Más vue­los cor­po­ra­ti­vos

Naz­ca Ca­pi­tal fu­sio­na Ges­tair y Exe­cu­ti­ve Air­li­nes, las dos gran­des de la avia­ción eje­cu­ti­va

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - Ja­vier Or­te­ga Fi­guei­ral

Bil­bao, ma­yo de 1948. Tres avio­nes Bris­tol ate­rri­zan por pri­me­ra vez en las pis­tas del ae­ró­dro­mo de Sondika. En­tre los in­vi­ta­dos a pre­sen­ciar su lle­ga­da, va­rios em­pre­sa­rios vas­cos fun­da­do­res de Avia­ción y Co­mer­cio (Avia­co), pro­pie­ta­ria de los apa­ra­tos y que apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad de rom­per el mo­no­po­lio del trans­por­te aé­reo es­pañol: una cor­ta aven­tu­ra en so­li­ta­rio, pues seis años des­pués el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­dus­tria se hi­zo con la ma­yo­ría de ac­cio­nes y en 1959 pa­só a ser fi­lial de Ibe­ria, pa­ra la que es­tu­vo vo­lan­do prin­ci­pal­men­te en ru­tas na­cio­na­les has­ta su de­fi­ni­ti­va in­te­gra­ción en 1999.

Tam­bién en Bil­bao, al ate­rri­zar o des­pe­gar por la pis­ta 30 de su ae­ro­puer­to, pue­de ver­se una gran na­ve in­dus­trial que lu­ce el ape­lli­do Ola­rra, em­pre­sa­rio del me­tal e in­can­sa­ble via­je­ro. Har­to de es­pe­ras y de la li­mi­ta­da ofer­ta de­vue­los­re­gu­la­res­des­de su ciu­dad, que le obli­ga­ban a pa­sar prác­ti­ca­men­te por Ma­drid, en­di­rec­ción con­tra­ria asus­des­ti­nos europeos, ad­qui­rió un bi­rreac­tor Cess­na Ci­ta­tion. Ju­lio Ale­gría Caa­ma­ño, em­pre­sa­rio, avia­dor y uno de los fun­da­do­res de Avia­co, fue su ase­sor en la ope­ra­ción, pro­me­tién­do­le que ade­más de po­der re­co­rrer to­da Es­pa­ña, Eu­ro­pa y nor­te de Áfri­ca a vo­lun­tad, tam­bién po­dría al­qui­lar el avión a ter­ce­ros. El apa­ra­to se in­te­gró en la flo­ta de AL­PA (Ale­gría Pu­bli­ci­dad Aé­rea) y fue el pri­mer reac­tor de ne­go­cios ma­tri­cu­la­do en Es­pa­ña, al que le se­gui­ría un­se­gun­do mo­de­lo idén­ti­co, en es­te ca­so ad­qui­ri­do por Femsa, Fá­bri­ca Es­pa­ño­la Mag­ne­tos, S.A., es­pe­cia­li­za­da en equi­pos eléc­tri­cos pa­ra avio­nes, au­to­mó­vi­les y mo­to­res.

A fi­na­les de los se­ten­ta, el bo­cao­re­ja en­tre em­pre­sa­rios so­bre las ven­ta­jas de vo­lar en un avión pri­va­do fue in­ten­si­fi­cán­do­se y en 1977 el em­pre­sa­rio ma­dri­le­ño Je­sús Ma­ca­rrón, tras es­tu­diar el sec­tor en va­rios paí­ses, creó Ges­tair, so­cie­dad des­ti­na­da a ase­so­ría en com­pra de ae­ro­na­ves y su ope­ra­ción ba­jo el mo­de­lo de aban­de­ra­mien­to, en la que el pro­pie­ta­rio de la ae­ro­na­ve ce­de la ex­plo­ta­ción de la mis­ma de­le­gan­do to­do lo que ten­ga que ver con la ges­tión de la ae­ro­na­ve e in­clu­so pu­dien­do ex­plo­tar­la du­ran­te las ho­ras o días que no sea uti­li­za­da por su ti­tu­lar. Ma­ca­rrón fue con­ven­cien­do a las prin­ci­pa­les em­pre­sas es­pa­ño­las y mu­chas aca­ba­ron ad­qui­rien­do avio­nes y ce­dién­do­los a Ges­tair si­guien­do su con­se­jo.

Una­nor­ma­no­es­cri­ta del sec­tor, aun­que es ca­si ló­gi­ca, es la dis­cre­ción. Quie­nes tra­ba­jan con es­te ti­po­deae­ro­na­ves­no­re­ve­la­na­quién lle­van, adón­de vue­lan y mu­cho me­no­sa­quién per­te­ne­ce una­vión, pues en Es­pa­ña siem­pre ha ha­bi­do mu­cho­pu­do­ren­re­ve­lar­lo, aun­que en al­gu­nos ca­sos, pe­que­ños lo­go­ti­pos en el fu­se­la­je del apa­ra­to re­ve­lan quién es el pro­pie­ta­rio del mis­mo, co­mo el ca­so de San­tan­der (Bo­tín), Ibe­ros­tar (Flu­xá) o In­mo­bi­lia­ria Es­pa­cio (Villar Mir). Pre­ci­sa­men­te el sec­tor cre­ció gra­cias a mu­chas com­pa­ñías in­mo­bi­lia­rias y cons­truc­to­ras que se apun­ta­ron a vo­lar con un reac­tor pro­pio, en­vian­do a la pla­na ma­yor o a equi­pos co­mer­cia­les a lu­ga­res con di­fí­cil com­bi­na­ción aé­rea oin­clu­so a mo­do de de­mos­trar múscu­lo an­te el clien­te.

En el 2000, Nor­tia Cor­po­ra­ción, el hol­ding de em­pre­sas del sec­tor del jue­go, agrí­co­la, ho­te­le­ro e in­mo­bi­lia­rio de Ma­nuel Lao Her­nán­dez se abrió al mun­do ae­ro­náu­ti­co. Lao ha­bía al­qui­la­do en mu­chas oca­sio­nes jets pri­va­dos y el di­rec­tor co­mer­cial de Das­sault Aviation le con­ven­ció per­so­nal­men­te pa­ra que tu­vie­ra su pro­pio Fal­con 900, co­mo los usa­dos por el Ejér­ci­to del Ai­re pa­ra el trans­por­te de per­so­na­li­da­des. A par­tir de ese tri­rreac­tor de al­can­ce in­ter­con­ti­nen­tal se creó en Bar­ce­lo­na Exe­cu­ti­ve Air­li­nes, que­dis­cre­ta­men­te aca­bó co­mién­do­se bue­na par­te del mercado es­pañol, tan­to con avio­nes pro­pios co­mo con apa­ra­tos aban­de­ra­dos a ter­ce­ros, mu­chos de ellos eran an­ti­guos­clien­tes­deGes­tai­ra­los­que­se les ofre­cían me­jo­res con­di­cio­nes de ex­plo­ta­ción, has­ta al­can­zar las 17 ae­ro­na­ves.

La gran cri­sis afec­tó tan­to a Ges­tair co­mo a Exe­cu­ti­ve Air­li­nes, aun­que la pri­me­ra aca­bó má­sa­fec­ta­da, per­dien­do clien­tes pro­pios y ho­ras de vue­lo de al­qui­ler a ter­ce­ros. La bus­ca de un so­cio fi­nan­cie­ro ter­mi­nó en abril del 2014 y tras 37 años, la fa­mi­lia Ma­ca­rrón ce­dió y aca­bó ven­dien­do fi­nal­men­te el 100% su em­pre­sa, con una car­te­ra de 13 avio­nes, cen­tro de man­te­ni­mien­to y 250 em­plea­dos a Naz­ca. Un año des­pués, es­ta so­cie­dad de ca­pi­tal ries­go li­de­ra­da por Car­los Car­bó ha in­cre­men­ta­do su apues­ta por la aé­rea fu­sio­nan­do Ges­tair con Exe­cu­ti­ve, de la que ya han sa­li­do la fa­mi­lia Lao y sus di­rec­ti­vos. Con es­ta ope­ra­ción en un sec­tor hoy muy com­pe­ti­ti­vo, na­ce una com­pa­ñía que ges­tio­na 30 avio­nes, con una plan­ti­lla de más de300tra­ba­ja­do­res, y una­fac­tu­ra­ción su­pe­rior a los 80 mi­llo­nes.

ARCHIVO

CESS­NA 560 que Exe­cu­ti­ve Air­li­nes ope­ró pa­ra Co­per­fil en­tre el 2006 y el 2010 JOF IN­TE­RIOR de un Das­sault Fal­con 900 JOF

ANUN­CIO

de Ges­tair

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.