Pa­pe­le­tas ir­lan­de­sas

El día 26, Du­blín ce­le­bra unos co­mi­cios ge­ne­ra­les muy mar­ca­dos por la si­tua­ción eco­nó­mi­ca

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - JOHN WI­LLIAM WIL­KIN­SON

El pa­sa­do 28 de enero, do­mi­na­ba la por­ta­da del Irish In­de­pen­dent la fo­to de un son­rien­te Jean-Clau­de Trichet (pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo en­tre el 2003 y el 2011) y un inequí­vo­co ti­tu­lar: “The man who bro­ke Ireland” (El hom­bre que rom­pió –o arrui­nó– Ir­lan­da).

Sir­va es­te tre­me­bun­do en­ca­be­za­do de tar­je­ta de pre­sen­ta­ción del chi­vo ex­pia­to­rio res­pon­sa­ble de los múl­ti­ples ma­les de la economía ir­lan­de­sa. ¡Un fran­cés! Era como si los ir­lan­de­ses pro­cla­ma­sen “¡No­so­tros no he­mos si­do!”.

El re­vue­lo le­van­ta­do por tan in­ju­rio­sa acu­sa­ción se pro­du­cía en la es­te­la de la pu­bli­ca­ción, esa mis­ma semana, de la úl­ti­ma in­ves­ti­ga­ción ofi­cial ( la cuarta) rea­li­za­da so­bre el mo­nu­men­tal re­vés su­fri­do por la ban­ca a caballo en­tre fi­na­les del 2010 y la pri­ma­ve­ra del 2011. Ha­bía quien leía con avi­dez sus 600 pá­gi­nas, con la úni­ca fi­na­li­dad de dar con el nom­bre de al­gún cul­pa­ble. Ex­tran­je­ro, a ser po­si­ble. Trichet, por su­pues­to, ser­vía de ad­mi­ra­ble ca­be­za de tur­co.

El in­for­me ( The Ban­king En­quiry), ba­sa­do en el es­tu­dio de 500.000 do­cu­men­tos y las de­cla­ra­cio­nes de 131 tes­ti­gos, cos­tó 6,6 mi­llo­nes de eu­ros (1,5 más de lo pre­su­pues­ta­do) y 20 me­ses de tra­ba­jo. Se­gún Cia­rán Lynch, el di­rec­tor de co­mi­té in­ves­ti­ga­dor, el in­for­me de­rri­ba dos mi­tos.

El pri­me­ro es que en sep­tiem­bre del 2008 una so­la no­che bas­tó pa­ra que el Go­bierno de­ci­die­ra sal­var a los ban­cos que por aque­llas fe­chas an­da­ban a un pa­so de la quie­bra. Pues el in­for­me mues­tra que ya se ve­nía ba­ra­jan­do como op­ción des­de enero de ese mis­mo año ga­ran­ti­zar con­tra vien­to y ma­rea la sol­ven­cia de los ban­cos.

El otro es que Ir­lan­da fue­ra presionada a acep­tar el en­ve­ne­na­do res­ca­te de la troi­ka (Co­mi­sión, BCE, FMI) en oc­tu­bre del 2010, que aca­ba­ría acep­tan­do un mes des­pués, ya que ve­nía fra­guán­do­se des­de sep­tiem­bre.

Has­ta aquí, bien. O ca­si. Pe­ro no así la de­cla­ra­ción al co­mi­té re­co­gi­da en el in­for­me de Mi­chael Noonan, a la sa­zón mi­nis­tro de Fi­nan­zas, que nie­ga que a fi­na­les de mar­zo del 2011 Jean-Clau­de Trichet le ame­na­za­ra con el es­ta­lli­do de una bom­ba en el sec­tor fi­nan­cie­ro de Du­blín si se­guía ade­lan­te con los se­ve­ros re­cor­tes que pre­ten­día im­po­ner a las obli­ga­cio­nes sin ga­ran­tía (su­ma­ban unos 3.700 mi­llo­nes de eu­ros) de va­rias en­ti­da­des ban­ca­rias ir­lan­de­sas. Se con­si­de­ra­ría un de­fault y, ac­to se­gui­do, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo les ce­rra­ría el gri­fo.

En una co­sa coin­ci­die­ron todos los ban­que­ros que tes­ti­fi­ca­ron: nin­guno sa­bían por qué fra­ca­sa­ron las en­ti­da­des que di­ri­gían. Eso sí, Mi­chael Fin­gle­ton, que ha­bía si­do du­ran­te 38 años pre­si­den­te de Irish Na­tion­wi­de, se fue con los 30 mi­llo­nes de su plan de pen­sio­nes, de­jan­do que fue­sen los con­tri­bu­yen­tes los que pa­ga­sen el res­ca­te (5.400 mi­llo­nes) que sal­vó su ban­co de la quie­bra. Y así el otro y el otro y el otro… has­ta su- mar la es­can­da­lo­sa ci­fra de 64.000 mi­llo­nes de eu­ros, sin que los ac­cio­nis­tas per­die­sen un cén­ti­mo de sus in­ver­sio­nes o men­gua­sen los di­vi­den­dos a co­brar.

El BCE de­cli­nó co­la­bo­rar con el co­mi­té. Jean-Clau­de Trichet, por su par­te, se avino a con­tes­tar, aunque de for­ma in­for­mal, al­gu­nas pre­gun­tas, pe­ro sin que le for­mu­la­sen otras com­ple­men­ta­rias. Dos de los on­ce miem­bros del co­mi­té –uno socialista; el otro del Sinn Féin– se ne­ga­ron a fir­mar el in­for­me. Como era de es­pe­rar, na­da más pu­bli­car­se, se pu­so en cir­cu­la­ción la pa­la­bra farsa.

El 31 de enero, The Sun­day Bu­si­ness Post re­ve­ló que exis­tían im­por­tan­tes do­cu­men­tos re­la­cio­na­dos con el res­ca­te que nun­ca lle­ga­ron a las ma­nos del co­mi­té in­ves­ti­ga­dor. Con­sul­ta­dos so­bre es­ta omi­sión, va­rios miem­bros del mis­mo de­cla­ra­ron que, de ha­ber­los vis­to, es­tos do­cu­men­tos ha­brían si­do claves en su in­ves­ti­ga­ción.

Pa­ra ma­yor in­ri, en me­dio de la ba­rahún­da tras­cen­dió la no­ti­cia de que Trichet aca­ba­ba de ser con­tra­ta­do como miem­bro de la jun­ta con­sul­ti­va de Pa­ci­fic In­vest­ment Ma­na­ge­ment Com­pany (PIMCO). Pro­pie­dad de la ase­gu­ra­do­ra ale­ma­na Allianz, es una de las ma­yo­res ges­to­ras de in­ver­sio­nes del mundo. En­tre los nom­bres de los nue­vos co­le­gas de Trichet des­ta­can los de Gor­don Brown o Ben Ber­nan­ke.

Los ir­lan­de­ses, al igual que los ciu­da­da­nos de los otros paí­ses europeos que se con­si­de­ran víc­ti­mas de las vi­ci­si­tu­des de la Troi­ca, su­fren las consecuencias de la aus­te­ri­dad im­pues­ta por Bru­se­las con la na­da agra­da­ble sen­sa­ción de que les es­tán to­man­do el pelo. Pa­ra col­mo, el abul­ta­do, impreciso y tí­mi­do in­for­me de ma­rras, ade­más de no se­ña­lar culpables (Trichet es pre­sa de la pren­sa), tan só­lo de­di­ca 1.043 pa­la­bras a re­co­men­da­cio­nes pa­ra pre­ve­nir nue­vas ca­tás­tro­fes fi­nan­cie­ras.

El día a día de la po­lí­ti­ca en Ir­lan­da trans­cu­rre tan de­pri­sa co- mo en Es­pa­ña. Tan­to es así que el 3 de fe­bre­ro el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Mi­chael Higgins, anun­ció nue­vas elec­cio­nes ge­ne­ra­les. El pre­mier con­ser­va­dor, En­da Kenny, que lle­va cin­co años al fren­te de una am­plia ma­yo­ría, gra­cias a la coa­li­ción con el La­bour, fi­jó la fe­cha, me­dian­te un tuit, el día 26 de es­te mes.

Kenny, que en tan­tos as­pec­tos se pa­re­ce a Ma­riano Ra­joy, con­fía en con­se­guir la re­elec­ción gra­cias al cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de la economía y la crea­ción de em­pleo. Pe­ro po­dría no ser su­fi­cien­te pa­ra con­ven­cer a un elec­to­ra­do ca­da vez más desafec­to a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les.

Las en­cues­tas anun­cian un des­cen­so de Fi­ne Gael, el par­ti­do de Kenny, como asi­mis­mo de su so­cio, La­bour. Los par­ti­dos que suben son el Sinn Féin de Gerry Adams y los muy variopintos In­de­pen­dien­tes, es­tos ca­da vez más nu­me­ro­sos. El sis­te­ma de re­pre­sen­ta­ción es tan en­dia­bla­do, cues­ta dis­tin­guir un triun­fo de una de­rro­ta.

Pa­ra que no fal­te de­ta­lle, es­ta Semana Santa se ce­le­bra­rá en Ir­lan­da el cen­te­na­rio del al­za­mien­to con­tra el Reino Uni­do, que tu­vo lu­gar en la Ofi­ci­na cen­tral de Co­rreos de Du­blín, y la pos­te­rior pro­cla­ma­ción, an­te Dios, de la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da.

Ga­ne quien ga­ne el día 26, es­ta vez triun­fa­rán las pa­pe­le­tas y no las ba­las. Sláin­te! (¡sa­lud!).

EX­TRA­MU­RAL AC­TI­VITY

Es­ta Semana Santa se ce­le­bra­rá en Ir­lan­da el cen­te­na­rio del al­za­mien­to con­tra el Reino Uni­do, que tu­vo lu­gar en la ofi­ci­na cen­tral de Co­rreos de Du­blín, y la pos­te­rior pro­cla­ma­ción, an­te Dios, de la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da. En la ima­gen, un pós­ter del que en Ir­lan­da se co­no­ce como Eas­ter Ri­sing de 1916

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.