El nue­vo or­den mun­dial del pe­tró­leo ba­ra­to

La ba­ja co­ti­za­ción del cru­do desata la pug­na en­tre la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca de EE.UU. y la ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia de Ara­bia Sau­dí y del Gol­fo Pér­si­co

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - PIERGIORGIO M. SAN­DRI

El equi­li­brio geo­po­lí­ti­co que ha ca­rac­te­ri­za­do el or­den glo­bal en los úl­ti­mos trein­ta años ha de­ja­do de exis­tir. Ha­ce po­co más de una ge­ne­ra­ción, los paí­ses con­su­mi­do­res de pe­tró­leo, las eco­no­mías oc­ci­den­ta­les, aguar­da­ban ex­pec­tan­tes las de­ci­sio­nes de la OPEP, la or­ga­ni­za­ción que agru­pa a los ex­por­ta­do­res de cru­do, so­bre sus cuo­tas de pro­duc­ción. De sus pa­la­bras de­pen­día bue­na par­te de su fac­tu­ra ener­gé­ti­ca.

Es­to es co­sa del pa­sa­do. Los miem­bros del car­tel aho­ra só­lo pro­du­cen un ter­cio del pe­tró­leo mun­dial. Ya no pue­den mar­car las pau­tas del mer­ca­do como an­tes. Tam­po­co el ape­ti­to pa­ra el oro ne­gro es el que era. Ha emer­gi­do un mo­de­lo de desa­rro­llo más sos­te­ni­ble. Se­gún da­tos de la OCDE, el pe­tró­leo re­pre­sen­ta­ba ca­si la mi­tad del con­su­mo mun­dial de la ener­gía en 1973. Aho­ra es me­nos del 40%.

Es­ta si­tua­ción se re­fle­ja en las co­ti­za­cio­nes. Los pre­cios del cru­do han caí­do un 70% des­de sus má­xi­mos de ju­nio de 2014. La ofer­ta su­pera la de­man­da. El exceso de cru­do es fru­to de una de­ci­sión apa­ren­te­men­te sui­ci­da de Ara­bia Sau­dí, que inun­da de pe­tró­leo el mer­ca­do por­que no quie­re per­der cuo­ta de mer­ca­do y re­pe­tir an­ti­guos erro­res, como cuan­do en los años ochen­ta ce­rró el gri­fo, y lle­vó las eco­no­mías oc­ci­den­ta­les a di­ver­si­fi­car sus fuen­tes ener­gé­ti­cas. Mu­chos fac­to­res re­fuer­zan es­te des­equi­li­brio: des­de­las al­tas tem­pe­ra­tu­ras re­gis­tra­das es­te in­vierno( el cam­bio cli­má­ti­co es una reali­dad ), has­ta la des ace­le­ra­ción de Chi­na( que ya no vol­ve­rá a cre­cer como an­tes). Am­bas va­ria­bles pa­re­cen ins­ta­la­das pa­ra que­dar­se.

Pe­ro, tal vez la ma­yor no­ve­dad en el es­ce­na­rio ener­gé­ti­co glo­bal es la irrup­ción de EE.UU. Des­pués de cua­tro dé­ca­das en la pe­num­bra, el Tío Sam se ha con­ver­ti­do en el pro­ta­go­nis­ta. Gra­cias a las téc­ni­cas del frac­king que­sa­can pe­tró­leo de­las per­fo­ra- cio­nes a las ro­cas se­di­men­ta­das (es la lla­ma­da sha­le re­vo­lu­tion), ya son el pri­mer pro­duc­tor mun­dial.

Es­to ha si­do po­si­ble pre­ci­sa­men­te gra­cias a las co­ti­za­cio­nes ele­va­das en el pe­río­do 2007-2014, que per­mi­tie­ron in­ver­tir en téc­ni­cas de ex­trac­ción avan­za­das. Ha­ce años EE.UU. pro­du­cía la mi­tad que Ru­sia y Ara­bia Sau­dí. Aho­ra los ha su­pe­ra­do. En los úl­ti­mos cin­co años su pro­duc­ción ha au­men­ta­do un 66%. Como si hu­bie­ra aña­di­do a su ca­pa­ci­dad un país como Iraq.

“Es­tá fue­ra de dis­cu­sión de que los pre­cios ba­jos son un fac­tor po­si­ti­vo pa­ra EE.UU. Pa­ra al­gu­nos es ne­ga­ti­vo pe­ro en con­jun­to y pa­ra los con­su­mi- do­res es muy bueno”, di­jo Bru­ce Eve­rett, an­ti­guo di­rec­ti­vo de Ex­xon y aca­dé­mi­co en la Tufts Uni­ver­sity. “Los sau­díes es­tán preo­cu­pa­dos an­te el he­cho de que los es­ta­dou­ni­den­ses aca­be­mos sien­do in­de­pen­dien­tes des­de el pun­to de­vis­ta ener­gé­ti­co en­los pró­xi­mos años”, di­jo la ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do de EE.UU., Ma­de­lei­ne Al­bright. Eu­ro­pa tam­bién des­cor­cha cham­pán. Es cier­to: el pe­tró­leo ba­ra­to ha agra­va­do los ries­gos de de­fla­ción y ha cau­sa­do, in­di­rec­ta­men­te, la ola de re­fu­gia­dos. Pe­ro­ca­da­caí­da­del10% en los pre­cios su­po­ne un au­men­to del 0,1% del PIB en el Vie­jo Con­ti­nen­te.

Al otro la­do, los paí­ses con ele­va­dos re­cur­sos na­tu­ra­les se es­tán la­mien­do las he­ri­das. Es­ti­ma­cio­nes del Deuts­che Bank y del FMI con­fir­man que la ma­yo­ría de paí­ses pro­duc­to­res ne­ce­si­tan pre­cios muy su­pe­rio­res a los ac­tua­les pa­ra cua­drar sus ba­lan­ces. Des­de­los 100 dó­la­res deI­raq, Ru­sia oA­ra­bia Sau­dí, has­ta los 130 de Irán o Ar­ge­lia. Un fac­tor a te­ner en cuen­ta es que los paí­ses más po­bla­dos son tam­bién los que tie­nen los ma­yo­res pro­ble­mas fis­ca­les. Es­to re­pre­sen­ta una bom­ba de re­lo­je­ría.

Las im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas son in­cier­tas. Bas­te re­cor­dar que en 1988, cuan­do el ba­rril lle­gó a co­ti­zar a 9 dó­la­res, a los po­cos me­ses co­lap­só la Unión So­vié­ti­ca. Sin em­bar­go, los paí­ses del Gol­fo Pér­si­co to­da­vía al­ber­gan el 60% de­las re­ser­vas con­ven­cio­na­les. Los cos­tes de ex­trac­ción de Ara­bia Sau­dí son los más ba­jos del mundo: 7

dó­la­res por ca­da ba­rril. Ade­más, Ryad tie­ne unas re­ser­vas en di­vi­sas de 700.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro per­die­ron más de 100.000 en el úl­ti­mo año. El dé­fi­cit pú­bli­co su­pera el 15% del PIB. Pue­den aguan­tar años, ¿pe­ro has­ta cuan­do? Fuen­tes con­sul­ta­das di­cen que Ara­bia, cua­tro años. Ru­sia, un año y me­dio. Ni­ge­ria, Ve­ne­zue­la ya es­tán en el pre­ci­pi­cio.

Gon­za­lo Es­cri­bano, ana­lis­ta de ener­gía del Real Ins­ti­tu­to El­cano re­co­no­ce que “se es­tá pro­du­cien­do una pug­na en­tre la ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción de los EE.UU. y la fuer­za de re­sis­ten­cia deA­ra­biaSau­dí. Es­ta ten­sión va a ser la tó­ni­ca del nue­vo or­den glo­bal du­ran­te un tiem­po. Asi­mis­mo, “aho­ra hay una me­nor trans­fe­ren­cia de ren­tas ha­cia los paí­ses pro­duc­to­res y, en con­se­cuen­cia, un de­bi­li­ta­mien­to de sus ca­pa­ci­da­des geo­po­lí­ti­cas. Por ejem­plo, es­ta si­tua­ción es­tá ma­tan­do el aven­tu­ris­mo de Pu­tin. Es­to su­po­ne un di­vi­den­do po­si­ti­vo pa­ra Eu­ro­pa”, se­ña­la Es­cri­bano.

“No creo que la economía va­ya a cam­biar la po­lí­ti­ca ex­te­rior. Pe­ro es cier­to que todos es­tos paí­ses ten­drán que enfrentar sea pro­ble­mas in­ter­nos ,” aler­ta Ec­kar­tWoertz, in­ves­ti­ga­dor de Cid ob .“Más que­de nue­vo ci­clo o nue­va era di­ría que estamos en una nue­va eta­pa, de ba­ja de­man­da y con una resaca de exceso de ofer­ta. Y no vol­ve­re­mos a su­pe­rar los 100 dó­la­res el ba­rril en un pla­zo muy lar­go”, re­su­me Sarah Emer­son, di­rec­to­ra de la con­sul­to­ra ener­gé­ti­ca Esai en EE.UU.

Es­ta es­pe­cia­lis­ta re­co­no­ce que es­tos paí­ses emer­gen­tes de­ben te­ner cui­da­do en su es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, pe­ro, en pers­pec­ti­va, tam­bién ve un as­pec­to po­si­ti­vo: es la oca­sión pa­ra aca­bar una vez por to­das con la lla­ma­da

mal­di­ción del pe­tró­leo. “La caí­da de pre­cios ma­ta­rá a su gallina de los hue­vos de oro. Pe­ro les pue­de for­zar a em­pren­der re­for­mas de sus eco­no­mías pa­ra atraer más in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras”. Un cam­bio de mo­de­lo pro­duc­ti­vo. Un nue­vo or­den glo­bal.

AR­CHI­VO

Los pre­cios del cru­do han caí­do un 70% des­de sus má­xi­mos de ju­nio del 2014

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.