So­bre el fu­tu­ro de la sa­ni­dad

Ló­pez Ca­sas­no­vas cons­tru­ye un mar­co con­cep­tual pa­ra la reor­de­na­ción del gas­to so­cial

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Ra­mon Aymerich

El Es­ta­do de bie­nes­tar es­pañol lle­gó tar­de, a fi­na­les de la dé­ca­da de los se­tan­ta. Pe­ro si bien los re­cur­sos des­ti­na­dos nun­ca han si­do com­pa­ra­bles en vo­lu­men con los de los paí­ses del nú­cleo du­ro eu­ro­peo, el men­sa­je de un Es­ta­do de bie­nes­tar de ca­pa­ci­da­des in­fi­ni­tas y un gas­to so­cial cre­cien­te ha arrai­ga­do en la cul­tu­ra po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. Se tra­ta de una vi­sión com­par­ti­da por to­da cla­se de es­ta­men­tos y que pres­cin­de de cual­quier fac­tor que in­ci­da en ese cre­ci­mien­to, ya sea la de­mo­gra­fía, el en­ve­je­ci­mien­to o el las­tre de una cul­tu­ra fis­cal que es to­da­vía de­ma­sia­do be­nig­na con el frau­de.

La re­cien­te cri­sis eco­nó­mi­ca, la que arran­có en el 2008 y que pu­so los re­cor­tes en las pres­ta­cio­nes sa­ni­ta­rias y edu­ca­ti­vas en el cen­tro de la re­cien­te con­fron­ta­ción po­lí­ti­ca, no ha que­bra­do esa vi­sión, so­cial­men­te ma­yo­ri­ta­ria. Al con­tra­rio. Se tie­ne el con­ven­ci­mien­to de que en la me­di­da que la cri­sis que­de atrás, la ca­rre­ra ha­cia una ma­yor pro­tec­ción so­cial se reanu­da­rá.

Es­te li­bro quie­re ser un an­tí­do­to con­tra ese ti­po de vi­sio­nes. “El bie­nes­tar de­sigual. Qué que­da de los de­re­chos y be­ne­fi­cios so­cia­les tras la cri­sis” tie­ne el am­bi­cio­so ob­je­ti­vo de cons­truir un mar­co teó­ri­co de re­fe­ren­cia pa­ra unos te­mas de los que se ha­bla po­co pú­bli­ca­men­te. Al tiem­po que pro­po­ne una ho­ja de ru­ta con­cep­tual pa­ra la fu­tu­ra reor­de­na­ción de ese gas­to.

Gui­llem Ló­pez Ca­sas­no­vas, ca­te­drá­ti­co de Economía por la Pom­peu Fa­bra, con­se­je­ro del Ban­co de Es­pa­ña y ase­sor de un buen nú­me­ro de ad­mi­nis­tra­cio­nes, de­di­ca par­te del li­bro a es­tu­diar los efec­tos de la cri­sis en las po­lí­ti­cas de bie­nes­tar es­pa­ño­las. Cons­ta­ta que, pe­se a los re­cor­tes, el gas­to so­cial se ha man­te­ni­do en tér­mi­nos de por­cen­ta­je de PIB a lo lar­go de la cri­sis y que los efec- tos so­bre la equi­dad no han si­do tan pro­fun­dos co­mo se afir­ma. Pe­ro ad­vier­te que ese Es­ta­do de bie­nes­tar mues­tra sín­to­mas de ago­ta­mien­to.

El plan­tea­mien­to de Ló­pez Ca­sas­no­vas na­ce pre­ci­sa­men­te de ahí. Jus­ta­men­te por­que la cri­sis ha re­ve­la­do la fra­gi­li­dad de las po­lí­ti­cas so­cia­les y la exis­ten­cia de lí­mi­tes –re­cur­sos fi­ni­tos y un mercado la­bo­ral de­ma­sia­do pre­ca­rio– con­vie­ne más que nun­ca bus­car un nue­vo con­sen­so en las prio­ri­da­des. En de­fi­ni­ti­va, re­vi­sar un Es­ta­do de bie­nes­tar que ha pen­sa­do más en las ge­ne­ra­cio­nes que han aban­do­na­do la ac­ti­vi­dad la­bo­ral (pen­sio­nes) que en las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras. Y que pe­se a los re­cur­sos em­plea­dos, ha ge­ne­ra­do frus­tra­cio­nes co­mo la de la ley de de­pen­den­cia, to­da­vía hoy sin co­ber­tu­ra.

En lo que más abun­da el li­bro es en la sa­ni­dad. No só­lo por­que Ló­pez Ca­sas­no­vas es uno de los ma­yo­res ex­per­tos en economía sa­ni­ta­ria. Tam­bién por­que la com­bi­na­ción de en­ve­je­ci­mien­to e in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca lo si­túan en el cen­tro del pro­ble­ma.

En el li­bro, Ló­pez Ca­sas­no­vas des­cri­be el na­ci­mien­to de la po­lí­ti­ca sa­ni­ta­ria es­pa­ño­la. Los acier­tos de la des­cen­tra­li­za­ción au­to­nó­mi­ca gra­cias a una fle­xi­bi­li­dad que le ha per­mi­ti­do adap­tar­se a una de­man­da cre­cien­te. Pe­ro aler­ta de la in­con­gruen­cia de dis­po­ner de sis­te­mas au­tó­no­mos en co­mu­ni­da­des con una ma­sa crí­ti­ca de­ma­sia­do pe­que­ña y re­cla­ma una coor­di­na­ción más efec­ti­va pa­ra aten­der los re­tos fu­tu­ros que se le van a plan­tear a ese sis­te­ma. De ma­ne­ra re­su­mi­da, la sa­lud men­tal, las en­fer­me­da­des ra­ras o las opor­tu­ni­da­des que plan­tea la ma­ni­pu­la­ción ge­né­ti­ca.

El au­tor elo­gia el ac­tual es­ta­do del sis­te­ma sa­ni­ta­rio es­pañol. In­di­ca que la cre­cien­te ca­ren­cia de re­cur­sos –de­bi­do en par­te, pe­ro no só­lo, a la ne­ce­si­dad de las ad­mi­nis­tra­cio­nes de re­du­cir los dé­fi­cit pú­bli­cos– es com­par­ti­da por el res­to de eco­no­mías eu­ro­peas. Pe­ro se per­mi­te ha­blar de la exis­ten­cia de una pe­que­ña bur­bu­ja

sa­ni­ta­ria en Es­pa­ña, de­bi­do en par­te al po­ten­cial in­no­va­dor del sec­tor. Dis­tin­gue en­tre las in­no­va­cio­nes que me­jo­ran la sa­lud de ma­ne­ra ge­ne­ral de las que só­lo be­ne­fi­cian a un re­du­ci­do nú­me­ro de per­so­nas y de las que só­lo ge­ne­ran be­ne­fi­cios mí­ni­mos y tie­nen un res­pal­do cien­tí­fi­co du­do­so. Pa­ra él es ur­gen­te em­pe­zar a de­ci­dir. Y no se­rá fá­cil.

XA­VIER GÓ­MEZ

Gui­llem Ló­pez Ca­sas­no­vas abor­da el fu­tu­ro del Es­ta­do de bie­nes­tar es­pañol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.