Los pac­tos de la Mon­cloa

La re­cu­pe­ra­ción ac­tual per­mi­te ha­cer una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca di­fe­ren­te sin te­ner que ser ra­di­cal

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - MA­RIANO GUIN­DAL

Lade­mo­cra­cia es­tá so­bre­va­lo­ra­da, da­do que quien ga­na se ve abo­ca­do a di­mi­tir y el que pierde gobierna. Pa­re­ce ra­zo­na­ble pen­sar así vien­do es­tos días aun ra­dian­te Pe­droSánc he z in­ten­tan­do ha­cer go­bierno ya un hu­mi­lla­do Ma­riano R ajo y des­ho­jan­do la mar­ga­ri­ta del adiós. Sin em­bar­go, la reali­dad aca­ba­rá im­po­nién­do­se. Go­bier­ne quien go­bier­ne, ten­drá que con­tar con la de­re­cha po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca pa­ra ha­cer los cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les que se pre­ten­den.

A la iz­quier­da en ge­ne­ral y a Pa­blo Igle­sias en par­ti­cu­lar les gus­ta­ría po­ner un cor­dón sa­ni­ta­rio en­torno alPPy de­jar­le en cua­ren­te­na, al me­nos has­ta que se sa­nee. Pe­ro en bue­nas prác­ti­cas de­mo­crá­ti­cas tal pre­ten­sión no re­sul­ta po­si­ble des­pués de que ga­na­do unas elec­cio­nes lo­gran­do más de sie­te mi­llo­nes y me­dio de vo­tos y sa­can­do una enor­me ven­ta­ja a un PSOE que ob­tu­vo los peo­res re­sul­ta­dos de su his­to­ria. Los po­pu­la­res po­drían sen­tir­se le­gí­ti­ma­men­te es­ta­fa­dos. Una co­sa son los pac­tos postelectorales pa­ra fa­ci­li­tar la go­ber­nanz ay otra com­ple­ta­men­te dis­tin­ta es tra­tar de mar­gi­nar al ga­na­do­ra pe­sar de que es el pri­mer par­ti­do por vo­tos y afi­lia­dos y el que ma­yor po­der te­rri­to­rial sus­ten­ta.

Si al fi­nal Pe­dro Sán­chez aca­ba sien­do pre­si­den­te, en­ca­be­za- rá un go­bierno muy dé­bil. Tan­to si pac­ta con Ciu­da­da­nos o como si lo ha­ce con Po­de­mos. Co­mo­di­cen los cas­ti­zos, con cua­tro man­za­nas no se pue­de ha­cer un ban­que­te me­die­val y con 90 diputado s no se pue­de im­po­ner la po­lí­ti­ca que a uno le gus­ta­ría ha­cer. Por tan­to, no le que­da más re­me­dio que vol­ver a rea­li­zar unos nue­vos Pac­tos de la Mon­cloa, como los que ar­ti­cu­ló Adolfo Suá­rez en 1977.

Aque­llos acuer­dos fue­ron el an­da­mia­je que per­mi­tió cons­truir la Cons­ti­tu­ción, por­que pri­me­ro ha­bía que apun­ta­lar bien la economía an­tes de co­men­zar con los cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les. La si­tua­ción ac­tual tie­ne un cier­to pa­ra­le­lis­mo. Si ha­ce 40años era el cen­tro de­re­cha quien ne­ce­si­ta­ba el con­cur­so de la iz­quier­da, aho­ra es el cen­tro iz­quier­da quien ne­ce­si­ta el apo­yo de la de­re­cha.

Sán­chez quie­re pro­mo­ver unos nue­vos Pac­tos de la Mon­cloa en tres “fren­tes esen­cia­les”: re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, mo­der­ni­za­ción de la economía y re­com­po­si­ción del Es­ta­do del bie­nes­tar. En los tres enun­cia­dos es­tán de acuer­do todos los par­ti­dos del ar­co par­la­men­ta­rio. Lo di­fí­cil, aunque no im­po­si­ble, se­rá con­cer­tar las nue­vas re­glas de jue­go que de­ben re­gir la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la en las pró­xi­mas dé­ca­das.

Adolfo Suá­rez lo con­si­guió. Los Pac­tos de la Mon­cloa fue­ron fir­ma­dos por todos. Des­de la de­re­cha más con­ser­va­do­ra re­pre­sen­ta­da por la Alianza Po­pu­lar (AP) de Ma­nuel Fra­ga has­ta el Par­ti­do Co­mu­nis­ta (PCE) di­ri­gi­do por San­tia­go Ca­rri­llo. ¿Es po­si­ble aho­ra un nue­vo acuer­do que sea acep­ta­do por el PP, PSOE, Po­de­mos y Ciu­da­da­nos?

Sán­chez pue­de con­se­guir el con­sen­so por­que, co­moél mis­mo­re­co­no­ce en pri­va­do, es un lí­der en cons­truc­ción como lo era Suá­rez cuan­do lle­gó al po­der. Eso le per­mi­te ser muy fle­xi­ble ala ho­ra­de con­ci­liar, da­do que no tie­ne una ideo­lo­gía de­fi­ni­da. Es un so­cial de­mó­cra­ta prag­má­ti­co y en esa ca­li­fi­ca­ción ca­be ca­si to­do. A Pa­blo Igle­sias sim­ple­men­te con te­ner un lu­gar ba­jo el sol que le le­gi­ti­me an­te la opi­nión pú­bli­ca co­moun­po­lí­ti­co res­pon­sa­ble le de­be­ría re­sul­tar más­que­su­fi- cien­te. Lo mis­mo su­ce­de con Al­bert Ri­ve­ra, que aún tie­ne que de­mos­trar que Ciu­da­da­nos sir­ve pa­ra al­go y que es un au­tén­ti­co par­ti­do ca­paz de con­tri­buir a la re­con­ci­lia­ción y no só­lo al en­fren­ta­mien­to. Pa­ra Ma­riano Ra­joy la si­tua­ción re­sul­ta más com­ple­ja. An­te sus ba­ses apa­re­ce como el lí­der que se ha de­ja­do arre­ba­tar la vic­to­ria por los so­cia­lis­tas, sin em­bar­go sus con­vic­cio­nes le im­pi­den con­ver­tir­se en el hom­bre que hi­zo fra­ca­sar la con­cer­ta­ción.

Pa­ra lo­grar la mo­der­ni­za­ción de la economía y re­com­po­ner el Es­ta- do del bie­nes­tar no ne­ce­sa­ria­men­te hay que rea­li­zar po­lí­ti­cas ra­di­ca­les sino di­fe­ren­tes alas que se han he­cho has­ta aho­ra. La si­tua­ción ac­tual no tie­ne na­da que ver con la que de­jó Jo­sé Luis Rodríguez Za­pa­te­ro a fi­na­les del 2011. En­ton­ces no que­da­ba más re­me­dio que ha­cer un du­ro ajus­te so­cial y una pro­fun­da de­va­lua­ción in­ter­na, como la que él mis­mo se vio obli­ga­do a rea­li­zar. Ra­joy sim­ple­men­te si­guió las di­rec­tri­ces del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo pa­ra evi­tar que Es­pa­ña fue­ra for­mal­men­te in­ter­ve­ni­da.

La for­ta­le­za del cre­ci­mien­to, su­ma­da a una re­du­ci­da in­fla­ción y a una se­rie de fac­to­res ex­te­rio­res muy fa­vo­ra­bles de­jan mar­gen pa­ra ha­cer una po­lí­ti­ca mo­de­ra­da­men­te ex­pan­si­va sin po­ner en pe­li­gro el ob­je­ti­vo del dé­fi­cit pú­bli­co. Se pue­de lo­grar el equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio al fi­nal de es­ta le­gis­la­tu­ra sin te­ner que man­te­ner una rí­gi­da po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad. El ajus­te y las gran­des re­for­mas ya se han he­cho, por lo que no pa­re­cen ne­ce­sa­rios gran­des sa­cri­fi­cios.

Aho­ra lo que to­ca es im­pul­sar la pro­duc­ti­vi­dad y evi­tar la ex­clu­sión so­cial. Se tra­ta de me­di­das a me­dio pla­zo y que van des­de la for­ma­ción a un nue­vo marco la­bo­ral que re­duz­ca las ele­va­das ta­sas de tem­po­ra­li­dad en el em­pleo. En cuan­to a la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, su prin­ci­pal ob­je­ti­vo de­be­ría ser cons­truir una pis­ta de ate­rri­za­je que per­mi­ta a los in­de­pen­den­tis­tas en­con­trar su es­pa­cio, como pa­só en Eus­ka­di. Ya se hi­zo una vez y no hay razón pa­ra que no se pue­da vol­ver a re­pe­tir, aunque se­rá tre­men­da­men­te com­pli­ca­do.

FO­TO­TE­CA EFE

Los pac­tos de la Mon­cloa, los ar­ti­cu­ló Adolfo Suá­rez en 1977. Aque­llos acuer­dos fue­ron el an­da­mia­je que per­mi­tió cons­truir la Cons­ti­tu­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.