Nestlé ven­de sa­lud

La mul­ti­na­cio­nal sui­za re­for­mu­la 10.818 pro­duc­tos pa­ra con­ser­var la con­fian­za de los con­su­mi­do­res

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS -

A una mul­ti­na­cio­nal de la ali­men­ta­ción po­dría in­tere­sar­le que los ciu­da­da­nos con­su­man cuan­tos más ali­men­tos me­jor. En lu­gar de una die­ta sa­lu­da­ble, con ra­cio­nes mo­de­ra­das y abun­dan­cia de pro­duc­tos fres­cos, po­dría pro­mo­cio­nar una die­ta con ra­cio­nes ge­ne­ro­sas y abun­dan­cia de ali­men­tos pro­ce­sa­dos. Pe­ro Nestlé ha op­ta­do por la es­tra­te­gia opues­ta.

An­tes de ob­te­ner be­ne­fi­cios a cos­ta de la sa­lud de sus con­su­mi­do­res, ha pre­fe­ri­do fi­jar lí­mi­tes a las can­ti­da­des­de­sal, azú­car, gra­sas o ca­lo­rías que con­tie­nen sus pro­duc­tos. Es­to la ha lle­va­do a re­for­mu­lar unos 500 pro­duc­tos en Es­pa­ña y 10.818 en el con­jun­to del mun­do –un 78% de to­dos los que co­mer­cia­li­za– en el 2014.

“Si al­gún pro­duc­to en de­sa­rro­llo in­cum­plie­ra nues­tros cri­te­rios de sa­lud, no lo co­mer­cia­li­za­ría­mos”, de­cla­ra Jörg Spiel­den­ner, di­rec­tor del pro­gra­ma de sa­lud pú­bli­ca en el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Nestlé en Lau­sa­na (Sui­za). “Si al­gún pro­duc­to que ya es­tá en el mer­ca­do­lo­sin­cum­ple, lo re­ti­ra­mos”.

La com­pa­ñía pre­fie­re re­for­mu­lar que re­ti­rar. Pe­ro se han da­do ca­sos en que no ha du­da­do en cor­tar li­te­ral­men­te por lo sano. Es lo que hi­zo en el Reino Unido con el cho­co­la­te Won­ka o en Es­pa­ña con los co­ne­jos de cho­co­la­te deSe­ma­naSan­ta.“Te­ne­mos nor­mas es­tric­tas so­bre la can­ti­dad de ca­lo­rías de las ra­cio­nes in­fan­ti­les; no po­de­mos dar­le un co­ne­jo de cho­co­la­te a un ni­ño y de­cir­le que se co­ma só­lo la ca­be­za”, ar­gu­men­ta Ana­bel Ara­gón, res­pon­sa­ble de nu­tri­ción y sa­lud de Nestlé Es­pa­ña.

Es­tas nor­mas se ins­pi­ran en re­co­men­da­cio­nes de la Or­ga-

Una cien­tí­fi­ca exa­mi­na una mues­tra de bac­te­rias en el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Nestlé de Lau­sa­na

ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) y de so­cie­da­des mé­di­cas so­bre el con­su­mo de sal, azú­car, gra­sas y ca­lo­rías. Pe­ro Nestlé se enor­gu­lle­ce de ha­ber­las adop­ta­do de ma­ne­ra­vo­lun­ta­ria, an­ti­ci­pán­do­se a las re­gu­la­cio­nes de los go­bier­nos.

Los di­rec­ti­vos de la mul­ti­na­cio­nal des­ta­can el ejem­plo de las gra­sas trans par­cial­men­te hi­dro­ge­na­das. En EE.UU., la Agen­cia de Ali­men­tos y Fár­ma­cos (FDA) las ha prohi­bi­do es­te año y ha con­ce­di­do tres años a la in­dus­tria pa­ra adap­tar­se a la nor­ma. Nestlé, vien­do el cre­cien­te des­cré­di­to de las gra­sas trans, ya las eli­mi­nó de to­dos sus pro­duc­tos en Es­pa­ña en 2014 y se ha da­do de pla­zo has­ta fin del 2015 pa­ra re­ti­rar­las de to­do el mun­do.

Otro ejem­plo, en Es­pa­ña, es la can­ti­dad de sal del to­ma­te fri­to So­lís, que se em­pe­zó a re­du­cir ha­ce tre­ce años. “He­mos re­du­ci­do la sal un 40% en es­te pe­rio­do”, in­for­ma Ana­bel Ara­gón. “De­be­mos ha­cer­lo muy po­co a po­co por­que, si eli­mi­ná­ra­mos un 40% de gol­pe, los con­su­mi­do­res no­ta­rían el cam­bio y re­cha­za­rían el pro­duc­to”.

Re­for­mu­lar los pro­duc­tos pa­ra que sean más sa­lu­da­bles sin ahu­yen­tar a los con­su­mi­do­res es uno de los gran­des re­tos a los que se en­fren­tan los 250 cien­tí­fi­cos de 50 paí­ses que tra­ba­jan en el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de Lau­sa­na. La com­pa­ñía pre­fie­re pu­bli­ci­tar po­co sus des­cu­bri­mien­tos, no só­lo pa­ra no dar ideas a sus com­pe­ti­do­res, sino por­te­mo­ra­la­reac­ción­de­sus­clien­tes. “Si de­ci­mos que un pro­duc­to tie­ne me­nos sal, ha­brá al­guien que pien­se que tie­ne me­nos sa­bor”, ex­pli­ca Neus Mar­tí­nez, di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­ción de Nestlé Es­pa­ña.

Pe­ro el 9 de sep­tiem­bre abrió las puer­tas del cen­tro de in­ves­ti­ga­ción aun­gru­po­de­pe­rio­dis­ta­ses­pa­ño­les pa­ra dar a co­no­cer su ac­ti­vi­dad y pa­ra ex­pli­car su par­ti­cu­lar cua­dra­tu­ra del círcu­lo: có­mo­re­du­cir­la­sal, el azú­car o las gra­sas sa­tu­ra­das y aun así con­ser­var el sa­bor.

Los in­ves­ti­ga­do­res de Lau­sa­na han ob­ser­va­do que, si eli­mi­nan sal de la ba­se o del top­ping de una piz­za, que son las par­tes que tie­nen más­con­tac­to­con­la­len­gua, los con­su­mi­do­res la en­cuen­tran so­sa. Pe­ro, si la re­ti­ran de la par­te in­ter­me­dia, ape­nas lo per­ci­ben. Es­to les ha per­mi­ti­do re­du­cir un 15% la can­ti­dad de sal de las piz­zas.

Una es­tra­te­gia si­mi­lar se es­tá ex­plo­ran­do pa­ra el azú­car. Nestlé ha desa­rro­lla­do mi­cro­es­fe­ras de azú­car con el in­te­rior va­cío. “Eli­mi­na­mos la par­te in­te­rior de los gra­nos de azú­car, que apor­tan ca­lo­rías pe­ro no­con­tri­bu­yen al sa­bor”, ex­pli­ca el in­ves­ti­ga­dor Wil­bert Sy­bes­ma. Es­tas mi­cro­es­fe­ras es­tán en fa­se de de­sa­rro­llo y aún no se han in­cor­po­ra­do a nin­gún pro­duc­to en Es­pa­ña.

En el pa­sa­do, Nestlé cre­ció ven­dien­do pro­duc­tos con un al­to con­te­ni­do en sal, azú­car y gra­sas sa­tu­ra­das, ad­mi­te Lluís Can­ta­rell, vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de la mul­ti­na­cio­nal sui­za. Eran tiem­pos en que no ha­bía la mis­ma con­cien­cia­ción por la sa­lud que aho­ra ni se co­no­cían tan bien los ries­gos de es­tos in­gre­dien­tes. “Yo era un lo­co de las motos y en aque­lla épo­ca ni se me ocu­rría po­ner­me cas­co, ni abro­char­me el cin­tu­rón en el co­che, y hoy lo ha­go”, ex­pli­ca Can­ta­rell.

Otras com­pa­ñías que no vie­ron ve­nir es­te cam­bio de va­lo­res de los ciu­da­da­nos res­pec­to a la sa­lud, co­mo las ta­ba­que­ras o McDo­nald’s, han su­fri­do gra­ves pér­di­das.

¿Nestlé no pen­só tam­bién en se­guir be­ne­fi­cián­do­se unos años más de las gra­sas trans y sa­tu­ra­das, el azú­car y la sal? “Si pen­sa­ra só­lo en sal­var el año, no ha­ría mu­chas de las co­sas que ha­go”, con­tes­ta Can­ta­rell. “Pe­ro si pen­sa­mos a me­dio y lar­go pla­zo, co­mo he­mos he­cho siem­pre en Nestlé, no te­nía­mos otra op­ción que tra­ba­jar pa­ra me­jo­rar la sa­lud de la po­bla­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.