Los re­fu­gia­dos y la economía ale­ma­na

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - RO­BERT TOR­NA­BELL PRO­FE­SOR EMÉ­RI­TO DE LA UNI­VER­SI­TAT RA­MON LLULL Y EX­DE­CANO DE ESADE BU­SI­NESS SCHOOL

Ale­ma­nia de­be re­ju­ve­ne­cer su cla­se tra­ba­ja­do­ra y sus téc­ni­cos. ¿Ten­drán me­dios pa­ra for­mar­se los in­mi­gran­tes si­rios?, pre­gun­ta el pro­fe­sor Tor­na­bell.

Eu­ro­pa vi­ve uno de los ma­yo­res éxo­dos de los úl­ti­mos años, pe­ro no es el pri­me­ro. Tras la caí­da del Mu­ro de Ber­lín, un pe­rió­di­co ale­mán, re­fi­rién­do­se a los re­fu­gia­dos de la ex RDA es­cri­bió: “Ellos son los hi­jos que no tu­vi­mos”. Aho­ra la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel les di­ce a las ma­dres que lle­gan de Si­ria que apren­dan ale­mán co­mo lo es­tán ha­cien­do sus hi­jos, por­que du­ran­te la emi­gra­ción de los tur­cos las ma­dres no lo hi­cie­ron y se man­tu­vie­ron du­ran­te años ais­la­das de la so­cie­dad. Ale­ma­nia es­tá en­ve­je­cien­do de ma­ne­ra pro­gre­si­va, aun­que sin lle­gar a la gra­ve­dad de Ja­pón, y ne­ce­si­ta re­ju­ve­ne­cer su cla­se tra­ba­ja­do­ra y la de sus téc­ni­cos. ¿Ten­drán me­dios pa­ra for­mar­se los re­cién lle­ga­dos de Si­ria y otros paí­ses?

El fi­ló­so­fo Emi­lio Lle­dó, que se for­mó en Ale­ma­nia y fue pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Leip­zig, cuen­ta que él en­se­ñó ale­mán a los emi­gra­dos es­pa­ño­les en los peo­res años del fran­quis­mo, pe­ro su sor­pre­sa fue que pri­me­ro tu­vo que dar­les los fun­da­men­tos de la gramática es­pa­ño­la, por­que­de­lo­con­tra­rio no po­día avan­zar y sin co­no­cer ale­mán los emi­gran­tes te­nían que acep­tar los peo­res tra­ba­jos.

Ale­ma­nia es­tá re­ci­bien­do aho­ra más so­li­ci­tu­des de asi­lo po­lí­ti­co que Es­ta­dos Uni­dos y Suecia, pe­ro sa­ben có­mo or­ga­ni­zar las in­gen­tes ma­sas­deex­pa­tria­dos­que­le­ses­tán lle­gan­do. El fi­ló­so­fo Ju­lián Ma­rías es­cri­bió que el emi­gran­te es una som­bra de la per­so­na y en Ca­ta­lun­ya Pas­qual Ma­ra­gall, sien­do al­cal­de, di­jo que sin las su­ce­si­vas co­rrien­tes mi­gra­to­rias que re­ci­bió Ca­ta­lun­ya la po­bla­ción no­lle­ga­ría, en la fe­cha de su dis­cur­so, a po­co más de dos mi­llo­nes y me­dio de ha­bi­tan­tes.

En Els al­tres ca­ta­lans, Fran­cesc Can­del des­cri­bió la len­ta in­te­gra­ción de los que lle­ga­ban con una ma­le­ta pro­ce­den­tes del Sur. Ellos hi­cie­ron po­si­ble que la in­dus­tria pu­die­ra com­pe­tir en los mer­ca­dos más avan­za­dos y el PSUC lu­chó pa­ra­que­fue­ran­ciu­da­da­nos­deCa­ta­lun­ya. Es muy po­si­ble que hoy en día sus hi­jos y nie­tos se sien­tan ca­ta­la­nes.

La di­men­sión hu­ma­na tras­cien­de to­da con­si­de­ra­ción, pe­ro una vez cu­bier­tas las pri­me­ras ne­ce­si­da­des, los re­fu­gia­dos van a ne­ce­si­tar un tra­ba­jo. En el 2012, más de un ter­cio de las com­pa­ñías de to­do el mun­do tu­vie­ron di­fi­cul­ta­des pa­ra cu­brir los pues­tos de tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos, y no sa­be­mos cuán­tos pue­den al­can­zar esos pues­tos en Ale­ma­nia.

Años an­tes, el en­ton­ces mi­nis­tro de Tra­ba­jo, Von der Le­yen, in­sis­tió en lo mis­mo. Ale­ma­nia bus­có a par­tir del 2011 la es­tre­cha co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da. La co­la­bo­ra­ción de las em­pre­sas y los

cen­tros de for­ma­ción; la­bo­ra­to­rios de in­ves­ti­ga­ción de las fá­bri­cas de co­ches y, cuan­do se tie­ne el do­mi­nio del idio­ma, los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción de los ins­ti­tu­tos po­li­téc­ni­cos. Un­ca­ta­lán di­ri­gió el re­nom­bra­do Ins­ti­tu­to Max Planck, pe­ro te­nía es­tu­dios su­pe­rio­res y pue­de ser una ex­cep­ción si se com­pa­ra con la si­tua­ción de los re­fu­gia­dos, aun­que al­gu­nos son in­ge­nie­ros.

Fren­te al in­gen­te pa­ro de mu­chos paí­ses en de­sa­rro­llo, más de dos ter­cios de las em­pre­sas de la In­dia no sa­ben có­mo con­tra­tar mano de obra cua­li­fi­ca­da. El Go­bierno creó en el 2009 una ins­ti­tu­ción sin áni­mo de lu­cro (pú­bli­co-pri­va­da) con el ob­je­ti­vo de dar for­ma­ción a quin­ce mi­llo­nes de hin­dúes en un ho­ri­zon­te de do­ce años, pe­ro no es un país de fá­cil ac­ce­so pa­ra los emi­gran­tes.

Los paí­ses que no ad­mi­ten emi­gran­tes y tie­nen ba­jas ta­sas de na­ta­li­dad y me­jo­ra de la es­pe­ran­za de vi­da de­ben ha­cer fren­te al co­no­ci­do pro­ble­ma de las pen­sio­nes de ju­bi­la­ción y a la aten­ción de los que lle­gan a eda­des avan­za­das.

Ja­pón es un ca­so ilus­tra­ti­vo, por­que al no re­ci­bir emi­gran­tes es el se­gun­do país del mun­do­que en­ve­je­ce más rá­pi­da­men­te. Un ter­cio de su po­bla­ción tie­ne más de se­sen­ta años, mien­tras que au­men­ta gra­dual­men­te el gru­po de los que tie­nen más de ochen­ta y cin­co años. En Ale­ma­nia, gra­cias a la emi­gra­ción, la pro­por­ción de ma­yo­res de 60años es del 27%, pe­ro tam­bién en­ve­je­ce pro­gre­si­va- men­te. Lle­va­ba ra­zón la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel cuan­do di­jo que la in­gen­te emi­gra­ción tie­ne as­pec­tos po­si­ti­vos que han de apro­ve­char­se.

No obs­tan­te, Ale­ma­nia no va a lle­gar al que se de­no­mi­na “pun­to de in­fle­xión de Le­wis”, por­que es un­país avan­za­do, pe­ro Chi­na pue­de pron­to lle­gar a él, se­gún un es­tu­dio del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal. Las eco­no­mías en de­sa­rro­llo tie­nen un sec­tor de ba­ja pro­duc­ti­vi­dad con ex­ce­so de mano de obra (la agri­cul­tu­ra, en el ca­so de Chi­na) y otro de al­ta pro­duc­ti­vi­dad (en Chi­na, el sec­tor in­dus­trial). Es­te úl­ti­mo es ren­ta­ble en bue­na me­di­da por­que pue­de con­tra­tar mano de obra ba­ra­ta pro­ce­den­te del cam­po.

La in­dus­tria de Chi­na se con­vir­tió en la fá­bri­ca del mun­do, has­ta que lle­gó el mo­men­to en que los sa­la­rios au­men­ta­ron por en­ci­ma de lo que es­pe­ra­ban. Su in­dus­tria era más pro­duc­ti­va y ren­ta­ble que el cam­po y pu­do ge­ne­rar ca­pi­tal y acu­mu­lar re­ser­vas de di­vi­sas. Cuan­do ha­ce un par de años em­pe­zó a re­du­cir­se el excedente de tra­ba­ja­do­res del cam­po, los obre­ros de las fá­bri­cas pi­die­ron me­jo­res con­di­cio­nes de tra­ba­jo y sa­la­rios cre­cien­tes y por eso Chi­na fa­bri­ca ya en Viet­nam y la In­dia y mu­chas em­pre­sas ca­ta­la­nas han re­pa­tria­do sus in­ver­sio­nes por­que les re­sul­ta más ren­ta­ble fa­bri­car en los paí­ses de Eu­ro­pa del Es­te, des­de don­de pue­den re­ci­bir los pro­duc­tos aca­ba­dos en po­co más de un día.

Pa­ra con­cluir, una or­ga­ni­za­ción so­li­da­ria y ra­cio­nal de los cien­tos de mi­les de re­fu­gia­dos que re­ci­be Ale­ma­nia tie­ne mu­chos as­pec­tos po­si­ti­vos pa­ra el fu­tu­ro del país. El pro­pio pre­si­den­te del Bun­des­bank, Jens Weid­man, coin­ci­día en las ven­ta­jas de re­ju­ve­ne­cer la mano de obra de al­gu­nos sec­to­res, es­pe­cial­men­te de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra an­te la fal­ta de mano de obra adi­cio­nal, ne­ce­sa­ria pa­ra man­te­ner el ni­vel de bie­nes­tar del país. Las le­yes de la de­mo­gra­fía no son fá­ci­les de ven­cer, in­clu­so pa­ra los paí­ses ra­cio­nal­men­te or­ga­ni­za­dos co­mo Ale­ma­nia.

Ja­pón es el se­gun­do país del mun­do que en­ve­je­ce más rá­pi­da­men­te al no re­ci­bir emi­gran­tes: un ter­cio de la po­bla­ción tie­ne más de 60 años”

NI­KO­LAY DOYCHINOV / AFP

Una vez cu­bier­tas las pri­me­ras ne­ce­si­da­des, los re­fu­gia­dos van a ne­ce­si­tar un tra­ba­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.