Vi­lle­neu­ve, la acua­re­la en to­do su es­plen­dor

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - To­más Pa­re­des

Lo su­yo no es la acua­re­la, aun­que la ele­ve al es­plen­dor. Lo su­yo es el ar­te, la pre­sen­cia, el di­bu­jo, las gran­des pa­no­rá­mi­cas de ciu­da­des, que or­ga­ni­za co­mo un fes­ti­val de reali­dad, siem­pre ma­ti­zan­do lu­ces, con­vo­can­do un gris per­la fi­ní­si­mo, im­pres­cin­di­ble. Lo su­yo es co­mu­ni­car am­bue­zas de imá­ge­nes de ciu­dad en cal­ma, con su­ti­le­za. So­ñar la piel de las es­truc­tu­ras, can­tar los puen­tes ba­jo los cua­les se des­li­za el agua man­sa y el amor, co­mo en el poe­ma de Apo­lli­nai­re.

Cin­co pe­que­ños for­ma­tos, uno me­dio, un tríp­ti­co y seis gran­des, y ca­si to­do ven­di­do, has­ta el 31 de di­ciem­bre. Pe­ro, no es eso, no es la ven­ta, ni la can­ti­dad, es la ca­li­dad del tra­ba­jo lo que atrae, lo que ha­ce pre­gun­tar­nos por es­te re­sul­ta­do ex­cep­cio­nal, que pro­du­ce ad­he­sión y de­lei­te. Y un tra­je de se­da pin­ta­do, que por­ta un ma­ni­quí. Una fi­gu­ra­ción des­vaí­da, con la le­ve­dad que ge­ne­ra la pin­tu­ra al agua, ex­qui­si­to am­bien­te y pro­ver­bial de­ta­lle; la me­lan­co­lía de una pa­sión do­me­ña­da por la ar­mo­nía, que in­di­ca pe­ri­cia en el di­bu­jo.

Char­les –o Car­los– Vi­lle­neu­ve, (Nan­tes 1971), ar­qui­tec­to, di­se­ña­dor, pin­tor. Ex­po­ne des­de 1994, cuan­do ga­na el pri­mer pre­mio de Di­se­ño L’Eco­le Bou­lle, en Pa­rís. Lue­go ven­drían su­ce­si­vas ex­po­si­cio­nes en Pa­rís, Ma­drid, Barcelona, Bu­da­pest. Ga­lar­do­nes adu­nia: Gran Pre­mio Na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra, an­ti­guo Prix de Ro­me; premios de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pin­to­res y Es­cul­to­res, AXA, Aca­de­mia Fran­ce­sa pa­ra jó­ve­nes crea­do­res y be­ca de Roma.

Y un li­bri­to que aca­ba de edi­tar, Les édi­tions Be-Pô­les (Pa­rís, 2015) en el mar­co de la co­lec­ción Por­traits de Vi­lles. En el li­bri­to re­co­ge rin­co­nes de Ma­drid, en apun­tes rá­pi­dos a plumilla, bo­lí­gra­fo, mez­clan­do ex­te­rio­res y re­tra­tos, de­ta­lles, vis­tas an­gu­la­res, apun­tes, man­chas feraces y ar­qui­tec­tu­ras de la ciu­dad. Cua­derno de pa­seos y va­ga­bun­dea­jes por jar­di­nes y ca­lle­jas.

He­mos de­ri­va­do, en ge­ne­ral, de la dic­ta­du­ra de la abs­trac­ción a la dic­ta­du­ra con­cep­tual. Pe­ro, ¿por­que ten­ga en­ti­dad plás­ti­ca no tie­ne con­cep­to? Los in­tran­si­gen­tes con la fi­gu­ra­ción ol­vi­dan que el ar­te es plu­ral y que hay obras de ar­te o pas­ti­ches, con in­de­pen­den­cia de te­má­ti­ca o téc­ni­ca.

No es un des­cu­bri­mien­to, por­que Char­les, que re­si­de en Ma­drid, tie­ne un cu­rrícu­lo no­ta­ble, pe­ro sí es un pun­to re­fe­ren­cial de atrac­ción y con­si­de­ra­ción. Pre­cios: de 1.450 a 20.000 eu­ros. ¡Por fa­vor, con­tras­ten lo que di­go, sin aso­mo de re­tó­ri­ca!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.