Bol­sa y po­co más

Las al­ter­na­ti­vas de in­ver­sión es­tán ca­da vez más aco­ta­das a la ren­ta va­ria­ble

La Vanguardia - Dinero - - MERCADOS - Pri­mo González

Al mar­gen de la mo­no­to­nía de las in­ter­mi­na­bles con­ver­sa­cio­nes y ti­ras y aflo­jas en­tre Bru­se­las y Ate­nas, es­tos días los mer­ca­dos, en es­pe­cial los de ren­ta va­ria­ble, tie­nen la vis­ta pues­ta, en los re­sul­ta­dos de la em­pre­sas co­rres­pon­dien­tes al primer tri­mes­tre del año. La olea­da de cifras no ha he­cho más que co­men­zar y la im­pre­sión que des­ti­lan los ana­lis­tas po­ne de re­lie­ve un al­to gra­do de acep­ta­ción. Tan­to es así que las bol­sas, en es­pe­cial las eu­ro­peas, a pe­sar de los nu­me­ro­sos in­ci­den­tes de vo­la­ti­li­dad cau­sa­dos por la cri­sis grie­ga, ya in­clu­yen en sus avan­ces una bue­na acep­ta­ción de los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les, con ma­yo­ría de re­vi­sio­nes al al­za.

Es­te pa­no­ra­ma ha­ce su­po­ner que la ren­ta va­ria­ble, so­bre to­do la eu­ro­pea, va a se­guir sien­do el ali­men­to pre­fe­ri­do de los in­ver­so­res. Los fon­dos de in­ver­sión si­guen atra­yen­do cifras im­por­tan­tes de aho­rro gra­cias a la con­fian­za que ofre­cen los mer­ca­dos de ac­cio­nes, aun­que el in­ver­sor me­dio pre­fie­re to­mar­se es­ta ten­den­cia con una acep­ta­ción del ries­go más bien mo­de­ra­da. De ahí que los fon­dos de ti­po mix­to, en los que se po­ne una vela a la bol­sa y otra a los mer­ca­dos de bo­nos, si­guen ca­na­li­zan­do la ma­yor par­te de las en­tra­das ne­tas de re­cur­sos pro­ce­den­tes del aho­rro.

Las al­ter­na­ti­vas pa­ra los in­ver­so­res son, fue­ra del mun­do de los fon­dos, bas­tan­te pre­ca­rias. Los mer­ca­dos de deu­da es­tán in­clu­so ex­pul­san­do al in- ver­sor par­ti­cu­lar. Es­ta úl­ti­ma se­ma­na, has­ta las le­tras a cor­to pla­zo es­pa­ño­las han apos­ta­do por los in­tere­ses ne­ga­ti­vos, lo que ve­nía su­ce­dien­do en al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos pe­ro tam­bién aho­ra en el mun­do de la pe­ri­fe­ria. Los ti­pos ne­ga­ti­vos vis­tos es­ta se­ma­na en las le­tras a tres me­ses en el mer­ca­do pri­ma­rio se han ex­ten­di­do po­co a po­co a pla­zos su­pe­rio­res en otros paí­ses , un pro­ce­so que qui­zás tar­de to­da­vía al­gún tiem­po en lle­gar a Es­pa­ña pe­ro que re­du­ce bas­tan­te el atrac­ti­vo de los ac­ti­vos de deu­da como des­ti­na­ta­rios po­ten­cia­les de la in­ver­sión del aho­rro par­ti­cu­lar.

Den­tro del am­plio aba­ni­co de los fon­dos de in­ver­sión, los que ope­ran en los mer­ca­dos bur­sá­ti­les eu­ro­peos son en es­tos mo-

Los ti­pos ne­ga­ti­vos es­tán ex­pul­san­do al in­ver­sor par­ti­cu­lar ha­cia los fon­dos de in­ver­sión

men­tos los que pre­sen­tan me­jo­res ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to, aun­que ya han rea­li­za­do bue­na par­te de su re­co­rri­do al­cis­ta. La bol­sa es­ta­dou­ni­den­se pre­sen­ta ya sín­to­mas de ago­ta­mien­to y las bol­sas de mer­ca­dos emer­gen­tes tie­nen un ho­ri­zon­te al­go in­cier­to de­bi­do a la fu­tu­ra subida de ti­pos de in­te­rés en EE.UU. y la ca­da vez más preo­cu­pan­te de­bi­li­dad de China. Los fon­dos que ope­ran en la bol­sa es­pa­ño­la for­man par­te, en to­do ca­so, del co­lec­ti­vo de des­ti­na­ta­rios pre­fe­ren­tes de la in­ver­sión da­da la po­si­ti­va evo­lu­ción de la bol­sa es­pa­ño­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.