Qué ha­cer si te es­tan­cas en mi­tad de tu ca­rre­ra

En Es­pa­ña la cul­tu­ra del ries­go aún no ha si­do del to­do com­pren­di­da

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Luis Ji­mé­nez

Un cam­bio drás­ti­co en la orien­ta­ción de la pro­pia ca­rre­ra pro­fe­sio­nal a par­tir de los cua­ren­ta es una de­ci­sión di­fí­cil que de­be ser to­ma­da con pru­den­cia y que a me­nu­do pro­vo­ca mie­do y an­sie­dad. Sin em­bar­go, es tam­bién un di­le­ma al que ca­da vez más tra­ba­ja­do­res se en­fren­tan en un mun­do la­bo­ral cam­bian­te y tan ines­ta­ble como lleno de po­si­bi­li­da­des y don­de la rea­li­za­ción per­so­nal ha pa­sa­do a ser un pa­rá­me­tro esen­cial.

Ese cam­bio pue­de pa­sar por el em­pren­di­mien­to y la crea­ción de una em­pre­sa pro­pia en el cam­po en el que se ha ido acu­mu­lan­do ex­pe­rien­cia, en la re­de­fi­ni­ción de las prio­ri­da­des den­tro del mis­mo sec­tor o, di­rec­ta­men­te, en el aban­dono del tra­ba­jo que se tie­ne en bus­ca de la rea­li­za­ción per­so­nal en un ám­bi­to muy dis­tin­to.

Los ex­per­tos an­glo­sa­jo­nes ha­cen hin­ca­pié en que el primer pa­so es en­ten­der que cam­biar la ca­rre­ra la­bo­ral es dis­tin­to a cam­biar de tra­ba­jo, y que pa­ra es­te mo­vi­mien­to son im­por­tan­tes los con­tac­tos ad­qui­ri­dos a tra­vés de los años y una la­bor aña­di­da de coa­ching y ase­so­ra­mien­to. Sin em­bar­go, hay que en­ten­der tam­bién que la aven­tu­ra del cam­bio tie­ne pe­cu­lia­ri­da­des en Es­pa­ña que no se dan en el en­torno an­glo­sa­jón. Juan G., que tra­ba­jó en ban­ca du­ran­te quin­ce años y lue­go se de­ci­dió a mon­tar una em­pre­sa de ven­ta por in­ter­net, con­si­de­ra que “Es­pa­ña es una so­cie­dad don­de la cul­tu­ra del ries­go aún no ha si­do del to­do com­pren­di­da. Se ha apos­ta­do por la se­gu­ri­dad y por la co­mo­di­dad, por lo que al em­pren­de­dor se le res­pe­ta só­lo si su triun­fo es to­tal; un so­lo error pue­de aca­bar con tus po­si­bi­li­da­des pa­ra siem­pre”.

En su ca­so la em­pre­sa no fue ren­ta­ble y tras que­brar, tu­vo que re­gre­sar a su an­ti­guo sec­tor en con­di­cio­nes peo­res a las de par­ti­da. “Fue un cam­bio arries­ga­do y no fun­cio­nó, pe­ro el fra­ca­so es el des­tino na­tu­ral de una gran par­te del em­pren­di­mien­to. Hay que va­lo­rar esa ex­pe­rien­cia, esos in­ten­tos, como lo que son, un apren­di­za­je, y per­mi­tir que esas per­so­nas que tie­nen la ca­pa­ci­dad de arries­gar­se vuel­van a em­pe­zar, por­que los em­pren­de­do­res, son un va­lor úni­co que se de­be­ría cui­dar. Aquí es muy di­fí­cil, en par­te por­que la fi­nan­cia­ción de pro­yec­tos no­ve­do­sos co­rre a me­nu­do a cos­ta del di­ne­ro que los so­cios po­sean de en­tra­da o a su en­deu­da­mien­to. No es di­fí­cil ob­ser­var que la ma­yor par­te de las gran­des com­pa­ñías crea­das en Es­pa­ña han sur­gi­do ori­gi­nal­men­te del Es­ta­do”. SA­BER LO QUE QUE SE QUIE­RE Raúl S., un eje­cu­ti­vo con do­ce años de ex­pe­rien­cia en ban­ca de in­ver­sión y una ca­rre­ra me­teó­ri­ca, com­par­te par­cial­men­te esa vi­sión: “Gran par­te de la teo­ría de coa­ching que nos ex­hor­ta a vi­vir nues­tra vida ya se­guir nues­tros sue­ños es al­go irreal aplicada a nues­tro país. Creo que lo real­men­te ne­ce­sa­rio es sa­ber lo que uno quie­re y lue­go ase­so­rar­se bien y ser cau­to”.

Raúl aca­ba de ha­cer su pro­pio cam­bio, y ha as­po­ta­do por de­jar el ban­co en el que tra­ba­ja­ba por otro en don­de co­bra­rá más pe­ro ten­drá una po­si­ción me­nos cla­ra. “Mi vida la­bo­ral es­ta­ba tra­za­da des­de ha­ce tiem­po, pro­gre­sa­ba pe­ro ca­re­cía de re­tos. He sa­cri­fi­ca­do es­ta­bi­li­dad a lar­go pla­zo y una ca­rre­ra me­di­da, con ma­yor ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca, que ne­ce­si­ta­ba, y un po­co de ries­go”.

Los mo­ti­vos de Eva P., eje­cu­ti­va del sec­tor tec­no­ló­gi­co fue­ron más sen­ci­llos: “Mis hi­jos pa­sa­ron a ser la prio­ri­dad. Lo tu­ve cla­ro, aun­que me preo­cu­pa si po­dré rein­ven­tar­me en el sec­tor tec­no­ló­gi­co den­tro de unos años, don­de pri­ma la ju­ven­tud”.

Pa­ra Jo­sé Ma­ría Si­ci­lia, di­rec­tor del Exe­cu­ti­ve MBA de la Es­cue­la de Or­ga­ni­za­ción In­dus­trial, los cam­bios pro­vo­can vér­ti­go e in­cer­ti­dum­bre en un primer mo­men­to, pe­ro des­pués per­mi­ten des­cu­brir po­si­bi­li­da­des que te­nía­mos y no ha­bía­mos ex­plo­ra­do to­da­vía”, por lo que es re­co­men­da­ble que nos atre­va­mos a dar nuevos pa­sos. “Yo soy fa­vo­ra­ble a que la gen­te que tie­ne 40 o 45 años y una ex­pe­rien­cia a sus es­pal­das afron­te gran­des cam­bios. Cuan­do lle­vas tiem­po rea­li­zan­do ta­reas di­rec­ti­vas al­can­zas un te­cho más psi­co­ló­gi­co que pro­fe­sio­nal, lo que pue­de pro­vo­car que te aco­mo­des, de­jes de in­ves­ti­gar la reali­dad y no apro­ve­ches la po­ten­cia­li­dad con la que cuen­tas”. Por eso es muy útil que nos ro­dee­mos de la gen­te ade­cua­da, ya que “la ca­pa­ci­dad de cam­bio y adap­ta­ción se pue­de con­ta­giar si uno apren­de a ro­dear­se de cua­tro o cin­co per­so­nas in­tere­san­tes que apor­ten esos nuevos va­lo­res”.

Es­ta pre­dis­po­si­ción al cam­bio se­rá par­ti­cu­lar­men­te útil, se­ña­la Si­ci­lia, en el fu­tu­ro cer­cano, en el que “el mun­do em­pre­sa­rial va a su­frir enor­mes con­vul­sio­nes por lo que hay que en­tre­nar­se pa­ra po­der ma­ne­jar­se en el nue­vo con­tex­to. Mu­chas em­pre­sas que han caí­do en pi­ca­do lo han he­cho por ne­gar­se a ver la reali­dad y afe­rrar­se al vie­jo mo­de­lo. En es­to, las per­so­nas son igua­les que las em­pre­sas”.

“En Es­pa­ña, a los em­pren­de­do­res só­lo se les res­pe­ta si con­si­guen un triun­fo to­tal” “Mi vida la­bo­ral es­ta­ba tra­za­da des­de ha­ce tiem­po, pro­gre­sa­ba pe­ro ca­re­cía de re­tos” La pre­dis­po­si­ción al cam­bio se­rá muy útil en un fu­tu­ro cer­cano, lleno de con­vul­sio­nes en el mun­do em­pre­sa­rial

AR­CHI­VO

Cam­biar drás­ti­ca­men­te de pro­fe­sión a par­tir de los 40 años su­po­ne una op­ción di­fí­cil. Ima­gen del sa­lón Biz Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.