Las (mal­di­tas) ce­nas na­vi­de­ñas de em­pre­sa

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

Na­die lo re­co­no­ce­rá, pe­ro la ce­na (o co­mi­da) de Na­vi­dad de la em­pre­sa es un su­pli­cio, tan­to pa­ra quie­nes lo or­ga­ni­zan co­mo pa­ra quie­nes asis­ten.

Es un se­cre­to a vo­ces, pe­ro na­die lo re­co­no­ce­rá. La ce­na (o co­mi­da) de Na­vi­dad de la em­pre­sa es un au­tén­ti­co su­pli­cio, tan­to pa­ra quie­nes lo or­ga­ni­zan co­mo pa­ra quie­nes asis­ten.

A la ce­na de na­vi­dad hay que ir sí osí. Es­dea­que­llas co­sas vo­lun­ta­rias de las que si se te ocu­rre pres­cin­dir vas a ser ta­cha­do con una cruz du­ran­te años. Ra­ro, in­so­li­da­rio, mal­edu­ca­do, in­adap­ta­do, an­ti-so­cial… A po­cos les ape­te­ce asis­tir pe­ro es obli­ga­da­men­te vo­lun­ta­rio.

Es im­po­si­ble que to­do el mun­do nos cai­ga bien. Y co­mo asis­te to­da la plan­ti­lla te en­cuen­tras ce­nan­do con per­so­nas con las que no irías a ce­le­brar ni que te to­ca­se la Bono Lo­to. Por eso hay ce­nas de na­vi­dad pa­ra­le­las or­ga­ni­za­das su­brep­ti­cia­men­te por sub­gru­pos de co­le­gas. Las ce­nas pa­ra­le­las da­rían pa­ra otro ar­tícu­lo en­te­ro. Cau­san un pro­fun­do ma­les­tar a los je­fes y a los que no son avi­sa­dos por no ser “de los nues­tros”. Per­te­ne­cer o no per­te­ne­cer. Esa es la cues­tión.

Vol­vien­do a la ce­na ofi­cial, al tra­tar­se de un even­to em­pre­sa­rial con tin­tes de amis­tad se pro­du­ce un in­tere­san­tí­si­mo elen­co de sig­nos re­ve­la­do­res de la cul­tu­ra em­pre­sa­rial y re­la­cio­nes la­bo­ra­les.

El pri­me­ro es la dis­po­si­ción in­for­mal de los co­men­sa­les. ¿Dón­de nos sen­ta­mos? Don­de que­ráis. Na­ri­ces. Ton­to el úl­ti­mo. Co­mo por ar­te de ma­gia, se re­pro­du­ce en la me­sa de ban­que­te el or­ga­ni­gra­ma or­ga­ni­za­ti­vo. En el cen­tro, el di­rec­tor ge­ne­ral. A su la­do, el di­rec­tor fi­nan­cie­ro y di­rec­tor co­mer­cial, el de mar­ke­ting y el de re­cur­sos hu­ma­nos. Lue­go, los man­dos in­ter­me­dios y ya en los ex­tre­mos, ad­mi­nis­tra­ti­vos y co­mer­cia­les. Cla­ro, el tres­bo­li­llo da pa­ra lo que da, así que siem­pre que­da al­gún si­tio va­cío pa­ra un sub­al­terno des­pis­ta­do que se en­cuen­tra de pron­to con la úl­ti­ma del jue­go de las si­llas: una jun­to a

Sin dar­nos cuen­ta, se en­cuen­tra uno sa­can­do a co­la­ción las ver­da­des no ofi­cia­les que se su­su­rran en co­rri­llos en la má­qui­na de ca­fé”

cier­to je­fe. Mi­ra a los de­más y to­dos ocul­tan sus ri­sas. “Sois unos…”, mur­mu­ra­rá ba­jo la co­mi­su­ra de los la­bios.

El si­guien­te signo es el ves­tir. ¿Có­mo acu­dir? De­ma­sia­do pro­vo­ca­ti­va en el ca­so de las mu­je­res da que ha­blar, de­ma­sia­do tra­jea­do en el de los hom­bres re­sul­ta inade­cua­do. Las ho­ras pre­vias al even­to los men­sa­jes cru­za­dos en­tre los más ami­gos da­rían pa­ra un mo­nó­lo­go del Club de la Co­me­dia. Fo­tos de ves­ti­dos, de ca­mi­sas, de za­pa­tos pro­pios de subas­ta en eBay.

El ter­cer signo, los te­mas de con­ver­sa­ción. Lo úl­ti­mo es ha­blar de tra­ba­jo. Pe­ro es inevi­ta­ble por­que es lo úni­co que nos une. Po­ner­se a re­pa­sar el úl­ti­mo in­for­me, re­por­te de ven­tas o lla­ma­das pen­dien­tes es de un mal gus­to ex­tra­or­di­na­rio. Po­lí­ti­ca y re­li­gión ni pen­sar­lo. Yel fút­bol da pa­ra lo que da. Así que se pro­du­ce un in­tere­san­tí­si­mo signo cul­tu­ral que es el del tono de los te­mas la­bo­ra­les sin re­fe­rir­se al eje de las cues­tio­nes.

Se re­la­tan anéc­do­tas, se co­men­tan erro­res o si­tua­cio­nes gro­tes­cas, se iro­ni­za so­bre los te­mas es­pi­no­sos… Ha­blar del tra­ba­jo pa­re­cien­do que uno pa­sa de pun­ti­llas. Pe­ro se pi­sa fuer­te. El vino y el ca­va ha­rán el res­to y sin dar­nos cuen­ta, se en­cuen­tra uno sa­can­do a co­la­ción las ver­da­des no ofi­cia­les que se su­su­rran en co­rri­llos en la má­qui­na de ca­fé de la ofi­ci­na. Es­tás muer­to. Al día si­guien­te te mal­de­ci­rás. El am­bien­te su­pues-

Un ex­ce­so de opu­len­cia vuel­ve en con­tra a los más sin­di­ca­lis­tas: me­nos aga­sa­jos y más au­men­tos; un ex­ce­so de aus­te­ri­dad des­mo­ti­va a la tro­pa”

ta­men­te in­for­mal de un ac­to ofi­cial es la peor de las tram­pas. To­dos los gran­des se­cre­tos de es­ta­do han si­do ob­te­ni­dos de es­te mo­do.

El cuar­to signo: el lu­gar, el me­nú y el con­te­ni­do del even­to. El que­bra­de­ro de ca­be­za del or­ga­ni­za­dor, por lo ge­ne­ral los de Re­cur­sos Hu­ma­nos.

¿Con­tra­ta­mos ac­tua­ción o pa­sa­mos? ¿Un ma­go? ¿Un hu­mo­ris­ta? ¿In­clui­mos dis­cur­so del Di­rec­tor Ge­ne­ral? ¿Y si se le ocu­rre traer un Po­we­rPoint? ¿Eli­mi­na­mos el ka­rao­ke del año pa­sa­do? ¿Solomillo, ma­ris­co? ¿Qué po­ne­mos en la cesta de na­vi­dad?

Ha­ga lo que ha­ga, es­ta­rá mal he­cho. Por­que un ex­ce­so de opu­len­cia vuel­ve en con­tra a los más sin­di­ca­lis­tas: me­nos aga­sa­jos y más au­men­to de suel­dos, pen­sa­rán. Y un ex­ce­so de aus­te­ri­dad des­mo­ti­va a la tro­pa. La cul­tu­ra or­ga­ni­za­ti­va se de­tec­ta en esos de­ta­lles.

No pue­do con­cluir sin una men­ción al mal­di­to jue­go del ami­go in­vi­si­ble cu­yo re­sul­ta­do de sor­teo es co­no­ci­do a los cin­co mi­nu­tos de pro­du­cir­se y lo con­vier­te en el “enemi­go vi­si­ble”. El pre­su­pues­to ofi­cial es de 10 eu­ros, má­xi­mo, se in­di­ca des­de Re­cur­sos Hu­ma­nos. ¿Qué le com­pras con 10 eu­ros a al­guien que te cae mal pa­ra que no se no­te? Pa­ra eso es­tán los co­mer­cios chi­nos que, jun­to con los res­tau­ran­tes, ha­cen su agos­to es­te di­ciem­bre.

La ce­na de na­vi­dad sue­le aca­bar en al­gu­na dis­co­te­ca o sa­la de bai­le. Los je­fes sue­len ha­ber­se re­ti­ra­do ya. Al­gu­nos han be­bi­do más de la cuen­ta. Emer­ge la au­tén­ti­ca per­so­na­li­dad de aquel con­ta­ble ca­lla­do y or­de­na­do. Sa­le el ca­rác­ter ocul­to. El res­pon­sa­ble de per­so­nal se per­ca­ta. No co­noz­co tan bien co­mo pen­sa­ba a cier­tas per­so­nas. Con­ci­lia­rá mal el sue­ño. Por for­tu­na, pa­sa­das las fies­tas na­vi­de­ñas, to­do vol­ve­rá a es­tar en su lu­gar.

To­do, ex­cep­to lo que no se mo­vió de si­tio: la cul­tu­ra em­pre­sa­rial.

XA­VIER GÓ­MEZ

La ce­na (o co­mi­da) de Na­vi­dad de la em­pre­sa es un au­tén­ti­co su­pli­cio pa­ra to­dos

ES­CRI­TOR Y ECO­NO­MIS­TA. PRO­FE­SOR ASO­CIA­DO DE ESADE

FERNANDO TRÍAS DE BES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.