¡Es la eco­no­mía, es­tú­pi­do!

El di­le­ma en­tre re­par­to o cre­ci­mien­to gal­va­ni­za la cam­pa­ña elec­to­ral

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER -

El mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos uti­li­zó la cé­le­bre fra­se de Bill Clin­ton pa­ra ti­tu­lar la en­tre­vis­ta que le han he­cho en la CNBC “Es la eco­no­mía, es­tú­pi­do” ( the eco­nomy, stu­pid), fue la fra­se que uti­li­zó Bill Clin­ton du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral de 1992 y que le per­mi­tió ga­nar las elec­cio­nes. Es­ta mis­ma fra­se es la que ha uti­li­za­do el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos pa­ra ti­tu­lar la en­tre­vis­ta que le han he­cho en la CNBC. Al mar­gen de las ex­cen­tri­ci­da­des que los can­di­da­tos se ven for­za­dos a ha­cer ode­cir, el au­tén­ti­co de­ba­te de fon­do de es­ta cam­pa­ña elec­to­ral es si ha lle­ga­do el mo­men­to de re­par­tir o hay que con­ti­nuar sa­nean­do las cuen­tas pú­bli­cas pa­ra con­so­li­dar el cre­ci­mien­to. Es­te di­le­ma di­vi­de a la de­re­cha y a la iz­quier­da.

Lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to es afir­mar que es ne­ce­sa­rio re­par­tir pa­ra cre­cer más. Pe­ro la cues­tión es­tá en de­fi­nir si se op­ta por una po­lí­ti­ca ex­pan­si­va pa­ra es­ti­mu­lar el con­su­mo y la in­ver­sión o si, por el con­tra­rio, lo prio­ri­ta­rio es con­se­guir el equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio.

Es­pa­ña se ha com­pro­me­ti­do con Bru­se­las al­can­zar el dé­fi­cit ce­ro al fi­nal de la pró­xi­ma Le­gis­la­tu­ra. Es­to su­po­ne ha­cer un es­fuer­zo fis­cal de 45.000 mi­llo­nes de eu­ros. Pa­ra el PP y Ciu­da­da­nos cum­plir con la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria es lo prio­ri­ta­rio; pa­ra el PSOE­yPo­de­mos lo ur­gen­te es me­jo­rar las ren­tas de los que me­nos tie­nen.

Pa­ra Ma­riano Ra­joy y Al­bert Ri­ve­ra es ne­ce­sa­rio se­guir con el ajus­te pre­su­pues­ta­rio, mien­tras que pa­ra Pe­dro Sánchez y Pa­blo Igle­sias hay que apos­tar por po­lí­ti­cas ex­pan­si­vas. Am­bas­par­tes in­tro­du­cen ma­ti­ces en sus dis­cur­sos pa­ra no pa­re­cer ra­di­ca­les. El Go­bierno in­sis­te en que los ajus­tes no se­rán co­mo­lo fue­ron en el pa­sa­do. Lo­mis­moo­cu­rre­con­lao­po­si­ción, que ad­mi­te que se de­be vi­gi­lar el gas­to. El res­pon­sa­ble eco­nó­mi­co de Po­de­mos, Nacho Ál­va­rez, man­tie­ne que en vez de ter­mi­nar la Le­gis­la­tu­ra en equi­li­brio se­ría me­jor de­jar el dé­fi­cit en el 2% del PIB.

La cla­ve es­tá en el ar­tícu­lo 135 de la Cons­ti­tu­ción, que fue mo­di­fi­ca­do enel 2011 con“noc­tur­ni­dad y ale­vo­sía” por el en­ton­ces pre­si­den­te del Go­bierno José Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro de acuer­do con el je­fe de la opo­si­ción Ma­riano Ra­joy. Di­cho cam­bio ga­ran­ti­za­ba la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra y da­ba prio­ri­dad de co­bro a los bonistas so­bre los pen­sio­nis­tas. La re­for­ma es­ta­ba en lí­nea con las exi­gen­cias de la Co­mi­sión Eu­ro­pea y que ya ha­bían in­tro­du­ci­do en sus cons­ti­tu­cio­nes los prin­ci­pa­les paí­ses eu­ro­peos.

Tal de­ci­sión di­vi­dió al PSOE y en la pri­me­ra opor­tu­ni­dad que han te­ni­do han da­do mar­cha atrás. Pe­dro Sánchez ha pro­me­ti­do vol­ver a cam­biar es­te ar­tícu­lo en el ca­so de ga­nar las elec­cio­nes. Po­de­mos, por su­pues­to, es­tá ra­di­cal­men­te en con­tra y de­fien­de la ne­ce­si­dad de blin­dar cons­ti­tu­cio­nal­men­te el gas­to en sa­ni­dad, edu­ca­ción y el pa­go de las pen­sio­nes.

Pa­ra Ra­joy y Ri­ve­ra es­te ar­tícu­lo de­be de­jar­se tal co­mo es­tá. So­lo así se po­drá man­te­ner la re­cién con­quis­ta­da con­fian­za de los mer­ca­dos. Si es­ta se per­die­se, vol­ve­ría­mos a su­frir la pre­sión de una fal­ta de fi­nan­cia­ción que es­tran­gu­la­ría el cre­ci­mien­to. Ar­gu­men­tan que Es­pa­ña adeu­da al ex­te­rior más de un bi­llón de eu­ros y que el pró­xi­mo año ha­brá que re­ne­go­ciar cré­di­tos por un im­por­te de 300.000 mi­llo­nes. Se tra­ta de una es­pa­da de Da­mo­cles ya que la pér­di­da de la con­fian­za an­te los acree­do­res se tra­du­ci­ría en fuer- tes ti­pos de in­te­rés.

Es la ra­zón por la que Ra­joy y Ri­ve­ra si­guen dan­do prio­ri­dad a la re­duc­ción del dé­fi­cit, que se en­cuen­tra en­tre los más ele­va­dos de Eu­ro­pa: “Só­lo así po­drá re­du­cir la pri­ma de ries­go y atraer in­ver­sio­nes. Es­to com­bi­na­do con una caí­da del pre­cio del pe­tró­leo y una me­jo­ra del con­su­mo nos per­mi­ti­rá se­guir cre­cien­do y crean­do em­pleo”. Se­gún el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, “si el 20-Dsa­le un Go­bierno fuer­te y es­ta­ble, el año que vie­ne pue­de ser me­jor que es­te”. En su opi­nión, En los pa­si­llos de Fe­rraz, cuar­tel ge­ne­ral del PSOE en Ma­drid, ya se em­pie­za a ha­blar de Pe­dro I “el breve” pa­ra re­fe­rir­se al ac­tual se­cre­ta­rio ge­ne­ral del par­ti­do. De con­fir­mar­se los son­deos de opi­nión, en la mis­ma no­che elec­to­ral del 20 de di­ciem­bre a Sánchez no le que­da­rá más re­me­dio que pre­sen­tar su di­mi­sión. Es lo que hi­zo Joa­quín Al­mu­nia cuan­do per­dió las elec­cio­nes al ob­te­ner só­lo 125 es­ca­ños; Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba se re­sis­tió, a pe­sar de sa­car 110 dipu­tados pe­ro al fi­nal tu­vo que ir­se. Si Pe­dro Sánchez re­ba­ja la re­pre­sen­ta­ción del PSOE por de­ba­jo de 90 dipu­tados no tie­ne la menor po­si­bi­li­dad de se­guir. Su man­da­to ha­bría du­ra­do tan só­lo 17 me­ses. aún no ha lle­ga­do el mo­men­to de gas­tar más sino que de­be­mos se­guir con las re­for­mas es­truc­tu­ra­les que nos exi­ge Eu­ro­pa.

Pe­ro no to­do el mun­do opi­na lo mis­mo. Tan­to Pe­dro Sánchez co­mo Pa­blo Igle­sias ar­gu­men­tan que no se pue­de ha­cer la mis­ma po­lí­ti­ca cuan­do se atra­vie­sa una re­ce­sión que cuan­do es­ta­mos en una eco­no­mía ex­pan­si­va. Pa­ra ello pro­po­nen cam­biar la po­lí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria res­tric­ti­va por otra ex­pan­si­va. Con­cre­ta­men­te, Po­de­mos se com­pro­me­te a in­cre­men­tar el gas­to pú­bli­co en 25.000 mi­llo­nes de eu­ros, lo que su­pon­dría dis­po­ner de 100.000 mi­llo­nes pa­ra crear es­tí­mu­los eco­nó­mi­cos a lo largo de la Le­gis­la­tu­ra. El PSOE no es tan ex­plí­ci­to, pe­ro in­sis­te en que “pa­ra cre­cer pri­me­ro hay que re­par­tir”. Só­lo po­nien­do fin al aus­te­ri­ci­dio se po­drá apun­ta­lar un cam­bio de ci­clo.

Se­gún el equi­po eco­nó­mi­co de Po­de­mos, el pro­ble­ma fun­da­men­tal es­tá en las ele­va­das ta­sas de des­em­pleo, que ge­ne­ra otros mu­chí­si­mos pro­ble­mas co­la­te­ra­les: “Du­ran­te la cri­sis eco­nó­mi­ca se han per­di­do más de tres mi­llo­nes de em­pleos y só­lo se ha re­cu­pe­ra­do una cuar­ta par­te de los mis­mos. To­doe­llo com­bi­na­do­co­nu­na­pér­di­da del 20% del po­der ad­qui­si­ti­vo de los sa­la­rios, ha ge­ne­ra­do un gra­ve pro­ble­ma en la Se­gu­ri­dad So­cial, que ha pa­sa­do de un su­pe­rá­vit a un dé­fi­cit ca­da vez ma­yor: Es­ta es la ra­zón por la que es fun­da­men­tal aca­bar con la po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad im­pues­ta por la Unión Eu­ro­pea y se­gui­da por los go­bier­nos de Za­pa­te­ro y de Ra­joy”.

CNBC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.