“Los fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­tas de­ben de­mos­trar que son me­jo­res que el Es­ta­do”

El di­rec­tor del ins­ti­tu­to lon­di­nen­se So­cial Pro­gress Im­pe­ra­ti­ve des­cri­be co­mo fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­tas a los nue­vos em­pren­de­do­res y mul­ti­mi­llo­na­rios que co­mo Zuc­ker­berg (Fa­ce­book) des­ti­nan mi­llo­nes a pro­yec­tos so­cia­les o me­dioam­bien­ta­les

La Vanguardia - Dinero - - ENTREVISTA - Andy Ro­bin­son

Mi­chael Green, di­rec­tor del ins­ti­tu­to lon­di­nen­se So­cial Pro­gress Im­pe­ra­ti­ve, es­cri­bió, en colaboración con el pe­rio­dis­ta de la re­vis­ta The Eco­no­mis­tMatt­he­wBis­hop, el li­bro Fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­mo: có­mo­los ri­cos pue­den sal­var el mun­do. En es­ta en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca de­fien­de que es po­si­ble com­pa­gi­nar el áni­mo de lu­cro con el al­truis­mo. Mu­cha gen­te in­ter­pre­ta­ría la yux­ta­po­si­ción de la fi­lan­tro­pía y el ca­pi­ta­lis­mo co­mo aque­llo de la in­te­li­gen­cia mi­li­tar pa­ra Grou­cho Marx, o sea una con­tra­dic­ción de tér­mi­nos. ¿Qué quie­re de­cir fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­mo? El fi­lan­trop­ca­pi­ta­lis­mo des­cri­be lo que con Matt­hew Bis­hop con­si­de­rá­ba­mos una nue­va ge­ne­ra­ción de em­pren­de­do­res con éxi­to que apli­ca­ban las téc­ni­cas que uti­li­za­ban pa­ra crear ri­que­za a la cues­tión de có­mo re­ga­lar esa ri­que­za en un sen­ti- do fi­lan­tró­pi­co. Es de­cir, las téc­ni­cas del ca­pi­ta­lis­mo apli­ca­das a la fi­lan­tro­pía. Es­ta es la de­fi­ni­ción es­tre­cha. ¿Y la de­fi­ni­ción más am­plia? Ha­yu­na­sun­to más­ge­ne­ral que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, el ca­pi­ta­lis­mo só­lo va a so­bre­vi­vir si sir­ve a la hu­ma­ni­dad. Mu­chos de los in­di­vi­duos su­per­re­mu­ne­ra­do­sen­tien­den­que el ca­pi­ta­lis­mo só­lo va a pros­pe­rar en una so­cie­dad sa­na y en un pla­ne­ta sos­te­ni­ble. Por lo tan­to, apo­yar esos ob­je­ti­vos fi­lan­tró­pi­cos es im­pres­cin­di­ble pa­ra ser un ca­pi­ta­lis­ta de éxi­to. Con­táis en el li­bro que la idea del fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­mo es “cuan­do me­nos po­lé­mi­ca”. Y os pre­gun­táis: “La fi­lan­tro­pía era pa­ra­re­ga­lar di­ne­ro yno­ga­nar aún más di­ne­ro, ¿no es cier­to?”. Le ha­go la mis­ma pre­gun­ta. Lo pri­me­ro que hay que ha­cer an­tes de va­lo­rar có­mo una per­so­na re­ga­la su ri­que­za es pre­gun­tar có­mo­laha­ga­na­do. Po­re­soin­clui­mos en el li­bro una prue­ba que lla­ma­mos la Good Bi­llio­nai­re’s test (la prue­ba del buen mul­ti mi­llo­na­rio). Tie­ne tres con­di­cio­nes. Hay que ga­nar el di­ne­ro de ma­ne­ra jus­ta en una eco­no­mía de mer­ca­do con re­gu­la­ción. Eso ex­clui­ría al­gu­nos oli­gar­cas. La se­gun­da con­di­ción pa­ra ser un good bi­llio­nai­re es que tie­nes que pa­gar tus im­pues­tos. Eso­for­ma­par­te­del­con­tra­to­so­cial en­tre los mul­ti­mi­llo­na­rios y la so­cie­dad. La ter­ce­ra es si re­ga­las tu di­ne­ro de una for­ma pa­ra que ten­ga un ver­da­de­ro im­pac­to y no sim­ple­men­te por un capricho. Marck Zuc­ker­berg y Priscilla Chan aca­ban dea­nun­ciar su pro­pia es­tra­te­gia fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­ta. ¿Es una ini­cia­ti­va in­no­va­do­ra de fi­lan­tro­pía o una for­ma de evi­tar im­pues­tos? Zuc­ker­berg no ha he­cho na­da ra­bio­sa­men­te nue­vo. Pe­ro al ha­cer tres co­sas a la vez es un anun­cio muy im­por­tan­te. Pri­me­ro: la di­men­sión de la apor­ta­ción: 45.000 mi­llo­nes­de­dó­la­res. Ese­nor­me­pe­ro más o me­nos de la es­ca­la de las apor­ta­cio­nes de Bill Ga­tes o Wa­rren Buf­fet. Se­gun­do: lo ha­ce sien­do jo­ven. Ga­tes y Buf­fett eran vie­jos. Pe­ro eso tam­po­co es tan no­ve­do­so. Jeff Skoll y Pie­rre Omid­yar de Ebay tam­bién hi­cie­ron do­na­ti­vos fi­lan­tró­pi­cos cuan­do eran bas­tan­te jó­ve­nes. En ter­cer lu­gar, in­clu­ye en­su­pla­nu­na­se­rie­dehe­rra­mien­tas no­ve­do­sas pa­ra ha­cer esa fi­lan­tro­pía. Es­to tam­po­co es nue­vo. Omid­yar lo hi­zo a tra­vés del Omid­yar Net­work, un vehícu­lo que com­bi­na las be­cas y los do­na­ti­vos di­rec­tos con in­ver­sio­nes con áni­mo de lu­cro. Pe­ro to­do jun­to en un pa­que­te sí que crea un an­tes y un des­pués. ¿No se­ría me­jor apli­car un im­pues­to so­bre el pa­tri­mo­nio a los plu­tó­cra­tas co­mo Zuc­ker­berg e im­pe­dir que em­pre­sas co­mo Fa­ce­book lle­ven a ca­bo es­tra­te­gias glo­ba­les de eva­sión tri­bu­ta­ria? Así el Es­ta­do ha­ría lo que hay que ha­cer en vez de los fi­lan­tro­cap­tia­lis­tas, ¿no? Es una bue­na pre­gun­ta. Es la ver­da­de­ra prue­ba pa­ra los fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­tas. Tie­nen que de­mos­trar que su ca­pa­ci­dad pa­ra usar ese di­ne­ro es me­jor que la del es­ta­do. Creo que sí pue­den ha­cer­lo me­jor. Yo tra­ba­jé du­ran­te do­ce años en coope­ra­ción y ayu­da al de­sa­rro­llo pa­ra el go­bierno bri­tá­ni­co. Lo que ha­cía­mos muy mal en la se­cre­ta­ría de coope­ra­ción era pen­sar a largo pla­zo y to­mar ries­gos. Así que el fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­mo tie­ne que ha­cer las co­sas que el Es­ta­do no ha­ce bien. Creo que Bill Ga­tes lo ha he­cho bas­tan­te bien. En áreas co­mo la ma­la­ria. Ha crea­do coa­li­cio­nes que un go­bierno no ha­bría po­di­do crear. Eso sí, te­ne­mos que pe­dir res­pon­sa­bi­li­da­des a los fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­tas. De­cir­les: “¡Te­néis que de­mos­trar que ese di­ne­ro es­tá me­jor usa­do que si lo pa­gáis a Ha­cien­da!”. Por eso , es bueno que los mega fi­lán­tro­pos sean ce­le­bri­da­des, per­so­nas so­me­ti­das de ver­dad a la luz pú­bli­ca. ¿Pe­ro có­mo po­de­mos pe­dir res­pon­sa­bi­li­da­des a los su­per­ri­cos? Eso lo ha­ce­mos con nues­tros go­bier­nos me­dian­te elec­cio­nes. Pe­ro na­die eli­ge a Mark Zuc­ker­berg. Mi­ra có­mo se ha es­tu­dia­do con lu­pa la fi­lan­tro­pía de Ga­tes. Eso es por­quees una­ce­le­bri­dad. La­gen­te ha es­tu­dia­do y va­lo­ra­do la obra que ha­ce. ¿Crees que el plan de Zuc­ker­berg su­pon­drá la ca­na­li­za­ción de mi­les de mi­llo­nes al sec­tor fi­lan­tró­pi­co? Bueno, lo fá­cil ha si­do anun­ciar el plan. Lo di­fí­cil va a ser de­ci­dir có­mo usar el di­ne­ro de ma­ne­ra in­te­li­gen­te. Los fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­tas nor­mal­men­teha­ce­nun­via­je­de apren­di­za­je. Si mi­ras lo que ha­ce aho­ra la Fundación Ga­tes, ves que han apren­di­do mu­cho. Crees que el anun­cio de Zuc­ker­berg cau­sa­rá im­pac­to enDa­vo­sel mes­pró­xi­mo? Ni idea. Es la con­ti­nua­ción de una ten­den­cia. No­so­tros con­si­de­ra­mos­queel ini­cio de fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­mo tu­vo lu­gar en 2006 en la Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca de Nue­va York cuan­do Wa­rren Buf­fet re­ga­ló su for­tu­na a Bill Ga­tes. Así que ya lle­va­mos diez años de es­to.

Mu­chos de los me­jor re­mu­ne­ra­dos en­tien­den que el ca­pi­ta­lis­mo só­lo va a pros­pe­rar en una so­cie­dad sa­na y en un pla­ne­ta sos­te­ni­ble” Te­ne­mos que pe­dir res­pon­sa­bi­li­da­des. De­cir­les: “¡Te­néis que de­mos­trar que ese di­ne­ro es­tá me­jor usa­do que si lo pa­ga­rais a Ha­cien­da!”

AR­CHI­VO

Mi­chael Green, di­rec­tor del ins­ti­tu­to lon­di­nen­se So­cial Pro­gress Im­pe­ra­tiv y coau­tor de ‘Fi­lan­tro­ca­pi­ta­lis­mo: có­mo los ri­cos pue­den sal­var el mun­do’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.