En el cen­tro de la es­tra­te­gia de to­das las em­pre­sas

Eva­lúan, for­man y bus­can a los me­jo­res pro­fe­sio­na­les, den­tro y fue­ra de la or­ga­ni­za­ción

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Luis Ji­mé­nez

El mercado es­tá mo­vién­do­se. Los em­plea­dos, que du­ran­te la cri­sis eran pru­den­tes a la ho­ra de dar el sal­to a nue­vos pro­yec­tos y que mi­ti­ga­ban sus as­pi­ra­cio­nes, sa­la­ria­les o de pro­mo­ción in­ter­na, a la espera de tiem­pos me­jo­res, es­tán apro­ve­chan­do un mo­men­to en que las em­pre­sas te­jen pla­nes de de­sa­rro­llo pa­ra ren­ta­bi­li­zar su va­lor aña­di­do. En es­te con­tex­to de ex­pan­sión, se­ña­la el Es­tu­dio Glo­bal Ba­ró­me­tro de RRHH­de Mi­chael Pa­ge, el de­par­ta­men­to de Re­cur­sos Hu­ma­nos es­tá con­vir­tién­do­se en una pie­za cla­ve pa­ra el cre­ci­mien­to de la fir­ma a la ho­ra de cap­tar y re­te­ner ta­len­to, pe­ro tam­bién en un co­la­bo­ra­dor cla­ra­men­te es­tra­té­gi­co.

Las gran­des ex­pec­ta­ti­vas de con­tra­ta­ción en mu­chos paí­ses se­ña­lan una nue­va fa­se del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Las ci­fras de paí­ses co­mo Ale­ma­nia, Reino Unido e Ir­lan­da, que son no­ta­ble­men­te op­ti­mis­tas y trans­mi­ten un men­sa­je po­si­ti­vo so­bre los fu­tu­ros pla­nes de am­plia­ción de plan­ti­lla, su­po­nen un cla­ro in­di­cio de la exis­ten­cia de una se­gun­da gue­rra por el ta­len­to, con­ti­nua­ción del pri­mer pi­co de la de­man­da de em­pleo des­en­ca­de­na­da por el fuer­te au­men­to de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos a fi­na­les de la dé­ca­da de los no­ven­ta.

Jai­me Del­ga­do, exe­cu­ti­ve ma­na­ger de Mi­chael Pa­ge, ase­gu­ra que, co­mo las em­pre­sas vuel­ven a con­tra­tar y es­tán de­seo­sas de cap­tar el ta­len­to dis­po­ni­ble en el mercado, los me­jo­res pro­fe­sio­na­les sue­len te­ner va­rias op­cio­nes en­tre las que ele­gir. “Has­ta aho­ra, el pro­yec­to y las po­si­bi­li­da­des de pro­mo­ción eran fac­to­res que se te­nían muy en cuen­ta, pe­ro aho­ra ha em­pe­za­do a va­lo­rar­se mu­cho la re­tri­bu­ción”. Co­mo es­ta gue­rra por el ta­len­to ha pro­vo­ca­do un in­cre­men­to de los sa­la­rios, “las em­pre­sas es­tán fle­xi­bi­li­zán­do­se, ofre­cien­do más for­ma­ción y de­sa­rro­llo, y los de­par­ta­men­tos de Re­cur­sos Hu­ma­nos es­tán plan­tean­do ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les só­li­das den­tro de la com­pa­ñía pa­ra que el ta­len­to no se sien­ta es­tan­ca­do”. TA­LEN­TO Y AC­TI­TUD Cuan­do se ha­bla de ta­len­to, se alu­de a los co­no­ci­mien­tos que po­sea una per­so­na, al va­lor aña­di­do que apor­te en su as­pec­to téc­ni­co, a su ex­pe­rien­cia y a las com­pe­ten­cias que pue­da apor­tar, “que tie­nen que ver mu­cho con la ac­ti­tud: no bus­cas só­lo un co­no­ci­mien­to es­pe­cí­fi­co, sino al­guien que en­ca­je y que jue­gue un rol de­ter­mi­na­do en el entorno que le asig­na la com­pa­ñía”, se­ña­la Del­ga­do.

Pa­ra al­can­zar ese ob­je­ti­vo, la fun­ción de re­cur­sos hu­ma­nos ha de cam­biar ne­ce­sa­ria­men­te res­pec­to del pa­pel ju­ga­do du­ran­te la cri­sis. “En es­tos años se han vis­to abo­ca­dos, por los pre­su­pues­tos re­du­ci­dos con los que con­ta­ban, a desem­pe­ñar una po­si­ción ges­to­ra, de ad­mi­nis­tra­ción del per­so­nal y de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les, mien­tras que aho­ra es­tán mu­cho más cen­tra­dos en la ges­tión del ta­len­to”.

Los de­par­ta­men­tos de re­cur­sos hu­ma­nos es­tán de­di­cán­do­se ca­da vez más, ase­gu­ra Del­ga­do, a iden- ti­fi­car el ta­len­to den­tro de la or­ga­ni­za­ción, a for­mar­lo y a tra­zar un ca­mino pa­ra que se desa­rro­lle, de mo­do que no se sien­ta es­tan­ca­do y tra­te de bus­car un cam­bio en otra fir­ma. Esa ta­rea de fi­de­li­za­ción me­dian­te la ges­tión de la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, de cons­truc­ción de un con­tex­to en el que las per­so­nas que apor­tan va­lor aña­di­do se sien­tan có­mo­das de for­ma que no tra­ten de bus­car opor­tu­ni­da­des fue­ra, es esen­cial en un mercado re­vuel­to, co­mo em­pie­za a ser el del pre­sen­te. ES­TRA­TE­GIA El otro gran cam­bio res­pec­to de los años pre­ce­den­tes es la nue­va con­si­de­ra­ción del di­rec­tor de Re­cur­sos Hu­ma­nos co­mo fi­gu­ra de apo­yo al CEO de la em­pre­sa a la ho­ra de di­se­ñar la es­tra­te­gia de la com­pa­ñía. “Du­ran­te mu­chos años, de­pen­día del de­par­ta­men­to fi­nan­cie­ro; hoy no, es­tá en el ni­vel más al­to del or­ga­ni­gra­ma y tie­ne un pues­to en el con­se­jo de di­rec­ción. Su ta­rea con­sis­te en ali­near los re­cur­sos hu­ma­nos con esa es­tra­te­gia, trans­mi­tien­do a los em­plea­dos la mi­sión, la vi­sión y los va­lo­res de la fir­ma. A él le co­rres­pon­de va­lo­rar el desem­pe­ño de los em­plea­dos pa­ra sa­ber si con el ta­len­to que se cuen­ta se­rá su­fi­cien­te pa­ra lle­var a ca­bo la es­tra­te­gia di­se­ña­da, si hay que con­cu­rrir al mercado a bus­car ma­yor va­lor aña­di­do o si se pue­de desa­rro­llar la ca­pa­ci­dad que ya se tie­ne en la fir­ma”. Se­gún Del­ga­do, has­ta aho­ra las re­la­cio­nes la­bo­ra­les era al­go a lo que se reac­cio­na­ba (si ha­bía una huel­ga se to­ma­ba una decisión) mien­tras que aho­ra se tra­ta de an­ti­ci­par y de pre­ve­nir el con­flic­to an­tes de que apa­rez­ca. EVA­LUA­CIÓN Par­te im­por­tan­te de es­tas no­ve­da­des son los nue­vos sis­te­mas de eva­lua­ción del desem­pe­ño. “Años atrás, las eva­lua­cio­nes de los co­la­bo­ra­do­res no es­ta­ban tan in­te­gra­das en la or­ga­ni­za­ción. El bo­nus, por ejem­plo, era dis­cre­cio­nal. Hoy no, hay un sis­te­ma anual ba­sa­do en he­chos ob­je­ti­vos, tan­to cuan­ti­ta­ti­vos co­mo cua­li­ta­ti­vos, que de­fi­nen el pues­to de tra­ba­jo y las com­pe­ten­cias re­que­ri­das y que ana­li­za cuá­les se es­tán cum­plien­do y cuá­les no. A par­tir de ahí es mu­cho más fá­cil desa­rro­llar pla­nes de for­ma­ción que pue­dan do­tar a tus pro­fe­sio­na­les de ma­yor pre­pa­ra­ción”. Por to­da es­ta ta­rea de ali­nea­ción con la es­tra­te­gia, ges­tión del ta­len­to y del cam­bio, en­tien­de Del­ga­do que el di­rec­tor de Re­cur­sos Hu­ma­nos vuel­ve a ad­qui­rir po­si­cio­na­mien­to de li­de­raz­go den­tro de la em­pre­sa.

Las or­ga­ni­za­cio­nes quie­ren iden­ti­fi­car a las per­so­nas con ta­len­to que tie­nen den­tro, y for­mar­las “El di­rec­tor de RRHH vuel­ve a ad­qui­rir una po­si­ción de li­de­raz­go den­tro de la je­rar­quía de la em­pre­sa” Las ex­pec­ta­ti­vas de con­tra­ta­ción de va­rios paí­ses se­ña­lan una fa­se de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co La gue­rra por los me­jo­res pro­fe­sio­na­les en­tre las com­pa­ñías ha pro­vo­ca­do un au­men­to de sa­la­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.