Ama­zon y la eclo­sión del co­mer­cio elec­tró­ni­co

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - EN­RIC LLARCH ECO­NO­MIS­TA

La in­ver­sión de Ama­zon en Barcelona no se efec­túa en cla­ve in­te­rior, sino que es­tá des­ti­na­da a pro­veer las re­gio­nes del Me­di­te­rrá­neo oc­ci­den­tal.

El anun­cio de Ama­zon de su im­por­tan­te in­ver­sión lo­gís­ti­ca en El Prat cons­ti­tu­ye una ex­ce­len­te noticia que con­fir­ma la ca­pa­ci­dad de atrac­ción de in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras por par­te de Ca­ta­lun­ya –más allá de co­yun­tu­ras po­lí­ti­cas y anun­cios apo­ca­líp­ti­cos in­tere­sa­dos– y el po­ten­cial lo­gís­ti­co del del­ta del Llo­bre­gat, a pe­sar de las dis­tor­sio­nes que pro­vo­ca la es­can­da­lo­sa in­su­fi­cien­cia de las in­ver­sio­nes del Es­ta­do en es­ta zo­na.

Afor­tu­na­da­men­te, la in­ver­sión de Ama­zon no se efec­túa en cla­ve es­tric­ta­men­te in­te­rior, sino que es­tá des­ti­na­da a pro­veer las re­gio­nes del Me­di­te­rrá­neo oc­ci­den­tal. El co­mer­cio elec­tró­ni­co ge­ne­ra pro­por­cio­nal­men­te mu­chos me­nos pues­tos de tra­ba­jo que el co­mer­cio pre­sen­cial –y que la gran ma­yo­ría de sec­tor es in­dus­tria­les y de ser­vi­cios– y el sal do en­tre pues­tos de tra­ba­jo crea­dos y pues­tos de tra­ba­jo lo­ca­les sus­ti­tui­dos só­lo pue­de ser positivo si, co­mo es el ca­so que nos ocu­pa, el nue­vo cen­tro de tra­ba­jo tie­ne un al­can­ce te­rri­to­rial mu­cho más am­plio.

El co­mer­cio elec­tró­ni­co to­da­vía tie­ne un pe­so muy mi­no­ri­ta­rio den­tro del con­jun­to de la fun­ción co­mer­cial, pe­ro cre­ce mu­cho más de­pri­sa que el co­mer­cio pre­sen­cial y se con­vier­te en he­ge­mó­ni­co o muy re­le­van­te en de­ter­mi­na­dos sec­to­res co­mo el trans­por­te a lar­gas dis­tan­cias, los alo­ja­mien­tos tu­rís­ti­cos o en electrónica, li­bros, mú­si­ca y es­pec­tácu­los. Y ca­da vez es más re­le­van­te en sec­tor es co­mo los de­por­te so­la moda jo­ven.

De es­ta for­ma, la uti­li­za­ción de las TIC en el co­mer­cio com­por­ta a me­nu­do la sus­ti­tu­ción de la com­pra pre­sen­cial y la inexis­ten­cia o mi­ni­mi­za­ción de los es­ta­ble­ci­mien­tos fí­si­cos. Por el con­tra­rio, ge­ne­ra un nue­vo ti­po de lo­gís­ti­ca, más cen­tra­li­za­da en ori­gen y más in­ten­sa en el des­tino fi­nal. Es­tos son dos de los re­tos más re­le­van­tes a ni­vel de cohe­sión so­cial y de ges­tión ur­ba­na que pro­vo­ca el au­ge del co­mer­cio elec­tró­ni­co.

Por par­te del con­su­mi­dor, exis­te la per­cep­ción im­plí­ci­ta que al aho­rrar­se un in­ter­me­dia­rio –el es­ta- ble­ci­mien­to a pie de ca­lle–, la com­pra por in­ter­net es más fa­vo­ra­ble eco­nó­mi­ca men­te a los in­tere­ses del com­pra­dor po­ten­cial. Es­ta per­cep­ción se ha vuel­to más re­le­van­te a raíz de la cri­sis.

Las TIC tam­bién per­mi­ten al com­pra­dor po­ten­cial efec­tuar con gran fa­ci­li­dad y eco­no­mía de me­dios una am­plia y sis­te­má­ti­ca com­pa­ra­ción so­bre ca­rac­te­rís­ti­cas y pre­cios de los pro­duc­tos desea­dos, con una in­fluen­cia no­ta­ble en el pro­ce­so de com­pra, tan­to si se efec­túa en lí­nea co­mo fi­nal­men­te de for­ma pre­sen­cial. Es­te he­cho tien­de a es­ti­mu­lar la com­pe­ten­cia y otor­ga a los pe­que­ños ne­go­cios que ope­ran por in­ter­net una vi­si­bi­li­dad y unas opor­tu­ni­da­des su­pe­rio­res que cuan­do tie­nen que com­pe­tir de for­ma es­tric­ta­men­te pre­sen­cial an­te los gran­des ope­ra­do­res.

La des­con­fian­za ini­cial de los com­pra­do­res pa­ra ad­qui­rir pro­duc­tos de for­ma no pre­sen­cial va dis­mi­nu­yen­do en la me­di­da en que las em­pre­sas del sec­tor ofre­cen un ser­vi­cio de aten­ción al clien­te muy es­me­ra­do que ga­ran­ti­za la dis­po­ni­bi­li­dad del pro­duc­to muy rá­pi­da­men­te y en ho­ra­rios con­cer­ta­dos, y la de­vo­lu­ción y el re­torno de los im­por­tes en ca­so de no con­for­mi­dad. Es­te ser­vi­cio se com­ple­men­ta ade­más con la ca­si ab­so­lu­ta inexis­ten-

La uti­li­za­ción de las TIC en el co­mer­cio com­por­ta a me­nu­do la sus­ti­tu­ción de la com­pra pre­sen­cial y la mi­ni­mi­za­ción de los es­ta­ble­ci­mien­tos fí­si­cos”

cia de prác­ti­cas frau­du­len­tas por par­te de los ope­ra­do­res del sec­tor y con la fa­ci­li­dad y se­gu­ri­dad de los me­dios de pa­go no pre­sen­cia­les.

La ar­ti­cu­la­ción de pla­ta­for­mas pro­pias, o aje­nas, pa­ra ma­ni­fes­tar la opi­nión so­bre el pro­duc­to y la ex­pe­rien­cia de com­pra de los con­su­mi­do­res que nos han pre­ce­di­do ofre­ce una in­for­ma­ción y unas ga­ran­tías al com­pra­dor po­ten­cial tan o más ele­va­das que los con­tro­les y cla­si­fi­ca­cio­nes de ca­rác­ter pú­bli­co a que es­tán so­me­ti­dos los co­mer­cios con­ven­cio­na­les. Al mis­mo tiem­po, el co­mer­cio elec­tró­ni­co no tie­ne li­mi­ta­cio­nes de ho­ra­rios, de fes­ti­vos o de pe­rio­dos de re ba­jas. La irrup­ción de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les com­ple­men­tan­do el or­de­na­dor per­so­nal fa­vo­re­ce to­da­vía más la com­pra no pre­sen­cial y la com­pra por im­pul­so. El pa­go por te­lé­fono mó­vil tam­bién va en es­ta lí­nea.

Los es­tu­dios exis­ten­tes in­di­can un fuer­te com­por­ta­mien­to ge­ne­ra­cio­nal de la com­pra por in­ter­net, mu­cho más re­le­van­te en los hi­jos del mi­le­nio. Unos mi­llen­nials que a me­nu­do sus­ti­tu­yen el ac­to lú­di­co de ir de com­pras o a mi­rar es­ca­pa­ra­tes por el ac­to lú­di­co de in­ter­ac­tuar a tra­vés de la pan­ta­lla. Aun­que con la edad y el asen­ta­mien­to eco­nó­mi­co y so­cial las ge­ne­ra­cio­nes emer­gen­tes pue­dan reanu­dar la com­pra pre­sen­cial, to­do ha­ce pen­sar que el re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal com­por­ta­rá un in­cre­men­to sus­tan­ti­vo de­lau­ti­li­za­ción de­la­sTICe­nel glo­bal de la fun­ción co­mer­cial.

Du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, Ama­zon ha anun­cia­do tres ini­cia­ti­vas sin­gu­la­res: en­tra­rá en el com­ple­jo seg­men­to de la com­pra ali­men­ta­ria, po­ten­cia­rá una mar­ca blan­ca pro­pia y abri­rá su pri­me­ra li­bre­ría pre­sen­cial. Una­li­bre­ría en­ten­di­da co­mo un com­ple­men­to a la dis­tri­bu­ción electrónica, jus­to al re­vés de las li­bre­rías con­ven­cio­na­les ac­tua­les. Só­lo con los li­bros más ven­di­dos por el ca­nal elec­tró­ni­co y, los que sin ser los más ven­di­dos, re­ci­ben crí­ti­cas más fa­vo­ra­bles, y ex­pues­tos por la por­ta­da, no por el lo­mo, pa­ra fa­vo­re­cer la com­pra por im­pul­so.

En úl­ti­ma ins­tan­cia, nos en­con­tra­mos con que la im­ple­men­ta­ción de las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas ge­ne­ra un nue­vo mo­de­lo de ne­go­cio que pug­na de­ci­di­da­men­te por al­can­zar una nue­va he­ge­mo­nía mun­dial en el sec­tor co­mer­cial. Pre­pa­ré­mo­nos, pues, pa­ra apro­ve­char to­das las ven­ta­jas de la nue­va si­tua­ción y pa­ra mi­ni­mi­zar los cos­tes que sin du­da ge­ne­ra y ge­ne­ra­rá.

Las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas ge­ne­ran un nue­vo mo­de­lo de ne­go­cio que pug­na por al­can­zar una nue­va he­ge­mo­nía mun­dial en el co­mer­cio”

TED WA­RREN / AP

Ama­zon quie­re apro­ve­char el po­ten­cial lo­gís­ti­co del del­ta del Llo­bre­gat

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.