El bie­nes­tar de los ni­ños

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

Pa­ra com­ba­tir las nue­vas de­sigual­da­des a las que nos re­fe­ri­mos en un ar­tícu­lo an­te­rior ( Di­ne­ro 12/III/2015) ha­ce fal­ta abor­dar abier­ta­men­te nue­vas po­lí­ti­cas cen­tra­das en el bie­nes­tar de los ni­ños pa­ra ga­ran­ti­zar me­jor su fu­tu­ro. Y es que pa­ra la co­rrec­ción de la de­sigual­dad de opor­tu­ni­da­des, cuan­to an­tes se pro­ce­da me­jor: en la in­fan­cia, tam­bién des­de la fa­mi­lia, con la re­con­ci­lia­ción de la vida la­bo­ral —tan­to de las mu­je­res como de los hom­bres—, con ayu­das fa­mi­lia­res que evi­ten la pe­na­li­za­ción de te­ner ni­ños (ni­ve­lar in­cen­ti­vos, no só­lo en el IRPF sino tam­bién en las co­ti­za­cio­nes so­cia­les pa­ra com­pen­sar in­gre­sos ne­tos); en la in­cer­ti­dum­bre de la po­bre­za (ries­go aso­cia­ble al nú­me­ro de hi­jos) y pres­tan­do aten­ción a las con­se­cuen­cias de las rup­tu­ras de con­vi­ven­cia (fa­mi­lias mo­no­pa­ren­ta­les y de pa­re­jas no adul­tas).

To­das es­tas con­si­de­ra­cio­nes se re­la­cio­nan con la im­por­tan­cia de la for­ma­ción de ca­pi­tal hu­mano des­de los pri­me­ros años: en ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas, dis­ci­pli­na de com­por­ta­mien­to, sa­lud, mo­ti­va­ción al apren­di­za­je... Es­tos fac­to­res, muy li­ga­dos a la fa­mi­lia y al en­torno cul­tu­ral, lo es­tán tam­bién, por su in­ci­den­cia fu­tu­ra, con la ocu­pa­ción (pro­ba­bi­li­da­des de pa­ro), la ren­ta (ni­ve­les sa­la­ria­les) y la ri­que­za (a la vis­ta de có­mo se con­ju­gan pa­ra su acu­mu­la­ción en el tiem­po).

Pa­ra ello de­be­mos pres­tar es­pe­cial aten­ción a las de­sigual­da­des en el te­rreno de la in­fan­cia, muy li­ga­das a la po­bre­za (fa­mi­lias mo­no­pa­ren­ta­les, in­mi­gran­tes...), y a los re­tos de ha­cer com­pa­ti­bles las me­di­das con la in­cor­po­ra­ción de la mu­jer al mer­ca­do de tra­ba­jo. En es­te ca­so, con­vie­ne cen­trar­se en el em­ba­ra­zo, en el primer año de una ma­dre, con pues­tos de tra­ba­jo pos­te­rio­res que per­mi­tan mí­ni­ma­men­te com­pa­ti­bi­li­zar am­bas ta­reas. Tam­bién es re­co­men­da­ble evi­tar la con­cen­tra­ción de los ni­ños en co­le­gios de­ter­mi­na­dos re­cu­rrien­do a la vi­vien­da como fuen­te ori­gi­na­ria de confinamiento so­cio­eco­nó­mi­co o a otras for­mas de se­gre­ga­ción.

La con­ta­bi­li­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal mues­tra hoy el pe­so de la he­ren­cia del pa­sa­do pa­ra ca­da ge­ne­ra­ción, el es­fuer­zo fis­cal que ha­brán de rea­li­zar nues­tros hi­jos vis­ta la co­ne­xión en­tre la deu­da pú­bli­ca de hoy y el su­pe­rá­vit fi­nan­cie­ro ne­ce­sa­rio pa­ra el fu­tu­ro como re­sul­ta­do de la res­tric­ción pre­su­pues­ta­ria in­ter­tem­po­ral. En otras pa­la­bras, a cuán­to gas­to pú­bli­co (o pri­va­do si suben los im­pues­tos) de­be­rá re­nun­ciar un ni­ño aca­ba­do de na­cer hoy, en tér­mi­nos de gas­to pri­va­do por ma­yo­res im­pues­tos y del gas­to pú­bli­co al que de­be­ría re­nun­ciar si a lo lar­go de su vida se aca­ba­sen pa­gan­do la deu­da de las cuen­tas pú­bli­cas.

Una pri­me­ra me­di­da pa­ra pre­ve­nir la de­sigual­dad so­cial es pues fo­ca­li­zar el gas­to so­cial en las fa­mi­lias. Es­to tie­ne sen­ti­do si se con­si­de­ra la im­por­tan­cia pa­ra el bie­nes­tar fu­tu­ro del in­di­vi­duo de la for­ma­ción y la acu­mu­la­ción de ca­pi­tal hu­mano des­de los pri­me­ros años de su vida (ca­pa­ci­da­des, mo­ti­va­ción al apren­di­za­je, in­cen­ti­vos a la au­to­su­pera­ción...), fac­to­res to­dos ellos muy li­ga­dos a la fa­mi­lia y al en­torno cul­tu­ral, y con in­ci­den­cia pos­te­rior en la ocu­pa­ción (pro­ba­bi­li­da­des de pa­ro), ren­ta (sa­la­rios) y ri­que­za (e in­clu­so a la vis­ta de có­mo se apa­re­jan y como se trans­fie­re el ca­pi­tal acu­mu­la­do de mo­do di­nás­ti­co). Por tan­to, pa­re­ce ob­vio que cuan­to más pre­ven­ti­va sea la ac­tua­ción co­rrec­to­ra de los fac­to­res ge­ne­ra­do­res de de­sigual­dad so­cial, mu­cho más efec­ti­va se­rá la pro­pia po­lí­ti­ca pú­bli­ca. Y ello des­de la educación prees­co­lar e in­clu­so al­can­zan­do a las con­di­cio­nes ute­ri­nas y al pre­par­to, que con un ade­cua­do apo­yo a las fa­mi­lias no pa­re­ce inasu­mi­ble.

Otra vía de ac­tua­ción es in­ci­dir di­rec­ta­men­te en el cui­da­do del ni­ño, por ejem­plo, me­dian­te la eli­mi­na­ción de los obs­tácu­los que im­pi­den o di­fi­cul­tan, tan­to a mu­je­res como a hom­bres, la con­ci­lia­ción de la vida la­bo­ral con la fa­mi­liar. De he­cho, hay que de­fen­der ayu­das fa­mi­lia­res que evi­ten la pe­na­li­za­ción de te­ner hi­jos y, así, cuan­do me­nos ni­ve­len –si no me­jo­ren– los in­cen­ti­vos de la pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar. Asi­mis­mo, se po­drían ami­no­rar tan­to la in­cer­ti­dum­bre que, en al­gu­nos ca­sos, aso­cia la po­bre­za re­la­ti­va a un ma­yor nú­me­ro de hi­jos como los efec­tos de la rup­tu­ra fa­mi­liar, con las con­se­cuen­tes fa­mi­lias deses­truc­tu­ra­das, por sus efec­tos en el cui­da­do y for­ma­ción de los ni­ños.

Por lo de­más, en el re­par­to de res­pon­sa­bi­li­da­des en­tre el Es­ta­do y las fa­mi­lias es de­ci­si­vo abor­dar las nue­vas ne­ce­si­da­des del mer­ca­do de tra­ba­jo, los re­tos de la for­ma­ción, el ab­sen­tis­mo la­bo­ral, y la educación an­te el ele­va­do fra­ca­so es­co­lar. En­tre los co­lec­ti­vos con un ries­go ma­yor es­tán hoy tam­bién las fa­mi­lias mo­no­pa­ren­ta­les y las de al­gu­nos in­mi­gran­tes. En la mis­ma lí­nea de ac­ción pre­ven­ti­va, es re­le­van­te evi­tar las con­cen­tra­cio­nes de po­bla­ción in­mi­gra­da, ya sea en es­cue­las vin­cu­la­das a la zo­ni­fi­ca­ción por vi­vien­da o tra­ba­jo, u otras for­mas de se­gre­ga­ción.

MA­NÉ ES­PI­NO­SA

La de­sigual­dad es­tá muy re­la­cio­na­da con la for­ma­ción in­fan­til

GUI­LLEM LÓPEZ-CA­SAS­NO­VAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.