Sube el ab­sen­tis­mo la­bo­ral

La ten­den­cia de­cre­cien­te que se ge­ne­ró con la cri­sis es­tá lle­gan­do a su fin

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Luis Ji­mé­nez

La ta­sa de ab­sen­tis­mo, es de­cir, el por­cen­ta­je de las ho­ras no tra­ba­ja­das (sin con­tar va­ca­cio­nes, fes­ti­vos ni ho­ras per­di­das de­bi­do a Ertes) res­pec­to a la jor­na­da pac­ta­da efec­ti­va es­tá re­pun­tan­do, se­gún el IV In­for­me Adec­co so­bre ab­sen­tis­mo, rea­li­za­do en colaboración con el IESE, Ga­rri­gues, Amait, Fre­map y la Uni­ver­si­dad Car­los III de Ma­drid. La ten­den­cia de­cre­cien­te que se ge­ne­ró con el efec­to cri­sis es­tá lle­gan­do a su fin: por pri­me­ra vez en seis años, la ta­sa au­men­tó. Aun­que no sea de for­ma al­ta­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va (ha subido has­ta el 4,4% fren­te al 4,1% de 2013), lo cier­to es que se­ña­la có­mo el te­mor a per­der el tra­ba­jo de­ri­va­do de la re­ce­sión es aho­ra me­nos efec­ti­vo. CA­TA­LUN­YA Por re­par­to geo­grá­fi­co, Ba­lea­res, Ma­drid, Ga­li­cia, Cas­ti­lla-La Man­cha, Can­ta­bria y Ca­na­rias son las co­mu­ni­da­des que pre­sen­tan más ho­ras efec­ti­vas tra­ba­ja­das. Ca­ta­lun­ya, por su par­te, se que­da por de­ba­jo de ellas y tam­bién por de­ba­jo de la me­dia es­ta­tal. Sin em­bar­go, Javier Blas­co, di­rec­tor ju­rí­di­co de Adec­co y au­tor del in­for­me, acla­ra que las cau­sas úl­ti­mas no tie­nen tan­to que ver con el ca­rác­ter de los re­si­den­tes en esas zo­nas geo­grá­fi­cas, cuan­to con el mar­co en el que se desen­vuel­ven.

En­tre los fac­to­res cau­san­tes del ab­sen­tis­mo –ins­ti­tu­cio­na­les, so­cio­eco­nó­mi­cos, las con­di­cio­nes la­bo­ra­les y el ti­po de em­pre­sa–, los ex­per­tos coin­ci­den en se­ña­lar que uno de los más im­por­tan­tes es el ins­ti­tu­cio­nal, en­ten­di­do co­mo el en­torno que es­ta­ble­ce la cuan­tía de las pres­ta­cio­nes en si­tua­ción de ba­ja y las fa­ci­li­da­des de tra­mi­ta­ción. Nu­me­ro­sos au­to­res afir­man que el ab­sen­tis­mo es su­pe­rior en aque­llos paí­ses en los que la co­ber­tu­ra por en­fer­me­dad es más ge­ne­ro­sa y/o se ob­tie­ne con más fa­ci­li­dad. “No tie­ne que ver con las per­so­nas, sino con la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, con el mar­co le­gal o con las si­tua­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas. El que to­ma la de­ci­sión de con­ce­der la In­ca­pa­ci­dad Tem­po­ral (IT), es el mé­di­co del ser­vi­cio pú­bli­co de sa­lud. Lo que ex­pli­ca la si­tua­ción ca­ta­la­na es multicausal, co­mo son el te­ji­do de los con­ve­nios co­lec­ti­vos y los com­ple­men­tos que se re­ci­ben por la IT”. IN­CA­PA­CI­DAD TEM­PO­RAL En cuan­to a sec­to­res, el me­jor en cuan­to a re­duc­ción de la IT, se­ña­la Blas­co, es el in­dus­trial, “ya que el des­cen­so de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca ha su­pues­to me­nos ba­jas por en­fer­me­dad. En el sec­tor ser­vi­cios, que apa­ren­te­men­te tie­ne me­nos si­nies­tros y me­nos pro­ble­mas, ocul­ta al­gu­nos as­pec­tos. En el in­dus­trial, los ac­ci­den­tes es­tán me­di­dos. La ma­yor par­te son cor­tes, frac­tu­ras o caí­das y to­dos ellos tie­nen un tiem­po me­di­do. Por ejem­plo, un cor­te son cua­tro días de ba­ja. Pe­ro en los ser­vi­cios, las en­fer­me­da­des son mu­cho más di­fí­ci­les de me­dir: por­que ¿cuán­to tiem­po tar­da en cu­rar­se una cer­vial­gia o el sín­dro­me de burn out, o un pro­ble­ma psi­coe­mo­cio­nal?”

El que pa­re­ce ha­ber des­apa­re­ci­do es el ab­sen­tis­mo frau­du­len­to, aso­cia­do a “ba­jas por IT” du­ran­te los años de fuer­te ex­pan­sión (2001-2007), en los tres sec­to­res. En la ac­tua­li­dad, se cal­cu­la que ese ab­sen­tis­mo frau­du­len­to pue­de te­ner lu­gar en el 25% de las ba­jas por in­ca­pa­ci­dad tem­po­ral, aun­que, tal y co­mo in­di­ca Jorge Gua­da, in­ves­ti­ga­dor del IESE, “es­te fe­nó­meno po­dría com­ba­tir­se con una ma­yor fle­xi­bi­li­dad por par­te de las em­pre­sas, y no tan­to con la exi­gen­cia de ba­jas mé­di­cas”.

“El ab­sen­tis­mo frau­du­len­to tie­ne que ver con que mu­chas per­so­nas de­ben re­sol­ver asun­tos per­so­na­les o ne­ce­si­tan lle­gar un po­co más tar­de, pe­ro es­to es fá­cil de so­lu­cio­nar”, ase­gu­ra Blas­co, “por­que lue­go lo pue­den com­pen­sar que­dán­do­se más tiem­po. Es cier­to que, en al­gu­nos sec­to­res, co­mo el fa­bril, es más di­fí­cil, por­que la má­qui­na no va a pa­rar una ho­ra por­que al­guien no pue­de in­cor­po­rar­se a la ho­ra, pe­ro en otros te­rre­nos es mu­cho más sen­ci­llo. Las em­pre­sas des­con­fían aún de esa fle­xi­bi­li­dad y pre­fie­ren fo­men­tar el pre­sen­tis­mo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.