El ‘per­so­nal shop­per’ in­mo­bi­lia­rio

Un no­ve­do­so ser­vi­cio que ga­na adep­tos en­tre quie­nes desean ad­qui­rir la vi­vien­da per­fec­ta. Bus­can, se­lec­cio­nan y de­fien­den los in­tere­ses del com­pra­dor, aho­rrán­do­le tiem­po y di­ne­ro

La Vanguardia - Dinero - - CASAS | TENDENCIAS - Isa­bel Vi­lla­lon­ga

La ad­qui­si­ción de la vi­vien­da es una de las de­ci­sio­nes más im­por­tan­tes que se ha­cen en la vi­da, no so­lo por el ca­pi­tal in­ver­ti­do sino tam­bién por­que acer­tar en ella con­di­cio­na­rá la es­ta­bi­li­dad fu­tu­ra. Pa­ra no per­der­se en­tre tan­ta ofer­ta, ne­go­cia­cio­nes y pa­pe­leo, sur­ge la fi­gu­ra del per­so­nal shop­per in­mo­bi­lia­rio, que acom­pa­ña al com­pra­dor a lo largo de to­do el pro­ce­so.

Es­ta pro­fe­sión, importada de los paí­ses an­glo­sa­jo­nes, ate­rri­zó en el mer­ca­do es­pa­ñol ha­ce unos cin­co años, y a pe­sar de que to­da­vía no es muy co­no­ci­da, hay ya cer­ca de 200 em­pre­sas que se de­no­mi­nan así. Pa­ra re­gu­lar­la ha na­ci­do la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Per­so­nal Shop­per In­mo­bi­lia­rio (Aep­si), que reúne a pro­fe­sio­na­les con acre­di­ta­da ex­pe­rien­cia en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio que, en el ejer­ci­cio de su ac­ti­vi­dad op­tan por un po­si­cio­na­mien­to uni­la­te­ral al la­do del clien­te-com­pra­dor, lo que las dis­tin­gue de las agen­cias in­mo­bi­lia­rias tra­di­cio­na­les, cu­yo clien­te por ex­ce­len­cia es el ven­de­dor. AL LA­DO DEL COM­PRA­DOR “No­so­tros no dis­po­ne­mos de pi­sos pro­pios en car­te­ra, pe­ro ac­ce­de­mos al 100% del mer­ca­do, y só­lo de­fen­de­mos los in­tere­ses del clien­te-com­pra­dor, pa­ra el cual tra­ba­ja­mos en ex­clu­si­va”, se­ña­la En­ric Ji­mé­nez, pre­si­den­te de es­ta aso­cia­ción y fun­da­dor en el 2010 de So­mRie, la pri­me­ra em­pre­sa de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que se abrió en Es­pa­ña. Hoy cuen­ta con un equi­po de 20 per­so­nas y ofi­ci­nas abier­tas en Barcelona, Ma­drid, Bilbao y cin­co más en el ex­te­rior des­de don­de le en­vían in­ver­so­res pa­ra Es­pa­ña. Sus clien­tes sue­len ser fa­mi­lias de al­to ni­vel ad­qui­si­ti­vo al­to y em­pre­sas que bus­can al­go es­pe­cial, “si es fá­cil van a la in­mo­bi­lia­ria de la zo­na –di­ce– no­so­tros bus­ca­mos ca­sas o es­pa­cios co­mer­cia­les que a ve­ces ni tan si­quie­ra es­tán en el mer­ca­do, las ne­go­cia­mos y las ce­rra­mos con la me­jor op­ción pa­ra el clien­te. Su ni­vel de sa­tis­fac­ción es siem­pre ele­va­dí­si­mo”.

Por su par­te, Iña­ki Un­sain, vi­ce­pre­si­den­te de Aep­si, se­ña­la que “es un ser­vi­cio de pu­ro sen­ti­do co­mún, se tra­ta de una de­ci­sión su­fi­cien­te­men­te im­por­tan­te co­mo pa­ra ir de la mano de un ex­per­to”. Un­sain, que lle­gó a es­ta pro­fe­sión tras 20 años de ex­pe­rien­cia en el sec­tor, do­mi­na el mer­ca­do lo­cal, y su em­pre­sa, ACV Ges­tión In­mo­bi­lia­ria, se ha es­pe­cia­li­za­do en la bús­que­da de vi­vien­das si­tua­das en la zo­na alta, Ei­xam­ple, 22@ y Ciu­tat Ve­lla. “Mis clien­tes, el 50% ex­tran­je­ros, son eje­cu­ti­vos y pa­re­jas de en­tre 35 y 50 años y ni­vel me­dio-al­to que nor­mal­men­te ya lle­van tiem­po bus­can­do y se dan cuen­ta de que es com­pli­ca­do ad­qui­rir una vi­vien­da con las pres­ta­cio­nes que desean”. EL PRO­CE­SO El fun­cio­na­mien­to es siem­pre el mis­mo. El com­pra­dor es­pe­ci­fi­ca sus ne­ce­si­da­des: zo­na, pre­su­pues­to, lu­mi­no­si­dad, al­tu­ra, ta­ma­ño, en­tre otras ca­rac­te­rís­ti­cas. El per­so­nal shop­per eli­je, a tra­vés de su red de con­tac­tos, lo que me­jor se adap­ta a lo que le han so­li­ci­ta­do; vi­si­ta de­ce­nas de vi­vien­das, des­car­ta, y fi­nal­men­te selecciona en­tre cin­co y ocho vi­vien­das que en­ca­jen per­fec­ta­men­te. Pre­pa­ra un in­for­me y or­ga­ni­za las vi­si­tas con el clien­te en una so­la ma­ña­na. El agen­te se en­car­ga tam­bién de pre­sen­tar la ofer­ta a la agen­cia y ne­go­ciar el pre­cio en nom­bre del clien­te, “el co­no­cer a fon­do el mer­ca­do y el es­ta­do real de la vi­vien­da nos da ven­ta­jas, por lo que con­se­gui­mos siem­pre una re­ba­ja de en­tre el 5 y el 20%”, pun­tua­li­za Ji­mé­nez.

Es­tos des­cuen­tos cu­bren sus ho­no­ra­rios que sue­len ser ta­ri­fas pla­nas en fun­ción del pre­cio y la com­ple­ji­dad de la ope­ra­ción, “so­bre los 8.000 eu­ros pa­ra una ca­sa de me­nos de 200.000 eu­ros, y has­ta los 20.000 pa­ra una de más de 1.500.000 eu­ros, se­ña­la Un­sain, quien aña­de que “tra­ba­ja­mos con un con­tra­to en ex­clu­si­va y una pro­vi­sión de fon­dos de 500 eu­ros, a des­con­tar de los ho­no­ra­rios fi­na­les si la com­pra se rea­li­za”.

Ac­ce­den al 100% del pro­duc­to del mer­ca­do y só­lo de­fien­den los in­tere­ses del com­pra­dor Sus ho­no­ra­rios fluc­túan en­tre el 1% y el 3% del pre­cio to­tal de com­pra de la vi­vien­da

AEP­SI

Los com­pra­do­res es­pe­ci­fi­can las pres­ta­cio­nes que desean y el ‘per­so­nal shop­per’ in­mo­bi­lia­rio busca en el mer­ca­do una vi­vien­da que se adap­te a lo que de­man­den

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.