Estilos de vi­da

Fas­ci­na­ción por la na­tu­ra­le­za, re­torno al cam­po, luz co­mo ma­te­ria, son ‘leit­mo­tivs’ con­tem­po­rá­neos

La Vanguardia - Dinero - - CASAS - Mar­ta Ro­drí­guez Bosch

Ha­ce ya tiem­po que los estilos de mo­bi­lia­rio no lle­van nom­bres de la reale­za. Atrás que­dan los lui­ses, el isa­be­lino, vic­to­riano… Re­pre­sen­tan­tes de épo­cas don­de el mue­ble fue un ob­je­to de va­lor ma­nu­fac­tu­ra­do la­bo­rio­sa­men­te, me­re­ce­dor del me­ce­naz­go de re­yes. Con ellos se ves­tían in­te­rio­res mo­de­la­dos por los gran­des pe­rio­dos de la his­to­ria del ar­te y la ar­qui­tec­tu­ra. En el otro ex­tre­mo, el mue­ble po­pu­lar tra­za­ba su tra­yec­to­ria in­tem­po- ral. Con el XX lle­gó el si­glo de la ra­zón, lo in­dus­trial y fun­cio­nal.

Hoy, en el XXI en mo­bi­lia­rio e in­terio­ris­mo la cues­tión medioambiental ha pa­sa­do a pri­mer plano. Pe­ro tam­bién otras: la año­ran­za de la na­tu­ra­le­za, o del pau­sa­do pa­sa­do fren­te a la tec­no­lo­gía ver­ti­gi­no­sa, ade­más de cir­cuns­tan­cias so­cia­les y eco­nó­mi­cas. Las si­tua­cio­nes de un sis­te­ma en cri­sis ins­pi­ran nue­vas vi­sio­nes; aus­te­ri­dad o re­uti­li­za­ción son cons­tan­tes vi­ta­les y el des­con­cha­do y des­ven­ci­ja­do ha de­ve­ni­do es­ti­lo. Si en nues­tra épo­ca la bús­que­da de in­te­rio­res más per­so­na­les es una me­ta, las con­co­mi­tan­cias son inevi­ta­bles, aun­que tam­bién la gran va­rie­dad es nor­ma.

VE­GE­TA­CIÓN Y LUZ El bo­tá­ni­co fran­cés y crea­dor de jar­di­nes verticales Pa­trick Blanc lo ha en­sa­ya­do en su pro­pia ca­sa de Pa­rís. Di­ce no es­tar in­tere­sa­do en el di­se­ño de in­te­rio­res, sino so­lo en el mun­do de las plan­tas. Las pa­re­des re­ves­ti­das de exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción (he­le­chos, mus­go, ho­jas de to­do ti­po) las ha cons­trui­do a par­tir de una es­truc­tu­ra me­tá­li­ca col­ga­da, más una plan­cha de PVC­yu­na­ca­pa fiel­tro es­pe­cial (a prue­ba de des­com­po­si­ción) con al­ta ca­pi­la­ri­dad, que per­mi­te la dis­tri­bu­ción de agua y don­de se ins­ta­lan las plan­tas co­mo se­mi­llas. Un sis­te­ma de irri­ga­ción man­tie­ne el fiel­tro hú­me­do pa­ra ali­men­tar la ve­ge­ta­ción.

Otra ma­te­ria na­tu­ral aun­que más in­tan­gi­ble, la luz, ha guia­do el pro­yec­to de vi­vien­da en Ro­ma de An­to­nino Car­di­llo. La con­tem­pla “co­mo ma­te­rial en bru­to de la ar­qui­tec­tu­ra”, pues al in­ci­dir so­bre un ma­te­rial só­li­do le im­pri­me nue­vas con­no­ta­cio­nes a su na­tu­ra­le­za. Car­di­llo ex­pe­ri­men­ta con las to­na­li­da­des neu­tras y di­ver­si­dad de ma­te­ria­les: ma­de­ra a mo­do de al­fom­bra, sue­lo de ce­men­to que en­cuen­tra con­ti­nui­dad en la pa­red, pe­ro con­tras­ta con la zo­na su­pe­rior uni­da vi­sual­men­te al te­cho me­dian­te un mis­mo re­vo­co gra­nu­la­do. En to­do, már­mol o te­ji­do, ex­plo­ra las tex­tu­ras y el re­lie­ve que co­bran ba­jo la luz, en es­pa­cios de pro­por­cio­nes áu­reas.

CAM­PO Y MA­DE­RA El es­ti­lo cam­pes­tre vin­cu­la­do a un cier­to cla­si­cis­mo he­te­ro­gé­neo ga­na tam­bién adep­tos. El in­terio­ris­ta Cliff Fong, pro­ce­den­te del mun­do de la mo­da, ha ha­bi­li­ta­do un ran­cho en un valle de Ca­li­for­nia don­de com­bi­na mue­bles icó­ni­cos de los años 50s del si­glo XX, con pie­zas más tos­cas y rus­ti­cas, an­ti­güe­da­des gus­ta­via­nas es­can­di­na­vas o clá­si­cos co­mo el so­fá Ches­ter de cue­ro o la si­lla de ma­de­ra Wind­sor del XIX.

La ma­de­ra es sin du­da uno de los ma­te­ria­les pro­ta­go­nis­tas del nues­tro in­ci­pien­te si­glo. Con ella Go Ha­se­ga­wa, en la ca­sa que ha pro­yec­ta­do en el bos­que de la pre­fec­tu­ra de Gun­ma, en Ja­pón, fo­rra to­do el in­te­rior, sue­los, te­chos, pa­re­des y con­fi­gu­ra los mue­bles. Un in­te­rior de ma­de­ra geo­me­tri­za­da en co­rre­la­ción con la na­tu­ra­le­za sil­ves­tre del ex­te­rior a la que rin­de cul­to. Gran­des fa­cha­das acris­ta­la­das pro­pi­cian la om­ni­pre­sen­cia del bos­que, en una ca­sa-cu­bo en el ai­re so­por­ta­da por li­ge­ros pi­lo­tes. El efec­to de flo­ta­ción lo po­ten­cian de­ta­lles co­mo el so­bre de vi­drio de la lar­ga me­sa del co­me­dor, y ba­jo ella una por­ción de sue­lo tam­bién de vi­drio, que de­ja a la vis­ta el te­rreno so­bre el que se asien­ta la vi­vien­da, tra­ta­do co­mo un pa­tio in­fe­rior.

El li­bro Room, edi­ta­do por Phai­don, re­co­ge un cen­te­nar de pro­yec­tos de in­terio­ris­mo crea­dos en el úl­ti­mo lus­tro, en­tre los que se en­cuen­tran los men­cio­na­dos. Re­fle­jan es­tos estilos de vi­da y otros tan­tos. Co­mo el au­ge de las tec­no­lo­gías de la luz y el co­lor, la in­ter­ac­ti­vi­dad de en­tor­nos, el uso de car­tón en cons­truc­ción. O la mi­ra­da ha­cia un clá­si­co ele­gan­te, aun­que tam­bien se­ña­la una era don­de hay es­pa­cio pa­ra los do­ra­dos lu­jo­sos de cor­te neo­ri­co. Un buen nú­me­ro de in­te­rio­res co­rres­pon­den a vi­vien­das. Otros a tien­das, res­tau­ran­tes, ho­te­les o es­pa­cios efí­me­ros. Con una se­lec­ción que lle­ga de la mano de diez cu­ra­do­res, edi­to­res, pe­rio­dis­tas y pro­fe­sio­na­les vin­cu­la­dos al mun­do del di­se­ño de to­do el mun­do, don­de ca­da uno ha es­co­gi­do diez pro­yec­tos.

La na­tu­ra­le­za cre­ce en los in­te­rio­res de las vi­vien­das, tan­to fí­si­ca co­mo vi­sual­men­te El sis­te­ma en cri­sis ins­pi­ra es­pa­cios aus­te­ros. El re­ci­cla­je y el des­con­cha­do son ya estilos

1. Luz y tex­tu­ra. “Hou­se of Dust” (ca­sa de ce­ni­zas) de An­to­nino Car­di­llo. Ro­ma

4. Gran vis­ta. Su­mi­da en el bos­que. Del ar­qui­tec­to ja­po­nés Go Ha­se­ga­wa

3. Cam­pes­tre. In­terio­ris­mo del nor­te­ame­ri­cano Cliff Fong en Ca­li­for­nia

FO­TOS: PHAI­DON

2. Mu­ros ex­hu­be­ran­tes. En Pa­rís, de Pa­trick Blanc y Gi­lles Eber­solt

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.