Co­lom­bia apues­ta por el tu­ris­mo

El sec­tor se po­si­cio­na co­mo uno de los más atrac­ti­vos pa­ra la in­ver­sión tras los acuer­dos de paz

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - RO­BERT MUR CAR­TA­GE­NA DE IN­DIAS

El Es­ta­do con­ce­de una exen­ción im­po­si­ti­va du­ran­te 30 años a los ho­te­les que se eri­jan has­ta el 2017 San­tos re­afir­ma an­te la asam­blea de la OMT en Me­de­llín su apo­yo al de­sa­rro­llo tu­rís­ti­co tras la paz

Co­lom­bia tie­ne des­de es­ta se­ma­na fe­cha pa­ra la paz, que se fir­ma­rá an­tes del mes pró­xi­mo de mar­zo. La des­apa­ri­ción de la gue­rri­lla de las FARC su­pon­drá un es­pal­da­ra­zo pa­ra la economía del país sud­ame­ri­cano, que ya se ha vis­to be­ne­fi­cia­da por la sim­ple ex­pec­ta­ti­va crea­da por las ne­go­cia­cio­nes de La Ha­ba­na. Los in­ver­so­res ex­tran­je­ros tie­nen en la mi­ra a Co­lom­bia, cu­yo Go­bierno apues­ta es­pe­cial­men­te por el sec­tor tu­rís­ti­co.

“¡Có­mo no le va­mos a apos­tar al tu­ris­mo, si es una pie­za fun­da­men­tal del de­sa­rro­llo!”, ex­cla­ma­ba el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos ha­ce unos me­ses. En los úl­ti­mos días, el man­da­ta­rio ha mul­ti­pli­ca­do sus re­fe­ren­cias y su apo­yo ex­plí­ci­to al sec­tor. La se­ma­na pa­sa­da, San­tos inau­gu­ró en Me­de­llín la Asam­blea Ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo (OMT) y el pa­sa­do fin de se­ma­na se reunió en Car­ta­ge­na de In­dias con un gru­po de em­pre­sa­rios es­pa­ño­les pa­ra re­afir­mar su apues­ta.

El tu­ris­mo aca­ba de su­pe­rar al car­bón co­mo se­gun­do ge­ne­ra­dor de di­vi­sas, des­pués del pe­tró­leo. Unos 4.500 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. Cuan­do San­tos lle­gó al po­der en el 2010, la me­ta de vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros pa­ra sus pri­me­ros cua­tro años de go­bierno era al­can­zar los cua­tro mi­llo­nes. La ci­fra fue su­pe­ra­da en 200.000 tu­ris­tas.

Aho­ra el vi­ce­mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo pre­ten­de lo­grar cin­co mi­llo­nes de vi­si­tan­tes en el 2018, al­can­zar in­gre­sos de di­vi­sas por 5.400 mi­llo­nes de eu­ros y crear 300.000 em­pleos, lo que ha­ría que unos dos mi­llo­nes de per­so­nas tra­ba­ja­ran en el sec­tor, en un país don­de des­de el 2010 se han abier­to 175 ho­te­les nue­vos con más de 20.000 ha­bi­ta­cio­nes. Y hay otro me­dio cen­te­nar de pro­yec­tos ho­te­le­ros en mar­cha.

“Le da­mos al tu­ris­mo una in­men­sa im­por­tan­cia den­tro de nues­tro plan de de­sa­rro­llo y nues­tra economía”, di­jo San­tos en la reunión de la OMT, don­de re­cor­dó que su go­bierno ofre­ce una exen­ción de im­pues­tos du­ran­te 30 años pa­ra to­dos los ho­te­les que se cons­tru­yan an­tes del 31 de di­ciem­bre del 2017. “Cuan­do Sri Lan­ka fir­mó la paz, el tu­ris­mo se dis­pa­ró un 34% en só­lo un año y al­go así pa­sa­rá en Co­lom­bia”, ase­gu­ró el pre­si­den­te. “Si so­mos la economía que más cre- ce en la re­gión, ima­gi­nen el po­ten­cial de es­te país cuan­do po­da­mos fir­mar la paz”, agre­gó.

A pe­sar del ac­tual fre­na­zo eco­nó­mi­co y de la caí­da de los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas co­mo el pe­tró­leo, Co­lom­bia es uno de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos que más cre­ce­rá es­te 2015, un 3,4% se­gún la Ce­pal. Los es­tu­dios más con­ser­va­do­res in­di­can que la paz po­dría re­pre­sen­tar 0,7 pun­tos de cre­ci­mien­to adi­cio­nal ca­da año. Otras pro­yec­cio­nes exa­ge­ra­da­men­te op­ti­mis­tas hablan de que Co­lom­bia du- pli­ca­ría su PIB en ocho ejer­ci­cios.

“El di­vi­den­do de la paz es in­men­sa­men­te gran­de”, re­co­no­ce a

La Van­guar­dia el pre­si­den­te del BBVA en Co­lom­bia, Ós­car Ca­bre­ra, du­ran­te una en­tre­vis­ta en Car­ta­ge­na de In­dias. El eje­cu­ti­vo del pri­mer ban­co ex­tran­je­ro en el país –cuar­to con­tan­do a los na­cio­na­les–, con una cuo­ta de mercado del 15% en clien­tes par­ti­cu­la­res, sos­tie­ne que “ca­da vez hay ma­yor in­te­rés” del em­pre­sa­ria­do es­pañol por Co­lom­bia pe­ro in­sis­te en que pa­ra ob­te­ner los ré­di­tos de la paz ha­brá que “po­ner la in- ver­sión por de­lan­te”. Una in­ver­sión que la en­ti­dad as­pi­ra en gran par­te a ca­na­li­zar.

“Co­lom­bia es co­mo si fue­ra un co­che po­ten­te que va con el freno de mano echa­do, y así lle­va cin­cuen­ta años; tú lo ace­le­ras, lo ace­le­ras y aque­llo se pe­ga un ca­len­tón tre­men­do pe­ro no arran­ca por­que tie­ne el freno de mano echa­do. Y es la vio­len­cia. Hay que qui­tar ese freno de mano y de­jar es­te vehícu­lo que ca­mi­ne sin es­ta res­tric­ción”, ilus­tra grá­fi­ca­men­te Ca­bre­ra.

Por su par­te, el coor­di­na­dor de Pro­mo­ción del vi­ce­mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo, Ri­car­do Ci­fuen­tes, tam­bién re­co­no­ce que “los ojos del mun­do han pues­to su mi­ra­da en Co­lom­bia” pe­ro ad­vier­te que cuan­do se fir­me la paz “al­gu­nos te­rri­to­rios van a que­dar muy ex­pues­tos” e in­sis­te en que el gran de­sa­rro­llo tu­rís­ti­co que se espera de­be ser res­pon­sa­ble.

“Lo más im­por­tan­te, más que atraer gran­des in­ver­sio­nes, es en­ten­der el mo­de­lo que se quie­re desa­rro­llar”, in­di­ca Ci­fuen­tes. “En otros lu­ga­res, de pron­to, la in­ver­sión nor­te­ame­ri­ca­na, es­pa­ño­la o fran­ce­sa, ha ve­ni­do más con un sen­ti­do de co­lo­ni­za­ción, de que­dar­se con el ne­go­cio y de bus­car ge­ne­rar em­pleo, más que em­pre­sa”, ale­ga Ci­fuen­tes, en­vian­do un men­sa­je a los fu­tu­ros in­ver­so­res ex­tran­je­ros.

JOA­QUIN SAR­MIEN­TO/AFP

Tí­pi­cos ca­rrua­jes tu­rís­ti­cos en Car­ta­ge­na de In­dias (Co­lom­bia)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.