Ca­ra y cruz de las cons­truc­to­ras en el ex­te­rior

Los gru­pos cons­truc­to­res lle­van des­de los años se­ten­ta pre­sen­tes en el ex­te­rior. La fac­tu­ra­ción in­ter­na­cio­nal re­pre­sen­ta más del 70%, pe­ro es una aven­tu­ra arries­ga­da. A ve­ces, in­clu­so, al­gu­nas obras ge­ne­ran pér­di­das

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - CON­CHI LAFRAYA

Los gran­des gru­pos es­pa­ño­les lle­van des­de ha­ce más de cua­ren­ta años­cons­tru­yen­do­obra­se­ne­lex­te­rior. Pe­ro la cri­sis en Es­pa­ña les lle­vó a ha­cer­se con obras em­ble­má­ti­cas, no ca­ren­tes de pro­ble­mas. Las ad­ju­di­ca­cio­nes de re­per­cu­sión in­ter­na­cio­nal, co­moe­lCa­nal­dePa­na­má (2.835 mi­llo­nes) a Sacyr, el me­tro de Riad en Ara­bia Sau­dí (un me­ga­con­tra­to de 19.500 mi­llo­nes) a un con­sor­cio li­de­ra­do por FCC o los mi­les y mi­les de ki­ló­me­tros de au­to­pis­tas, puen­tes, hos­pi­ta­les y ae­ro­puer­tos que han edi­fi­ca­do en dis­tin­tos mer­ca­dos han pues­to a em­pre­sas co­mo ACS, Sacyr, OHL, Fe­rro­vial, Ac­cio­na o FCC a la ca­be­za de los ran­kings in­ter­na­cio­na­les. Tam­bién en el ojo del hu­ra­cán. Otras co­mo la con­ce­sio­na­ria Aber­tis o las cons­truc­to­ras San Jo­sé, Iso- lux-Cor­san, Ecisa, Com­sa Em­te o di­ver­sas in­ge­nie­rías tam­bién es­tán pro­ta­go­ni­zan­do obras re­le­van­tes en el ex­te­rior.

En­tre los paí­ses siem­pre ha ha­bi­do­mu­cha­com­pe­ten­cia­por­lle­var­se es­te ti­po de con­tra­tos. En los úl­ti­mos años más. Al­gu­nos gru­pos, co­mo la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña Ode­brecht, han usa­do los pro­ble­mas de los gru­pos es­pa­ño­les pa­ra ga­nar pun­tos en li­ci­ta­cio­nes de Co­lom­bia o Pa­na­má. In­clu­so, Fran­cia, uno de los paí­ses que me­jor se mue­ve a ni­vel di­plo­má­ti­co en es­te ti­po de con­tra­tos, nun­ca acep­tó que un con­sor­cio es­pañol se ad­ju­di­ca­ra el tren de al­ta velocidad en La Me­ca.

El año 2014, las cons­truc­to­ras es­pa­ño­las fac­tu­ra­ron 78.000 mi­llo­nes (un 7,4% del PIB). Un72% de su ne­go­cio glo­bal fue in­ter­na­cio­nal. La cons­truc­ción pu­ra y du­ra en el ex­te­rior re­pre­sen­ta un ter­cio. Des­pués, cuen­tan con otros ne­go­cios co­mo con­ce­sio­nes, fi­lia­les en el ex­te­rior o di­ver­si­fi­ca­ción, que lle­van a esas ci­fras, se­gún los da­tos de la pa­tro­nal Seo­pan. La con­tra­ta­ción de obra ci­vil fue­ra se ele­vó a 21.820 mi­llo­nes y la fac­tu­ra­ción as­cen­dió a 15.527 mi­llo­nes en 2014.

La aven­tu­ra in­ter­na­cio­nal no es un ca­mino sen­ci­llo. Las li­ci­ta­cio­nes en otros paí­ses, co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Reino Unido, Aus­tra­lia o los paí­ses Ára­bes, que si­guen el mo­de­lo an­glo­sa­jón, por ejem­plo, no

Las cons­truc­to­ras fac­tu­ra­ron 78.000 mi­llo­nes en el año 2014 y un 72% se ge­ne­ró fue­ra Las fir­mas fue­ron agre­si­vas en pre­cio los pri­me­ros años de la cri­sis al acep­tar una ren­ta­bi­li­dad in­fe­rior

go­zan de los mo­di­fi­ca­dos co­mo en Es­pa­ña. Esa reali­dad y pro­ble­mas geo­fí­si­cos o cli­ma­to­ló­gi­cos sur­gi­do­sal avan­zar la obra, co­mo­le­su­ce­dió a Sacyr en Pa­na­má, le obli­gó a acu­dir a un tri­bu­nal de ar­bi­tra­je en Mia­mi pa­ra di­ri­mir las di­fe­ren­cias con el ad­ju­di­ca­dor en de­ter­mi­na­dos pun­tos del con­tra­to. OHL se ha vis­to sal­pi­ca­da por te­mas de co­rrup­ción en Mé­xi­co. Te­ma­sa­sí per­ju­di­can se­ria­men­te la ima­gen de Es­pa­ña.

Aun­que pa­rez­ca una pa­ra­do­ja, di­rec­ti­vos de gran­des fir­mas con­fie­san –eso sí, en pri­va­do– que el apo­yo ins­ti­tu­cio­nal es po­si­ti­vo pa­ra abrir mer­ca­dos, pe­ro cuan­do sur­gen pro­ble­mas se­rios a pos­te­rio­ri la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral se ha pues­to del la­do del país con­tra­rio pa­ra evi­tar con­flic­tos di­plo­má­ti­cos, lo que no be­ne­fi­cia en la ne­go­cia­ción.

En de­fi­ni­ti­va, que acu­dir al ex­tran­je­ro no es fá­cil, pe­ro la caí­da de obra en Es­pa­ña los pri­me­ros años de la cri­sis pro­vo­có que in­clu­so pu­ja­rán más fuer­te asu­mien­do, in­clu­so, ren­ta­bi­li­da­des in­fe­rio­res a las con­se­gui­das en el mercado do­més­ti­co. La con­tra­ta­ción fue­ra con­lle­va ries­gos de cam­bio de di­vi­sa, geo­po­lí­ti­cos, de in­cum­pli­mien­to de con­tra­tos de pro­vee­do­res y clien­tes... y un lar­go et­cé­te­ra. Las em­pre­sas des­pla­zan a in­ge­nie­ros de ca­mi­nos y je­fes de obra, pe­ro las con­tra­tas de ma­te­ria­les y em­plea­dos son lo­ca­les. En oca­sio­nes, fir­man alian­zas con so­cios au­tóc­to­nos pa­ra alla­nar el ca­mino. Pe­ro, ca­si siem­pre sur­gen im­pre­vis­tos. Po­re­jem­plo, a Sacyr se le pe­na­li­za­rá si en­tre­ga las obras del ca­nal de Pa­na­má con re­tra­so. Con esa pre­sión de pla­zos, el sin­di­ca­to de em­plea­dos panameño apro­ve­chó pa­ra so­li­ci­tar es­te ve­rano subidas sa­la­ria­les sig­ni­fi­ca­ti­vas, lo que in­cre­men­ta la pre­sión.

Enes­te­con­tex­to­de­ca­ray­cru­zen la aven­tu­ra ex­te­rior, las em­pre­sas dan­ci­fras del ex­tran­je­ro de­fac­tu­ra­ción y con­tra­ta­ción (car­te­ra vi­va), pe­ro nun­ca de be­ne­fi­cios. ¿Por qué? “Sen­ci­lla­men­te por­que no les in­tere­sa por­que en unas obras les va bien y en otras mal”, des­ta­ca un ex­per­to del sec­tor. La ren­ta­bi­li­dad de la cons­truc­ción ron­da el 3-4%. Se su­po­ne que en el ex­te­rior de­be­ría ser ma­yor, pe­ro en los úl­ti­mos años ha si­do in­fe­rior fue­ra. In­clu­so, en oca­sio­nes ha ge­ne­ra­do pér­di­das. A Ac­cio­na un go­bierno lo­cal le can­ce­ló la cons­truc­ción de unas au­to­pis­tas ad­ju­di­ca­das por ungo­bierno an­te­rior en Aus­tra­lia que ten­drá que in­dem­ni­zar. Hu­bo elec­cio­nes y cam­bió el signo po­lí­ti­co. Ita­lia anu­ló la cons­truc­ción del puen­te de Mes­si­na, tras adjudicarlo a un con­sor­cio en el que par­ti­ci­pa­ba Sacyr con un 18%.

En­los pri­me­ros años del sal­to ex­te­rior, a una cons­truc­to­ra se le pa­gó una obra en pe­tró­leo. No le que­dó más re­me­dio que al­qui­lar un bar­co y ven­der la mer­can­cía en el mercado de Rot­ter­dam pa­ra co­brar su tra­ba­jo. Aho­ra, los paí­ses de Ara­bia Sau­dí ame­na­zan con re­ba­jar el cos­te de sus obras por la caí­da del pre­cio del cru­do.

Al­gu­nas ad­ju­di­ca­cio­nes se han pro­du­ci­do en paí­ses don­de des­pués se ha pro­du­ci­do un gol­pe de es­ta­do, con lo que el pro­yec­to ya no se con­si­de­ra prio­ri­ta­rio. In­clu­so, ini­cia­da las obras, en al­gún país con­cre­to, el pro­pio es­ta­do ad­ju­di­ca­ta­rio exi­ge

mor­di­das pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­da­do­los­pro­pios­gue­rri­lle­ro­sen­mi­tad de la sel­va ro­ban la ga­so­li­na de los jeep de los di­rec­ti­vos es­pa­ño­les. “En al­gu­nos paí­ses sin es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, los em­plea­dos de las cons­truc­to­ras han su­fri­do se­cues­tros, ame­na­zas, ex­tor­sio­nes, e in­clu­so fal­ta de asis­ten­cia mé­di­ca ”, se­ña­la un con­sul­tor. De ahí, que la se­gu­ri­dad nor­ma­ti­va sea una má­xi­ma a la ho­ra desalir fue­ra. Se­gú­nJa­vier Pa­ra­da, so­cio res­pon­sa­ble de cons­truc­ción e in­fra­es­truc­tu­ras de De­loit­te, “hay dos es­cue­las de pen­sa­mien­to a la ho­ra de dar el sal­to fue­ra de las cons­truc­to­ras”. En su opi­nión, “una­sop­tan­po­ra­cu­di­rao­bras em­ble­má­ti­cas con in­de­pen­den­cia del país don­de se ubi­quen y otras se cen­tran en 5 ó 6 paí­ses y tra­tan , si exis­te un plan de in­fra­es­truc­tu­ras, que se le ad­ju­di­que el ma­yor nú­me­ro de con­cur­sos”.

Enal­gu­nos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, el pa­gar en­di­ne­ro b, es­tá a la or­den del día. Las em­pre­sas no ad­mi­ten esa reali­dad en pú­bli­co, sal­vo cuan­do sa­le a la luz pú­bli­ca. En esos ca­sos, al es­tar en jue­go la ho­no­ra­bi­li­dad de la fir­ma y la ima­gen del país se ac­ti­van cau­ces le­ga­les pa­ra de­mos­trar que es fal­so. Que le­van­te la mano la cons­truc­to­ra a la que no se le han exi­gi­do prác­ti­cas ile­ga­les. Otra co­sa es acep­tar.

REUTERS

Sacyr y sus so­cios tie­ne que ter­mi­nar la am­plia­ción del Ca­nal de Pa­na­má a prin­ci­pios del año 2016. Si las obras se re­tra­san hay pe­na­li­za­cio­nes eco­nó­mi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.