Al­fre­do Al­caín, en­tre­ga­do a la pin­tu­ra

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - To­más Pa­re­des 14.300 €

Lo es­tu­vo siem­pre, des­de el ini­cio, pe­ro en los úl­ti­mos años ha acen­tua­do esa de­ci­sión y, en el tra­ba­jo del 2012 al 2015, que es el que po­de­mos con­tem­plar, has­ta el 31 de di­ciem­bre, se per­ci­be una en­tre­ga ab­so­lu­ta, al he­cho de pin­tar, des­pa­re­cien­do re­fe­ren­cias y per­chas, pa­ra so­la­zar­se con só­lo la pin­tu­ra.

Co­mo el mis­mo pin­tor ha ma­ti­za­do, en el ca­tá­lo­go de su obra grá­fi­ca, Ca­sa de la Mo­ne­da, 2012, pá­gi­na. 131: “Hu­bo un mo­men­to a fi­na­les de los no­ven­ta en que los bo­de­go­nes van adel­ga­zan­do de tal for­ma y son tan es­que­má­ti­cos, que los fru­te­ros y las fru­tas van des­apa­re­cien­do y se que­dan só­lo las lí­neas y el co­lor. Po­co a po­co la fi­gu­ra­ción desaparece y a par­tir de en­ton­ces se va desa­rro­llan­do una es­té­ti­ca de lí­neas y man­chas que lle­ga has­ta hoy mis­mo”, a la obra que es­ta­mos ana­li­zan­do, mon­ta­da con ele­gan­cia y sen­ci­llez.

Ese len­gua­je que ti­tu­ló Lí­neas y man­chas, es el que vie­ne pro­di­gan­do des­de el 2012. No hay mo­ti­vos fi­gu­ra­ti­vos, sí emo­cio­na­les. For­mas geo­mé­tri­cas que com­po­nen una suer­te de aza­ro­so ca­li­dos­co­pio, co­mo vi­drie­ras pa­ra un ám­bi­to, que no tie­ne por qué ser re­li­gio­so; su­ti­les ha­ces de lí­neas que re­tra­tan el vér­ti­go de la pu­re­za o trián­gu­los con­ver­ti­dos en te­se­las de un mo­sai­co pic­to­ri­cis­ta, en el que re­ver­be­ran las cro­mías lim­pias, lu­mi­no­sas, des­nu­das, poé­ti­cas.

Des­de los años se­ten­ta Al­caín es­tá vi­vo en el pa­no­ra­ma ar­tís­ti­co es­pa­ñol. Su evo­lu­ción se ha desa­rro­lla­do por de­can­ta­ción: del rea­lis­mo al pop, has­ta lle­gar a un aje­dre­za­do de fi­gu­ras geo­mé­tri­cas, que di­bu­jan la esen­cia­li­dad de su mun­do, la trans­pa­ren­cia de es­truc­tu­ras in­vi­si­bles e in­ten­sas. De las tra­di­cio­na­les fa­cha­das y es­ca­pa­ra­tes a los bor­da­dos pé­tit-point, de los bo­de­go­nes a los nú­me­ros, le­tras y en­tre­cru­za­dos, en un des­po­ja­mien­to ra­di­cal pro­gre­si­vo. Con mu­cho co­lor y mu­cho pop, en la épo­ca in­ter­me­dia, y un su­til per­fu­me a Klee en la más cer­ca­na.

Al­fre­do Al­caín (Ma­drid, 1936), li­cen­cia­do en Be­llas Ar­tes por la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se, es­tu­dia gra­ba­do en la Es­cue­la Na­cio­nal de Ar­tes Grá­fi­cas y De­co­ra­ción Ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, en­tre 1961 y 1964. Reali­zó su pri­me­ra in­di­vi­dual en 1962, ex­po­nien­do en cen­tros y ga­le­rías de de Al­fre­do Al­caín. Ga­le­ría Fer­nán­de­zB­ra­so, Ma­drid. Pre­cio: Tel.: 91-575-04-27 to­da Es­pa­ña en cen­te­na­res de oca­sio­nes. En el 2003 fue Pre­mio Na­cio­nal de Ar­tes Plás­ti­ca y en el 2010 pre­mio To­más Francisco Prieto.

En los años no­ven­ta, ha­bía un au­tor en Ma­drid, al que siem­pre en­con­tra­ba vi­si­tan­do ex­po­si­cio­nes, por ale­ja­das que es­tu­vie­ra: Gerardo Rue­da. Des­apa­re­ci­do Rue­da, ocu­pó esa cos­tum­bre Al­caín, lo que quie­re de­cir que es aman­te del ar­te y so­li­da­rio –lo que no se da aho­ra en­tre ar­tis­tas–, y que es­ta­ba al tan­to de lo que se ex­po­nía.

¡Mag­ní­fi­co el am­bien­te que crean sus obras, lú­di­co y éti­co, de cui­da­da téc­ni­ca y de to­tal de­pen­den­cia de la pin­tu­ra, en­si­mis­ma­do en ella! Pre­cios: de 2.750 a 14.300 eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.