La cla­ve: ele­gir bien el des­tino

Las cons­truc­to­ras prio­ri­zan la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y la ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, co­mo lec­ción apren­di­da tras los años de cri­sis

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - C. Lafraya

“La cons­truc­ción via­ja mal”. Es­tá má­xi­ma ha lo­gra­do derribar las gran­des cons­truc­to­ras, pe­ro ello no qui­ta pa­ra que el mar­gen eco­nó­mi­co siem­pre sea me­nor fue­ra que en su país de ori­gen. Si­gue sien­do un ne­go­cio con ca­rác­ter lo­cal. “Es­to les su­ce­de a los gru­pos es­pa­ño­les, pe­ro tam­bién los fran­ce­ses ga­nan más en Fran­cia que en Es­ta­dos Uni­dos”, se­ña­la Ja­vier Pa­ra­da, so­cio res­pon­sa­ble de cons­truc­ción e in­fra­es­truc­tu­ras de De­loit­te.

A las cons­truc­to­ras es­pa­ño­las no les gus­ta acu­dir en con­sor­cios por­que ca­da una di­se­ña su es­tra­te­gia in­ter­na­cio­nal. En oca­sio­nes, re­pi­ten so­cios, en otras bus­can alia­dos lo­ca­les e in­clu­so se alían con in­ge­nie­rías y em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas en fun­ción de ca­da pro­yec­to.

“Hay que me­dir muy bien los ries­gos po­lí­ti­cos; el res­pe­to de los con­tra­tos tan­to de los so­cios, co­mo de los sub­con­tra­tis­tas; así co­mo las pe­na­li­za­cio­nes o bo­ni­fi­ca­cio­nes que im­po­nen al­gu­nos paí­ses si la obra aca­rrea re­tra­so en pla­zos o se con­clu­ye an­tes de lo pre­vis­to”, afir­ma es­te ex­per­to. Por ejem­plo, Fe­rro­vial en la au­to­pis­ta inau­gu­ra­da re­cien­te­men­te en Te­xas (Es­ta­dos Uni­dos) se ha ade­lan­ta­do tres me­ses en la en­tre­ga, lo que le per­mi­te abrir el pea­je an­tes con el con­si­guien­te in­cre­men­to de sus in­gre­sos.

Ali­cia Re­ven­ga, di­rec­to­ra del gru­po ex­por­ta­dor de Seo­pan, ha­ce hin­ca­pié en que la prio­ri­dad a la ho­ra de ele­gir país es “la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca”. En su opi­nión, “re­sul­ta di­fí­cil que acu­dan a paí­ses co­mo Irán o Iraq, cuan­do hay otros paí­ses que ofre­cen ma­yo­res ga­ran­tías”.

Pa­ra Án­gel Pé­rez, ana­lis­ta de Ren­ta 4, “la pre­sen­cia en paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá o el Reino Unido, cu­yo cam­bio de di­vi­sa fa­vo­re­ce a las em­pre­sas es­pa­ño­las se re­fle­ja es­te año ya en sus cuen­tas de re­sul­ta­dos”. Por el con­tra­rio, con­ti­nua, “te­ner ac­ti­vi­dad en otros paí­ses co­mo Mé­xi­co o Co­lom­bia per­ju­di­ca por­que sus mo­ne­das se de­va­lúan con fre­cuen­cia”. En su opi­nión, lo ocu­rri­do en bol­sa en Mé­xi­co a OHL afec­tó a la ma­triz, pues­to que es pro­pie­ta­ria del 56% de la fi­lial bra­si­le­ña. Es­ta mis­ma se­ma­na OHL in­ter­pu­so su se­gun­da de­man­da con­tra In­frai­ber por “la cam­pa­ña de des­pres­ti­gio y des­ca­li­fi­ca­ción a lo lar­go de más de dos años”.

Otro de los pro­ble­mas con los que se to­pa­ban las cons­truc­to­ras ha­ce años pa­ra sa­lir al ex­te­rior era la ne­ga­ti­va de los in­ge­nie­ros de ca­mi­nos a des­pla­zar­se fue­ra. An­tes de la cri­sis, se les pa­ga­ba la ca­sa, di­ver­sos via­jes a la fa­mi­lia e in­clu­so se lle­ga­ba a bus­car em­pleo a la pa­re­ja en el país de des­tino. Con la cri­sis, es­to ha cam­bia­do. Aho­ra, se les en­vía en peo­res con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y se ven obli­ga­dos a ad­mi­tir­las an­te la ame­na­za del des­pi­do por el de­rrum­be de la obra ci­vil en el mercado do­més­ti­co. “Ya no van co­mo ex­pa­tria­dos, sino co­mo em­plea­dos lo­ca­les”, ex­pli­ca un ase­sor. Des­pués, las com­pa­ñías con­tra­tan in si­tu fi­li­pi­nos, pa­kis­ta­níes, ne­pa­líes... To­da la mano de obra es lo­cal, al igual que los ma­te­ria­les que uti­li­zan en las gran­des in­fra­es­truc­tu­ras. Otra co­sa es que lle­ven ma­qui­na­ria de al­ta tec­no­lo­gía. “Sal­vo el di­rec­tor de obra y dos o tres in­ge­nie­ros, el ne­go­cio se mue­ve en el país don­de se ubi­ca el pro­yec­to”, co­men­tan di­ver­sos ex­per­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.