha pues­to en mar­cha un pro­ce­so de re­ge­ne­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal del que na­die es­ca­pa. Siem­pre ha­brá quien pue­da caer en la ten­ta­ción de sal­tar­se las re­glas, pe­ro sa­be que si le pi­llan ten­drá que pa­gar un al­tí­si­mo pre­cio y eso es muy di­sua­so­rio.

La de­ten­ción téc­ni­ca del que fue­ra vi­ce­pre­si­den­te de Go­bierno con Jo­sé Ma­ría Az­nar; el en­car­ce­la­mien­to del que fue pre­si­den­te de las Ba­lea­res Jau­me Ma­tas o del que ha si­do te­so­re­ro del PP Jesús Bár­ce­nas, por no ha­blar de la impu­tación de quien fue pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Jor­di Pu­jol o de los que os­ten­ta­ron la pre­si­den­cia de la Jun­ta de An­da­lu­cía Jo­sé An­to­nio Gri­ñán o Ma­nuel Cha­ves, ha su­pues­to un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la re­cien­te his­to­ria es­pa­ño­la. Ni si­quie­ra la fa­mi­lia real ha po­di­do es­ca­par de la fis­ca­li­za­ción de la jus­ti­cia. En bre­ve, muy pro­ba­ble­men­te ve­re­mos a Iña­ki Ur­dan­ga­rin, al cu­ña­do del Rey Fe­li­pe VI, in­gre­san­do en pri­sión.

Des­de la lle­ga­da de Ma­riano Ra­joy a La Mon­cloa el 20 de di­ciem­bre del 2011 se han impu­tado a 1.600 per­so­nas de to­dos los par­ti­dos y ten­den­cias po­lí­ti­cas y se han abier­to cua­tro­cien­tos ca- sos re­la­cio­na­dos con la co­rrup­ción. Es­to se ha pro­du­ci­do como con­se­cuen­cia de la pre­sión de la opi­nión pú­bli­ca y de las de­nun­cias de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que han for­za­do a los po­lí­ti­cos a ac­tuar.

Por tan­to, la re­ge­ne­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal se es­tá pro­du­cien­do y no es mé­ri­to de nin­gún go­bierno ni de nin­gún par­ti­do en con­cre­to. Es la pro­pia so­cie­dad la que ha reac­cio­na­do tras dé­ca­das de to­le­ran­cia y apa­tía.

Como me co­men­tó el pro­fe­sor En­ri­que Tierno Gal­ván: “Las so­cie­da­des es­tán dis­pues­tas a pa­gar una cuo­ta de co­rrup­ción por no te­ner que ocu­par­se de los asun­tos pú­bli­cos; pre­fie­ren mi­rar pa­ra otro la­do pa­ra se­guir vi­vien­do tran­qui­la­men­te, siem­pre que las co­sas fun­cio­nen y el pre­cio a pa­gar no sea ex­ce­si­va­men­te al­to. El pro­ble­ma se plantea cuan­do lle­gan las cri­sis eco­nó­mi­cas y las co­sas de­jan de fun­cio­nar”.

Exac­ta­men­te eso fue lo que pa­só du­ran­te el mal lla­ma­do “ré­gi­men del 78”. An­te el hun­di­mien­to de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta hu­bo que im­pro­vi­sar una de­mo­cra­cia dé­bil e inex­per­ta que asu­mió mu­chos com­por­ta­mien­tos del pa­sa­do. Así se desa­rro­lló lo que Cé­sar Molinas ha ca­li­fi­ca­do como “éli­tes ex­trac­ti­vas” o ca­pi­ta­lis­mo de ami­gue­tes con una fuer­te in­ci­den­cia de la co­rrup­ción.

Con tal sis­te­ma la asig­na­ción de re­cur­sos fue to­tal­men­te in­efi­cien­te dan­do lu­gar a un mo­de­lo pro­duc­ti­vo muy de­fi­cien­te ba­sa­do en el ban­co de fa­vo­res. Un país en el que si un jo­ven que­ría triun- far y ha­cer­se ri­co la me­jor ma­ne­ra de con­se­guir­lo era te­nien­do bue­nos con­tac­tos más que bue­nas ideas como evi­den­ció el pe­que­ño Ni­co­lás.

Mien­tras las co­sas fue­ron fun­cio­nan­do y se ge­ne­ra­ba un apa­ren­te bie­nes­tar y au­men­ta­ban los pues­tos de tra­ba­jo aun­que fue­ran de po­ca ca­li­dad, mu­chos ciu­da­da­nos se mos­tra­ron dis­pues­tos a ce­rrar los ojos. Era es­can­da­lo­so có­mo los par­ti­dos que lle­va­ban en sus lis­tas per­so­nas co­rrup­tas se­guían ga­nan­do elec­cio­nes.

Las co­sas han cam­bia­do como con­se­cuen­cia de la gran cri­sis del 2007. En la me­di­da en que se aca­bó el di­ne­ro fá­cil y ba­ra­to y fue ne­ce­sa­rio afron­tar una du­ra de­va­lua­ción in­ter­na, la so­cie­dad ha reac­cio­na­do. El de­to­nan­te del “¡Bas­ta ya!” ha si­do el agra­vio com­pa­ra­ti­vo que su­po­ne ver a los po­de­ro­sos vi­vir ca­da vez me­jor mien­tras se in­cre­men­ta la po­bre­za en­tre los más dé­bi­les. A es­ta in­dig­na­ción se han uni­do una bue­na par­te de la cla­se me­dia que ca­da vez vi­ven peor.

Es­ta si­tua­ción es la que ex­pli­ca­ría el hun­di­mien­to de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les y la apa­ri­ción de nue­vas for­ma­cio­nes que pro­pug­nan el fi­nal de la im­pu­ni­dad y el cam­bio de mo­de­lo pro­duc­ti­vo.

Vien­do la que se les vie­ne en­ci­ma, el par­ti­do gu­ber­na­men­tal se ha pues­to al fren­te de la ma­ni­fes­ta­ción ini­cian­do una es­pe­cie de “ope­ra­ción lim­pie­za de la vie­ja guar­dia” ol­vi­dan­do que la im­pu­ni­dad hay que combatirla con la ley en la mano. La de­ten­ción es­pec­tácu­lo a la que fue so­me­ti­do Ra­to es una cla­ra vio­la­ción del ar­tícu­lo 520.1 de la ley de en­jui­cia­mien­to cri­mi­nal en el que se di­ce que “la de­ten­ción y la pri­sión en su ca­so de­be­rá prac­ti­car­se en la for­ma que me­nos per­ju­di­que al de­te­ni­do en su per­so­na, repu­tación y pa­tri­mo­nio”.

Pe­ro lo peor de to­do fue la com­pa­re­cen­cia del di­rec­tor ge­ne­ral de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, San­tia­go Me­nén­dez, crean­do to­do ti­po de sospechas so­bre los 715 con­tri­bu­yen­tes que es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos por un pre­sun­to de­li­to de blan­queo.

DA­NI DUCH

El ca­so Ra­to ha pues­to de ma­ni­fies­to que al­go es­tá cam­bian­do en Es­pa­ña: lo que era po­si­ble ha­cer ha­ce unos años ya no es­tá per­mi­ti­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.