Nu­bes so­bre la economía tur­ca

La ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y el dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te agra­van las ex­pec­ta­ti­vas del país eu­ro­asiá­ti­co

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - RI­CAR­DO GI­NÉS ES­TAM­BUL

Don­de lo nor­mal es lo im­pre­de­ci­ble. En apa­rien­cia, si nos ate­ne­mos a los da­tos de la su­per­fi­cie, la economía tur­ca go­za de una sa­lud de hie­rro: na­da me­nos que un ro­bus­to 3,8% se ex­pan­dió su PIB en el pe­rio­do de abril a ju­nio, en da­tos que fue­ron da­dos a co­no­cer es­te mes. Em­pe­ro, ha­ce tiem­po que to­das las alar­mas es­tán en­cen­di­das. La ra­zón prin­ci­pal de tan­to se­má­fo­ro ro­jo la su­po re­su­mir muy bien el pro­pio mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Meh­met Sim­sek, que tam­bién se espera pa­ra el ter­cer tri­mes­tre una po­ten­te ex­pan­sión. “El ries­go más im­por­tan­te pa­ra la economía tur­ca es una in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca a lar­go pla­zo”, di­jo Sim­sek a prin­ci­pios de es­te mes en Es­tam­bul. “Se­ría una re­ce­ta pa­ra dé­fi­cits tan­to pre­su­pues­ta­rios co­mo por cuen­ta co­rrien­te”, aña­dió.

En con­cre­to, Sim­sek se re­fe­rió a una fe­cha: el uno de no­viem­bre, el día en el que es­tán pre­vis­tas las elec­cio­nes ge­ne­ra­les an­ti­ci­pa­das. Si las ur­nas no son ca­pa­ces en­ton­ces de pro­du­cir un go­bierno fuer­te y ter­mi­nar así con me­ses de ines­ta­bi­li­dad, di­ce el economista, las co­sas irán a peor.

Y las co­sas, de he­cho, no van bien. “Sin lu­gar a du­das, se di­vi­sa más ines­ta­bi­li­dad en el ho­ri­zon­te. Ade­más de los pro­ble­mas in­ter­nos eco­nó­mi­cos, hay otros fac­to­res que ha­cen au­men­tar la pre­sión so­bre la economía tur­ca: la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca en el país, la ame­na­za de Es­ta­do Is­lá­mi­co en las re­gio­nes fron­te­ri­zas, el au­men­to del nú­me­ro de re­fu­gia­dos, la frá­gil si­tua­ción en los mer­ca­dos emer­gen­tes co­mo Chi­na y la in­cer­ti­dum­bre so­bre el ca­len­da­rio de ac­tua­cio­nes de la Fed”, enu­me­ra des­de Was­hing­ton en un co­rreo elec­tró­ni­co Cenk Si­dar, pre­si­den­te y con­se­je­ro de­le­ga­do de Si­dar Glo­bal Ad­vi­sors, una fir­ma es­pe­cia­li­za­da en ase­so­ría es­tra­té­gi­ca.

Efec­ti­va­men­te, co­mo si al de­jar de llo­ver y ca­mi­nan­do por un sen­de­ro os­cu­ro y cam­pes­tre no pu­die­ra sino pi­sar ca­ra­co­les, Tur­quía no sien­ta ca­be­za. “La li­ra tur­ca ha per­di­do ca­si el 30% de su va­lor en el úl­ti­mo año. Y a pe­sar de es­ta dis­mi­nu­ción, las ex­por­ta­cio­nes han caí­do un 2,1% en el úl­ti­mo tri­mes­tre”, pro­si­gue Si­dar.

To­do ello en pa­ra­le­lo a una ines­ta­bi­li­dad so­cial que tie­ne ci­fras: des­de el 7 de ju­nio, fe­cha de las pa­sa­das ge­ne­ra­les, el cos­te de los ata­ques pro­ta­go­ni­za­dos por mi­li­tan­tes kurdos as­cien­de ya a al me­nos 44,3 mi­llo­nes de eu­ros. Otro con­flic­to de ac­tua­li­dad, em­pla­za­do en el país ve­cino, Si­ria, es­tá tam­bién re­sul­tan­do otra san­gria pa­ra la economía tur­ca: los 2,2 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos si­rios que se lo­ca­li­zan o han pa­sa­do por Tur­quía han cos­ta­do ya unos 6.800 mi­llo­nes de eu­ros al pre­su­pues­to de An­ka­ra, se­gún Reuters.

A to­do ello se su­ma el pro­ble­ma en­dé­mi­co y ver­da­de­ro ta­lón de Aqui­les de la economía tur­ca: el dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te. “El au­men­to de las im­por­ta­cio­nes ha si­do un fac­tor de­ter­mi­nan­te de la des­ace­le­ra­ción ya que las ci­fras de cre­ci­mien­to han de­mos­tra­do que la de­man­da ex­ter­na au­men­ta la de­pen­den­cia de los re­cur­sos ex­ter­nos de la economía”, ad­mi­te a La Van­guar­dia el ca­te­drá­ti­co de Economía por la Uni­ver­si­dad Co­mer­cial de Es- tambul Mu­rat Yü­lek. So­bre el PIB el dé­fi­cit por cuen­ta co­rrien­te en 2014 fue del 5,7% –el más ele­va­do en paí­ses de la OCDE— y es­te año se espera que sea del or­den del 5%.

Así, con to­dos es­tos da­tos, no es de ex­tra­ñar que el ac­tual ín­di­ce de con­fian­za de los con­su­mi­do­res ha­ya caí­do a ni­ve­les de 2009, cuan­do se per­ci­bía ya la cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal en to­do su apo­geo. En una re­cien­te en­cues­ta (Me­tro­poll) has­ta un 65% de los en­cues­ta­dos lle­gó a ca­li­fi­car de ma­la la si­tua­ción eco­nó­mi­ca del país.

¿Se­rán las ge­ne­ra­les del 1 de no­viem­bre el re­me­dio a tan­tos ma­les? El pre­si­den­te Re­cep T. Er­do­gan tie­ne una res­pues­ta bien cla­ra: “Si un par­ti­do hu­bie­ra con­se­gui­do 400 es­ca­ños en las elec­cio­nes [del pa­sa­do ju­nio] y [con ello] el nú­me­ro de vo­tos ne­ce­sa­rio en el par­la­men­to pa­ra cam­biar la Cons­ti­tu­ción, la si­tua­ción se­ría dis­tin­ta”.

Se so­bre­en­tien­de, en Tur­quía, que esa re­for­ma de la Car­ta Mag­na ex­pan­di­ría aún más los po­de­res del je­fe de Es­ta­do, y trans­for­ma­ría el país en un ré­gi­men pre­si­den­cia­lis­ta. De he­cho, co­mo con­fe­só Er­do­gan es­te ve­rano, el cam­bio ya ha te­ni­do lu­gar y so­lo ne­ce­si­ta ser con­fir­ma­do por el Par­la­men­to. Es­to sig­ni­fi­ca­ría que el del­fín de Er­do­gan, el pre­mier Ah­met Da­vu­to­glu, se desem­pe­ña en sus fun­cio­nes —des­de que fue­ra ele­gi­do en agos­to de 2014— co­mo “pri­mer mi­nis­tro en prác­ti­cas”, en afortunada ex­pre­sión acu­ña­da por el dia­rio Söz­cü, crí­ti­co con el Go­bierno.

Er­do­gan ha si­do sin du­da el es­ta­dis­ta tur­co que ha do­mi­na­do la es­ce­na po­lí­ti­ca de su país des­de al me­nos una dé­ca­da. Un ani­mal po­lí­ti­co, una au­tén­ti­ca bes­tia. En­tre sus mu­chos lo­gros, ha con­se­gui­do un he­cho his­tó­ri­co en su país: dar voz y re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­cas a una pe­ri­fe­ria mar­gi­na­li­za­da. Y más allá: des­de el 2002 has­ta 2006, en el pri­mer man­da­to del que fue­ra (aho­ra se su­po­ne que es im­par­cial) su par­ti­do –el de la Jus­ti­cia y De­sa­rro­llo (AKP)– el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co man­tu­vo un pro­me­dio del 7,2%.

Sin em­bar­go, aho­ra, los tur­cos no se lle­van a en­ga­ño. En una re­cien­te en­cues­ta (Ge­zi­ci, 12-13 de sep­tiem­bre del 2015) un 63,6% de los en­tre­vis­ta­dos con­tes­tó que “sí, creo que el pre­si­den­te Er­do­gan ha in­cu­rri­do en prác­ti­cas co­rrup­tas”. Ade­más, un 58,8% lo veía co­mo el prin­ci­pal res­pon­sa­ble del caos que lle­gó a vi­vir el país por esas fe­chas.

A prin­ci­pios de es­te mes y tan so­lo en 24 ho­ras se con­ta­bi­li­za­ron 128 ata­ques –or­ga­ni­za­dos ma­yo­ri­ta­ria­men­te a tra­vés de las re­des so­cia­les– con­tra ofi­ci­nas del pro­kur­do y de iz­quier­das Par­ti­do de los Pue­blos De­mo­crá­ti­cos, el HDP. Su le­ma, en la cam­pa­ña elec­to­ral del mes de ju­nio, fue pre­ci­sa­men­te: “No te con­ver­ti­re­mos en (un) pre­si­den­te (con más po­de­res)”. Tres me­ses des­pués la tó­ni­ca si­gue igual: mien­tras Er­do­gan se afe­rra al po­der y de­sea más, la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca va cre­cien­do en Tur­quía.

La li­ra tur­ca ha per­di­do ca­si el 30% de su va­lor en el úl­ti­mo año, pe­ro las ex­por­ta­cio­nes ba­jan

AFP

El pre­si­den­te Re­cep T. Er­do­gan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.