El na­ci­mien­to de una na­ción

El Go­bierno se mo­vi­li­za pa­ra cal­mar los mer­ca­dos an­te los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes ca­ta­la­nas

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - MA­RIANO GUINDAL

Ha­ceun­si­glo se es­tre­nó El na­ci­mien­to de una na­ción, di­ri­gi­da por D.W. Grif­fith. Un clá­si­co del ci­ne mu­do­que­na­rra­la crea­ción de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca. Ha­ce mil años na­ció Gis­ber­ga de Car­ca­so­na, la pri­me­ra rei­na de Ara­gón, es­po­sa de Ramiro I y edu­ca­da en la cor­te con­dal de Bar­ce­lo­na. Ha­ce cua­ren­ta años se mu­rió en su ca­ma el ge­ne­ral Fran­co ini­cián­do­se la tran­si­ción de la dic­ta­du­ra a la de­mo­cra­cia.

Es­ta co­rre­la­ción de fe­chas fue la que uti­li­zó el do­min­go pa­sa­do Joan Ma­nuel Se­rrat en une­mo­ti­vo­con­cier­toe­ne­lPa­la­cio de los De­por­tes de Ma­drid pa­ra sub­ra­yar que la na­ción ca­ta­la­na tie­ne hon­das raí­ces. Los asis­ten­tes co­rea­ron in­dis­tin­ta­men­te sus can­cio­nes en es­pañol y en ca­ta­lán. Era un pú­bli­co ma­du­ro, per­te­ne­cien­te en su ma­yo­ría a la ge­ne­ra­ción que sa­lió a la ca­lle al gri­to de “lli­ber­tat, am­nis­tia i Es­ta­tut d’au­to­no­mia”. La mis­ma gen­te que can­ta­ba co­nRai­mo­nDi­guem­nooL’es­ta­ca con Lluís Llach.

Vien­do lo que pa­sa­ba en el es­ce­na­rio na­die po­dría de­cir que exis­te un pro­ble­ma en­tre ma­dri­le­ños y ca­ta­la­nes. Se­rrat abra­za­ba a su ami­go Sa­bi­na, Ana Be­lén, Da­ni Mar­tín o a la an­da­lu­za Pa­sión Ve­ga. Es cier­to que una bue­na par­te de los ca­ta­la­nes quie­ren ver na­cer una na- ción cuan­do se co­noz­can es­ta no­che los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les. Pe­ro eso no ten­dría que ser un im­pe­di­men­to pa­ra se­guir sien­do ami­gos. Tal vez por ello, en de­ter­mi­na­dos círcu­los del po­der ca­da vez se es­cu­che más “que peor que la in­de­pen­den­cia­se­ríae­len­fren­ta­mien­to en­tre dos pue­blos que siem­pre han es­ta­do her­ma­na­dos”.

Por eso, re­sul­ta tan im­por­tan­te la ges­tión de los re­sul­ta­dos que sur­jan de las ur­nas. El mi­nis­tro de Economía, Luis de Guin­dos, te­me que si la op­ción in­de­pen­den­tis­ta ob­tu­vie­se ma­yo­ría ab­so­lu­ta o un par­ti­do an­ti­ca­pi­ta­lis­ta co­mo es la CUP­se con­vir­tie­se en la lla­ve de la go­ber­na­bi­li­dad deCa­ta­lun­ya la es­ta­bi­li­dad del Ibex 35 se ven­dría aba­jo.

Es­to só­lo se­ría el prin­ci­pio. Los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les po­drían pen­sar que se ha ini­cia­do un ci­clo de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca que se acen­tua­ría en la me­di­da en que se acer­que la fe­cha de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les y la po­si­bi­li­dad de que la iz­quier­da ra­di­cal se con­vier­ta en el ár­bi­tro de la si­tua­ción. Es de­cir, que se re­pi­ta lo que ya ocu­rrió el pa­sa­do mes de ma­yo en los prin­ci­pa­les ayun­ta­mien­tos es­pa­ño­les: Ma­nue­la Car­me­na en Ma­drid y Ada Co­lau en Bar­ce­lo­na.

Co­mo di­ce un des­ta­ca­do miem­bro del Go­bierno en pri­va­do, “cuan­do la bur­gue­sía na­cio­na­lis­ta ca­ta­la­na se en­fren­ta con las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do quien sa­le ga­nan­do al final es la ex­tre­ma iz­quier­da. Y cuan­do eso su­ce­de, es esa bur­gue­sía, que ya es muy ri­ca pe­ro que pien­sa que con la in­de­pen­den­cia lo se­rá mu­cho más, la que ter­mi­na pi­dien­do ayu­da a Ma­drid pa­ra que pon­ga las co­sas en or­den. Es co­mo si no hu­bié­se­mos apren­di­do na­da de la his­to­ria”.

La si­tua­ción de alar­ma se ha in­cre­men­ta­do en la úl­ti­ma se­ma­na con la irrup­ción en la cam­pa­ña elec­to­ral del mun­do eco­nó­mi­co: los ban­cos cam­bia­rán su se­de so­cial; ha­brá un co­rra­li­to; no se po­drán pa­gar las pen­sio­nes; el pa­ro se mul­ti­pli­ca­rá; Ca­ta­lun­ya no pa­ga­rá su deu­da y un mon­tón de in­sen­sa­te­ces del mis­mo te­nor.

Pa­ra unos se tra­ta de la cam­pa­ña del mie­do, pa­ra otros es el “ja­ra­be de la ver­dad”. Lo cier­to es que en­tre to­dos han con­se­gui­do asus­tar a los in­ver­so­res, con la con­si­guien­te pér­di­da de con­fian­za so­bre las po­si­bi­li­da­des de la economía es­pa­ño­la y ca­ta­la­na de ha­cer fren­te a sus com­pro­mi­sos y a sus re­tos del fu­tu­ro.

An­te es­ta si­tua­ción el Go­bierno se ha mo­vi­li­za­do y ha pe­di­do a De Guin­dos, que vi­si­te las prin­ci­pa­les pla­zas fi­nan­cie­ras y ha­ble con ana­lis­tas y fon­dos de in­ver­sión pa­ra cal­mar los áni­mos. Unin­cre­men­to del ries­go país nos cos­ta­ría mu­chí­si­mo. El sec­tor pú­bli­co y el pri­va­do re­no­va­rán cré­di­tos por 300.000 mi­llo­nes de eu­ros en el 2016. Una subida de la pri­ma de ries­go que su­pu­sie­se un in­cre­men­to sen­si­ble del pre­cio del di­ne­ro pa­ra las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, em­pre­sas y fa­mi­lias se­ría un au­tén­ti­co desas­tre.

Pa­ra los ana­lis­tas fi­nan­cie­ros el pe­li­gro no ra­di­ca tan­to en que Junts pel Sí con­si­gan la ma­yo­ría ab­so­lu­ta, co­mo la for­ma en que la ges­tio­nen. Si en la no­che elec­to­ral, Raül Ro­me­va, Artur Mas y Oriol Jun­que­ras ofre­cen un pac­to al Go­bierno que sal­ga de las ur­nas el 20 de di­ciem­bre no pa­sa­rá gran co­sa. Pe­ro si por el con­tra­rio tra­ta­sen de apro­ve­char el in­ter­regno que con­lle­va la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes ge­ne­ra­les, con la di­so­lu­ción del Par­la­men­to es­pañol y la for­ma­ción de la Diputación Per­ma­nen­te pa­ra apro­bar me­di­das que cues­tio­nen la le­ga­li­dad, po­drían pro­vo­car el tan te­mi­do cho­que­de­tre­nes.

Lo que te­me el mercado es que sea cier­to que la Ge­ne­ra­li­tat ten­ga una agenda ocul­ta pa­ra prac­ti­car una po­lí­ti­ca de tie­rra ocu­pa­da. Si es­to fue­se así, Ma­riano Ra­joy se ve­ría for­za­do a in­ter­ve­nir, de ahí que se le ha­yan da­do po­de­res eje­cu­ti­vos al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Ese plan B se­ría com­pa­ra­ble a dar una pa­ta­da a la me­sa de jue­go an­tes de que se ter­mi­na­sen de re­par­tir las car­tas.

Es po­si­ble que co­mo ha­ce cien años asis­ta­mos al na­ci­mien­to de una­na­ción, pe­ro­nool­vi­de­mos­que pue­de ser un par­to con fór­ceps, co­moo­cu­rrió en Ir­lan­da en 1922, o un alum­bra­mien­to na­tu­ral co­mo se­ría lo desea­ble.

LU­CA PIERGIOVANNI / EFE

Joan Ma­nuel Se­rrat reali­zó el pa­sa­do do­min­go un emo­ti­vo con­cier­to en el Pa­la­cio de los De­por­tes de Ma­drid en el que los asis­ten­tes co­rea­ron in­dis­tin­ta­men­te sus can­cio­nes en es­pañol y en ca­ta­lán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.