Co­lla­ges que trae el tiem­po

Bosch-Cap­de­fe­rro son au­to­res de tres singulares pro­yec­tos que han me­re­ci­do pre­mios

La Vanguardia - Dinero - - CASAS | ARQUITECTURA - Mar­ta Ro­drí­guez Bosch Ca­sa Por­che.

Ca­sa An­da­mio, Ca­sa Por­che, Ca­sa Co­lla­ge. En el mar, la mon­ta­ña y la ciu­dad. Tres pro­yec­tos bien dis­tin­tos en en­tor­nos igual­men­te di­fe­ren­tes. To­dos par­ten de edi­fi­cios pre­exis­ten­tes, aun­que de épo­cas de­sigua­les: una ca­sa de veraneo de los años cin­cuen­ta, una cons­truc­ción ru­ral del si­glo XVIII, una vi­vien­da en el Call de Gi­ro­na de es­truc­tu­ra gó­ti­ca que for­ma par­te del te­ji­do ro­mano. To­das son obras del equi­po de ar­qui­tec­tos Bet Cap­de­fe­rro y Jo­sep Bosch, con des­pa­cho en Gi­ro­na des­de el 2003. Y las tres cuen­tan con me­re­ci­dos ga­lar­do­nes.

La Ca­sa An­da­mio ha re­ci­bi­do el úl­ti­mo Pre­mio FAD de Ar­qui­tec­tu­ra. Si­tua­da en una ca­la de la Cos­ta Bra­va, en pri­me­ra lí­nea de mar, en su reha­bi­li­ta­ción han ido mu­cho más allá de so­lu­cio­nar pa­to­lo­gías de­bi­do a la pre­ca­rie­dad cons­truc­ti­va de sus orí­ge­nes y la ex­po­si­ción al am­bien­te ma­rino. El an­da­mio que le da nom­bre pro­vie­ne del ele­men­to li­ge­ro y con­fi­gu­ra­ble su­per­pues­to al vo­lu­men cons­trui­do. El nue­vo pa­ra­men­to de cuer­da, que ac­túa co­mo tu­tor de es­pe­cies tre­pa­do­ras au­tóc­to­nas, ofre­ce dis­tin­tas den­si­da­des y re­gu­la el gra­do de re­la­ción y pri­va­ci­dad en­tre los in­te­rio­res y la pla­ya. “El mu­ro ver­de di­fu­mi­na­rá los lí­mi­tes de la edi­fi­ca­ción –se­ña­lan Bos­chCap­de­fe­rro– . Es­te nue­vo ele­men­to pre­ten­de in­cor­po­rar la ca­sa en el pai­sa­je del lu­gar y re­for­zar la pre­sen­cia del mar y la na­tu­ra­le­za en­vol­ven­te en su in­te­rior, cues­tio­nán­do­se los lí­mi­tes de la ma­te­ria­li­dad de la fa­cha­da co­moe­le­men­to cons­truc­ti­vo, y pro­po­nien­do un fil­tro de na­tu­ra­le­za am­bi­gua co­mo ce­rra­mien­to.”

A la vez me­jo­ra el con­fort cli­má­ti­co, fre­na la en­tra­da de ra­dia­ción so­lar y cap­ta la bri­sa ma­ri­na. La ce­rá­mi­ca es otro ma­te­rial pro­ta­go­nis­ta que en­la­za con la tra­di­ción cons­truc­ti­va de la zo­na y la épo­ca. Las pie­zas de ce­lo­sía y las bal­do­sas pro­ce­den de La Bis­bal d’Em­por­dà. El tono ám­bar, el vi­dria­do y la fac­tu­ra ma­nual “pro­por­cio­na una par­ti­cu­lar vi­bra­ción de la luz, do­tan­do al es­pa­cio de una ca­li­dez so­lar” ma­ti­zan Bosch-Cap­de­fe­rro. VEN­TA­NA-POR­CHE En el Par­que Na­tu­ral de la Zo­na Vol­cá­ni­ca de la Ga­rrot­xa se en­cuen­tra la Ca­sa Por­che (Pre­mio Häu­ser 2015). Al edi­fi­co ori­gi­nal –una hu­mil­de vi­vien­da ru­ral y cua­dra– han aña­di­do un nue­vo ele­men­to-por­che. Rea­li­za­do con zinc, ac­túa co­mo con­tra­pun­to: su geo­me­tría sim­ple y tex­tu­ra li­sa con­tras­ta con la irre­gu­la­ri­dad y ru­go­si­dad de la pie­dra; el ca­rác­ter abier­to, con la fi­so­no­mía her­mé­ti­ca; su úni­co ni­vel, con los tres es­ca­lo­na­dos de la ca­sa an­ti­gua. Pe­ro so­bre to­do el por­che tie­ne su prin­ci­pal ra­zón en el dis­fru­te del entorno na­tu­ral y el nue­vo uso co­mo re­si­den­cia de una fa­mi­lia que de­jó Bar­ce­lo­na pa­ra vi­vir allí. “Cons­trui­mos una gran ven­ta­na ha­bi­ta­ble que do­ta de aper­tu­ra y luz a la vi­vien­da –ex­pli­can los ar­qui­tec­tos–. Un anexo que la com­ple­men­ta tan­to en tér­mi­nos de pro­gra­ma co­mo de cua­li­da­des es­pa­cia­les y ener­gé­ti­cas”. CA­PAS DE HIS­TO­RIA La Ca­sa Co­lla­ge –Pre­mio Eu­ro­peo de Ar­qui­tec­tu­ra Mies van der Rohe, Men­ción Es­pe­cial Ar­qui­tec­to Emer­gen­te 2011– es la pro­pia vi­vien­da de Bet Cap­de­fe­rro y Jo­sep Bosch, tam­bién pa­re­ja en lo fa­mi­liar. Pa­ra in­ter­ve­nir en el pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co de­ci­die­ron tra­ba­jar con el mé­to­do de co­lla­ge, in­cor­po­ran­do as­pec­tos muy di­ver­sos, ma­te­ria­les encontrados, téc­ni­cas, ope­ra­rios, tiem­pos… con un sis­te­ma abier­to e in­te­gra­dor.

La vi­vien­da se or­ga­ni­za en torno un pa­tio sin un pa­pel pre­de­fi­ni­do, que pue­de ser ex­ten­sión de to­dos los usos de la ca­sa. “El pro­yec­to –ex­pli­can– mues­tra con na­tu­ra­li­dad co­mo se so­la­pan las ca­pas an­ti­guas y nue­vas, se­gún el es­ta­do de con­ser­va­ción de ca­da ele­men­to y el uso fu­tu­ro de ca­da es­pa­cio. In­fi­ni­dad de pre­sen­cias in­só­li­tas en los pa­ra­men­tos –por­ta­lo­nes ta­pia­dos, ven­ta­na­les am­plia­dos, es­ca­le­ras des­apa­re­ci­das, ras­tros de vie­jas chi­me­neas…– se con­vier­ten en pe­que­ños pai­sa­jes in­te­rio­res”.

Las ca­sas acu­mu­lan años y, co­mo en lo per­so­nal, atra­vie­san por múl­ti­ples vi­ci­si­tu­des. Se trans­for­man con la des­cen­den­cia de un mis­mo li­na­je o sal­tan de ge­ne­ra­ción des- ha­cien­do la­zos fa­mi­lia­res. En esa vi­da lon­ge­va, Bosch-Cap­de­fe­rro no desechan eta­pas. “No nos po­de­mos per­mi­tir des­apren­der to­do lo an­te­rior que es va­lio­so”, di­cen. Aun­que tam­po­co du­dan en dar un nue­vo pa­so ade­lan­te.

FO­TOS: JO­SÉ HE­VIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.